Comarcas

SALUD

Alertan de los efectos nocivos de los purines en la salud

El neumólogo Jesús Martínez-Moratalla considera la situación “insostenible”

Satisfacción por el resultado de la ordenanza de purines
Vertido de purines en un campo de la provincia de Huesca.
D.A.

Los efectos medioambientales en la salud humana de las granjas industriales de purines centró la charla del neumólogo jubilado de Albacete Jesús Martínez-Moratalla, en un acto organizado por la Plataforma Loporzano sin Ganadería Intensiva, Hoya Huesca Viva y la Universidad Ciudadana de Huesca, en el IES Ramón y Cajal de Huesca.

En declaraciones a este periódico Martínez-Moratalla se refirió “al vertido acumulativo de millones de metros cúbicos de purines cada año”, y recuerda que estos vertidos son el resultado de las “deyecciones de los animales, que son una mezcla de la parte sólida con la orina”. Una mezcla, que da lugar “a partículas orgánicas e inorgánicas que pasan al aire en forma de aerosol” además de “emanar unos gases con efecto invernadero, muchos de ellos tóxicos, como el metano o el dióxido de carbono”.

Y apuntó al amoniaco “como uno de los principales elementos en contribuir a la contaminación medioambiental por su alta capacidad de formar partículas finas secundarias de sulfato amónico y nitrato amónico que permanecen durante días o semanas en el aire y son transportados varios kilómetros”. Las consecuencias más directas del amoniaco “son la acidificación y eutrofizan el medio que hace crecer de manera descontrolada las algas y el fitoplancton, de forma que el sol no puede pasar y la pradera marina o una laguna natural llega a morir”.

Las consecuencias más directas son la “pérdida de biodiversidad y de las especies y afectan al cambio climático”.

También hizo hincapié en las partículas contaminantes ultrafinas "ya que son respirables y pueden atravesar la barrera alveolo-capilar, accediendo al torrente sanguíneo y son consideradas como las más nocivas para el organismo cuando la exposición es mantenida”.

En distintas comunidades (Aragón, Cataluña, Castilla-La Mancha, Murcia…) se han documentado contaminación de acuíferos procedentes de la agricultura y ganadería intensivas, explicó el neumólogo.

Desde hace años España incumple el techo de emisiones de amoniaco a la atmósfera. “Respecto a las zoonosis o la transmisión de enfermedades desde los animales a las personas, los cerdos son considerados reservorios de potenciales nuevas enfermedades para el hombre, que al consumir carne de cerdo o por el agua de propagación de lodos por los pastos pueden pasar la barrera interespecie, así fueron implicados en la pandemia de gripe H1N1”, explicó. Según Martínez-Moratalla, “una de las zoonosis es la transmisión de bacterias multiresistentes lo que supone un grave problema de salud pública”.

En definitiva, “las granjas industriales tienen una repercusión negativa en el medio ambiente y en la salud”, aseguró.

Ante la pregunta de “¿qué podemos hacer ante esta situación?” el neumólogo apuntó que los ciudadanos ven la realidad y tienen un gran descontento. “Lo que nos extraña es que no sean las propias administraciones las que tomen las medidas oportunas para paralizar esta situación insostenible”, agregó.

Etiquetas