Comarcas

turismo en la provincia

La alta ocupación hotelera invita al optimismo esta Semana Santa

La recuperación y la afluencia elevada estos días marcan el inicio del periodo festivo

Turistas en la plaza Mayor de Aínsa, este sábado.
Turistas en la plaza Mayor de Aínsa, este sábado.
Carlos Buetas-InfoPirineo

Los datos de afluencia y ocupación en el conjunto de la provincia son positivos, que suponen unas cifras que invitan al optimismo en el sector hostelero altoaragonés con previsiones altas de ocupación similares o mejores que las del 2019 que denotan una recuperación del sector turístico, que suma una importante demanda.

En la Jacetania, “los registros de ocupación marcan una clara tendencia hacia la recuperación de la afluencia y las pernoctaciones de 2019 e incluso, en algunos casos se mejoran”, según las previsiones de la Asociación Turística del Valle del Aragón (ATVA).

Para Semana Santa, “son muchas las reservas en los establecimientos de todo el valle del Aragón”, según el director-gerente de la ATVA, Ángel Bandrés, que calcula que la ocupación ronda el 80%-85% en Jaca y en el resto del valle oscila entre el 55% y el 73%. A pie de pistas (en el caso de Astún y Candanchú), se moverá entre el 50% y el 60%.

A pie de pistas, es destacable la importante ocupación registrada esta temporada, avanzado el mes y con esta Semana Santa algo tardía. Hay ganas de esquiar y, gracias a las últimas nevadas y a las bajas temperaturas, el dominio 100 K ofrece casi 40 kilómetros”, ha afirmado Bandrés, detallando que los hoteles de 4 estrellas están al 85%, los de tres, entre el 70% y el 85%; y los de dos, al 65%. Los albergues y refugios están al 60% y el turismo rural alcanza un 70% de ocupación.

La ATVA ha valorado “el aumento de la demanda de turismo nacional hacia destinos de interior y por tanto de montaña”, asegurando que “los españoles todavía no quieren viajar al extranjero, debido a las restricciones”. Además, creen que “la segunda residencia en el valle del Aragón ayudará a incrementar el gasto en comercio y restauración”.

La comarca del Alto Gállego comienza las vacaciones de la Semana Santa con unas cifras de ocupación “muy positivas”, ha explicado la directora de la Asociación Turística Valle de Tena, Sandra Lecina. “Esperamos que estas cifras mejoren con reservas de última hora, sobre todo de cara al puente”.

Conforme vayan avanzando los días se irán concretando los datos que se espera “sean el broche a una excelente temporada en la que sorprendentemente, y pese a las fechas tardías de este año, todos nuestros alojamientos permanecen abiertos y muchos de ellos ya han colgado el cartel de completo”.

A las reservas en hoteles, pensiones y casas de turismo rural, se une la ocupación de las segundas residencias por un periodo más largo que un fin de semana.

El turismo que se espera estos días en el Alto Gállego también se dejará notar en bares y restaurantes, así como en las diferentes actividades de ocio, deportes de aventura, rutas de BTT, Balneario de Panticosa, estaciones de esquí, etcétera.

Las pasarelas de Panticosa, el parque de Lacuniacha, la tirolina de Hoz de Jaca, Biescas Aventura, los museos de dibujo en Larrés o el Ángel Orensanz en El Puente de Sabiñánigo y el Centro de Interpretación de los Glaciares en Senegüé, la ruta de las iglesias de Serrablo o la senda de Izarbe, son parte de la oferta turística con que cuenta el Alto Gállego para el disfrute de vecinos y visitantes.

La ocupación al 100% en Alquézar y en el Valle de Rodellar, como referencias significativas en Somontano, refleja el interés del turismo nacional por disfrutar las posibilidades que ofrece Semana Santa, en especial desde el jueves al domingo de la semana próxima. Mariano Altemir, alcalde de Alquézar, ha destacado el atractivo de las Pasarelas con más de 1.000 personas diarias y el hecho de que los establecimientos de restauración, hostelería, cámpines y otros hayan abierto, lo que supone más de 200 puestos de trabajo entre varios sectores. La ocupación es de turismo nacional y los efectos se notarán a partir del jueves.

En cuanto al valle de Rodellar, la ocupación será similar y destaca el hecho de que “se han anticipado mucho las reservas” respecto al año anterior, con la pandemia como referencia.

“La gente tiene muchas ganas de salir y se ha notado en el anticipo de reservas en hostelería y camping. El regreso a la normalidad es una gran noticia y los efectos se notan”, según ha informado una de las empresarias consultadas. En la zona, predominio claro del turismo nacional y del francés en porcentaje muy bajo.

El Valle de Benasque está recibiendo visitantes de Semana Santa desde el pasado jueves, si bien este primer fin de semana todavía no se ha alcanzado una ocupación total. El presidente de la Asociación Turística y Empresarial Valle de Benasque (ATEVB), José María Ciria, ha lamentado que el fallo en el servicio telefónico entre el pasado viernes y este sábado impidiera que se realizaran las últimas reservas.

Desde la propia ATEVB, habían confirmado que el fin de semana se esperaba animado, pero todavía sin alcanzar el lleno. "Empieza a llegar gente que se queda toda la semana, pero los cuatro días festivos se prevén de mucha afluencia".

Las vacaciones de Semana Santa suelen ser muy buenas en Benasque porque, junto a los esquiadores que aún disfrutan de la nieve en Aramón Cerler y Llanos del Hospital, hay turistas que optan por otras actividades en la montaña.

En el resto del territorio ribagorzano, las llegadas son también escalonadas desde este fin de semana, esperando "el grueso" de visitantes para el jueves y viernes, confirmaban desde la Oficina de Turismo de Graus. Principalmente, turismo nacional y algunos franceses, que tienen festivo el Lunes de Pascua. Los alojamientos en la parte baja son el turismo rural y los cámpines que abren temporada con la Semana Santa.

Desde la Asociación Empresarial Turística de Sobrarbe, su presidenta Paz Agraz, ha subrayado que en la comarca está llegando un importante volumen de gente que se espera incremente de cara al periodo de máxima afluencia entre el Jueves y el Domingo Santo.

De este modo, ha estimado que las cifras de ocupación hotelera en el territorio se sitúan este fin de semana en torno al 60 por ciento, mientras que del 14 al 17 de abril “esperamos alcanzar o rozar el cartel de completo”.

En su opinión, “este primer trimestre del año ha sido muy largo y eso hará que la gente se mueva con más ganas” pese al contexto actual de coyuntura socioeconómica.

Las actividades más demandadas en esta comarca están relacionadas con el disfrute de la naturaleza en Sobrarbe, con el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido en todos sus accesos, el Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara, los valles de Gistaín y de La Fueva, además de un perfil de cliente variado que incluye familias, grupos de amigos y las ocupaciones de segundas residencias durante la Semana Santa “como preludio a la temporada estival”.

Con todos estos alicientes, Agraz se ha referido a que todo el sector turístico y empresarial de esta comarca “se encuentra preparado y muy ilusionado después de dos años de pandemia y con la primera Semana Santa sin apenas restricciones”.

La responsable de la Asociación Empresarial Turística de Sobrarbe se ha referido a que “la gente busca actividades, descanso y el contacto con la naturaleza” después de los dos últimos años que hemos pasado.

Etiquetas