Comarcas

COLABORAN: CAJA RURAL DE ARAGÓN Y DIPUTACIÓN PROVINCIAL DE HUESCA

El medio rural busca soluciones para mantener los servicios bancarios

#CONTRALADESPOBLACIÓN

En el año de la pandemia el ahorro en los hogares aumentó un 126,6 %.
En Aragón hay 423 municipios sin punto de acceso al efectivo.
D.A.

EL MEDIO RURAL altoaragonés busca soluciones para mantener servicios bancarios básicos como disponer de dinero en efectivo en un territorio con una población dispersa y envejecida que hace inviable el mantenimiento de oficinas o cajeros. Por ello, el Estado, Gobierno de Aragón, Diputación Provincial de Huesca, ayuntamientos y las propias entidades bancarias estudian alternativas para evitar lo que se llama la exclusión financiera o la imposibilidad de acceder a los servicios más elementales como conseguir efectivo. La firma de convenios de colaboración entre instituciones y entidades privadas se apunta como una posible solución.

Las entidades aragonesas Ibercaja y Caja Rural de Aragón, aunque suman más del 91 % de las oficinas abiertas en las localidades altoaragonesas de menos de 5.000 habitantes, también plantean esta idea. De hecho, es una de las recomendaciones que realiza la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) en el informe ‘Consumidores vulnerables. Servicios financieros en el medio rural’, publicado a finales de año. Pero, sobre todo, como es poco probable que las personas mayores cambien los hábitos y se digitalicen, la OCU reclama que determinados servicios bancarios, como el acceso al dinero en efectivo, tengan la consideración de “Servicio Universal” por parte de la administración, para garantizar el acceso a toda la población como sucede con los servicios postales o las telecomunicaciones.

En el mismo, consideran que el principal grupo en situación de riesgo de vulnerabilidad son las personas mayores de 65 años que viven en localidades de menos de 5.000 habitantes, en el que confluyen todos los factores de riesgo de exclusión financiera. Por ello, la OCU aboga por desarrollar tecnologías inclusivas, mejorar la protección de los mayores y realizar programas de alfabetización digital.

Al mismo tiempo, una consultora aragonesa también ha realizado un informe en el que se resalta que es necesario dotar al territorio de una red de servicio complementaria que permita realizar gestiones bancarias. Además, se pueden utilizar las oficinas de correos y otras fórmulas como el ‘cashback’ y el cash-in-shop, que es la retirada o depósito de efectivo en un establecimiento comercial. También se están comenzando a usar otras redes de establecimientos como los estancos o los de Apuestas y Loterías de Estado. En este informe se resalta que es necesario explorar todas las vías y dar con soluciones imaginativas y económica y técnicamente viables.

El Gobierno de Aragón trabaja en la búsqueda de fórmulas para la lucha contra la exclusión financiera. En este sentido, se firmó un convenio marco de colaboración con Correos para desarrollar actividades conjuntas que permitan acercar la Administración a la ciudadanía e implementar servicios en el medio rural que contribuyan a frenar la despoblación, entre otras finalidades. Además de la realización de trámites administrativos se facilita el acceso a servicios que ayuden a luchar contra la exclusión financiera, como la instalación de cajeros en localidades que no disponen de oficinas bancarias. En este sentido, Correos firmó también un acuerdo con el Ministerio. La empresa postal ya ha instalado uno de esos cajeros en Canfranc, aunque en esta localidad hay tanto de Caja Rural de Aragón como de Ibercaja.

En este sentido, el comisionado del Gobierno de Aragón para la lucha contra la despoblación, Javier Allué, destaca que junto a las administraciones locales tienen que detectar los lugares donde realmente se produce la exclusión financiera para optimizar los recursos y dar las mejores soluciones. En este asunto, indica que está trabajando el director general de Administración Local, José Ramón Ibáñez. Con todo, “Caja Rural de Aragón es, sin duda, la caja que más sacrifica la rentabilidad económica por lo social, y eso se agradece”, apunta al aludir a su imbricación en el territorio. Aun así, entiende que es necesario aplicar medidas complementarias.

También desde la Diputación Provincial de Huesca están trabajando en posibles alternativas para llevar los servicios financieros al medio rural. Las entidades bancarias aragonesas, Ibercaja y Caja Rural de Aragón, están dispuestas a alcanzar acuerdos en las instituciones para reforzar los servicios financieros en el medio rural. Más allá de las comunicaciones, de la educación, de la sanidad o de internet, el acceso a los servicios bancarios básicos se convierte en esencial para mantener la vida en el medio rural.

Etiquetas