Comarcas

PARQUE NACIONAL

Se vuelve a plantear la prohibición o no de los perros en el Parque de Ordesa

El Patronato abordará el 9 de diciembre este asunto y la revisión del uso de la pista de las Cutas

Obras en el Centro de Visitantes de Escalona.
Obras en el Centro de Visitantes de Escalona.
E. P.

El destino de los 6 millones de euros provenientes de los Fondos del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR) que van a llegar al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, la votación (de nuevo) de la posibilidad de prohibir la entrada de los perros al espacio natural protegido o la revisión del uso de la pista de las Cutas son algunas de las cuestiones que el Patronato de Parque abordará el próximo 9 de diciembre en Vió.

La posibilidad de restringir el acceso a los perros (tal y como ocurre en el vecino Parque Nacional de los Pirineos, en Francia) ya se abordó en un anterior patronato, en noviembre de 2020, en el que finalmente se acordó, en una ajustada votación en la que faltaron algunos miembros del Patronato, que los perros pudieran seguir paseando por el interior del Parque. Los incidentes protagonizados por canes, sobre todo con ganado, lejos de desaparecer o disminuir, se han mantenido este verano y encabezan las denuncias o quejas. El Parque pidió que mientras hubiera vacas, los visitantes no fueran a Ordesa con perros, ni sueltos ni atados, y ahora, el tema se va a poner de nuevo sobre la mesa y se va a someter a votación.

Modesto Pascau, presidente del Patronato de Ordesa y Monte Perdido, explica que en el caso de que se decidiera prohibir la entrada de perros al Parque, la medida no sería de aplicación inmediata, ya que se requeriría introducir cambios en el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG), cuya tramitación podría prolongarse, al menos, dos años. Como ejemplo explica que la limitación del vivaqueo a un máximo de 50 personas alrededor del refugio de Góriz o los permisos que se conceden ahora por parte de la Administración aragonesa para vuelos dentro del espacio aéreo del Parque para el transporte de material o víveres son asuntos que llevan en trámite más de dos años para que oficialmente entren en vigor.

Pascau reconoce, no obstante, que el Parque tiene problemas de gestión más importantes, como los referentes a las funciones de los trabajadores o la falta de infraestructuras (a las que se dedicarán una parte importante de los fondos europeos de resiliencia). En este capítulo, recuerda el inicio de las obras de construcción del Centro de Visitantes de Escalona.

Por otra parte, el presidente del Patronato explica que fue hace 25 años cuando se dio el visto bueno al plan provisional de uso de la pista de las Cutas para acercar desde Torla y Nerín y mediante autobuses y furgoneta a los visitantes que lo deseen al Parque. Pascau explica que a lo largo de estos años han cambiado las circunstancias por lo que procede una revisión.

Respecto a los 6 millones procedentes de Europa y que gestionará la DGA, 3,7 son inversiones directas, de los que más de la mitad se destinarán a conservación y biodiversidad y el resto a mejora y/o creación de infraestructuras, y 2,3 millones a subvenciones a particulares, ayuntamientos y organizaciones sin ánimo de lucro del área de influencia socioeconómica del Parque.

Etiquetas