Comarcas

SECTOR PRIMARIO

La UE culmina la segunda mayor reforma de la PAC de su historia

El Parlamento Europeo ha ratificado el acuerdo tras tres años y medio de negociación

Imagen de la Eurocámara.
Imagen de la Eurocámara.
EFE

El Parlamento Europeo (PE) ha dado  el visto bueno final  a la segunda reforma de la Política Agrícola Común (PAC) más profunda de la historia de la Unión Europea (UE), que aumenta las medidas medioambientales y da más responsabilidad a los gobiernos en el reparto de ayudas al campo.

El Pleno de la Eurocámara ha ratificado la PAC para el quinquenio 2023-2027, un paso que culmina tres años y medio de negociaciones entre las instituciones de la UE, con la pandemia y la emergencia climática de fondo, así como una acuciante crisis global por el alza de las materias primas.

Se trata de la segunda reforma agrícola de más alcance de la UE, solo superada por la de 1992 (llamada MacSharry), según los ponentes del Parlamento Europeo sobre la PAC, el francés Eric Andrieu (socialista) los alemanes Peter Jahr (PPE) y Ulrike Müller (Renew, liberales).

La reglamentación ratificada este martes, que acordaron las instituciones de la UE en junio, entrará en vigor en 2023, ya que en estos momentos se aplica un reglamento transitorio de dos años.

La PAC afecta a diez millones de empresas agrícolas de la UE, a 695.000 beneficiarios españoles y contará con un presupuesto de 386.000 millones de euros, 47.724 millones para España.

Entre las novedades principales, la PAC introduce los llamados “eco-esquemas” o pagos que supondrán un 25 % de las ayudas directas, otorgados a prácticas beneficiosas para el medio ambiente.

Pero sobre todo son innovadores los planes estratégicos nacionales, con los que los países diseñarán el reparto de las ayudas; deberán ser remitidos a la Comisión Europea (CE) antes del 31 de diciembre.

Los ponentes y eurodiputados de todos los grupos políticos, entre ellos los españoles, han remarcado que ahora la pelota está en el tejado de los Gobiernos, para conseguir una aplicación adecuada de esta política.

En España, el Gobierno discute con las comunidades autónomas el plan estratégico, una negociación que transcurre con muchas tiranteces y discrepancias. Además, la ratificación de la PAC coincide con la convocatoria de manifestaciones por parte de las organizaciones agrarias españolas, por la crisis de rentabilidad y el alza de costes.

En las últimas fases de la reforma, ha transcendido más la llamada “arquitectura verde” de la PAC, pero la normativa aprobada por la Eurocámara incluye novedades interesantes en la gestión de los mercados, como la prórroga del sistema de autorizaciones administrativas y el etiquetado en el caso del vino o la posibilidad de “autorregular” la oferta en un sector, en caso de crisis, como ya se permite en el ámbito lácteo.

También supone la extensión a otros sectores de medidas que ya se aplican en frutas y hortalizas para fomentar la comercialización y la concentración. Entre las asignaturas pendientes de la PAC, quedan la simplificación y, según la eurodiputada española Clara Aguilera (PSOE), la vigilancia de las importaciones que entran en condiciones desiguales.

Etiquetas