Comarcas

GUERRA EN UCRANIA

Alcalá de Gurrea recibirá el lunes a 20 refugiados de Ucrania en su residencia

Los desplazados se quedarán por un máximo de 30 días en el centro de emergencia que por ahora cuenta con 35 plazas

El alcalde de Alcalá de Gurrea, Josechu Marín, enseña una de las habitaciones de la residencia.
El alcalde de Alcalá de Gurrea, Josechu Marín, enseña una de las habitaciones de la residencia.
Pablo Segura

Veinte refugiados ucranianos llegarán el próximo lunes a la nueva residencia de mayores de Alcalá de Gurrea, transformada en centro de emergencia tras un acuerdo alcanzado por Cruz Roja, el Ayuntamiento alcalaíno y la empresa Levitec. Serán las primeras de las 35 personas desplazadas que, en principio, albergará este espacio, ya que, como informaron ayer las tres entidades en la rueda de prensa de presentación del centro, está previsto incrementar el número de plazas.

La estancia de los refugiados en la residencia Virgen de Astón será de un máximo de 30 días mientras son derivados a otros centros, aunque, tal y como explicó Juan Rodrigo, presidente provincial de Cruz Roja, “en un momento determinado”, el espacio podría ser transformado en centro de primera acogida si “las necesidades del Ayuntamiento” lo permitieran.

Con la conversión de centro de emergencia a centro de primera acogida, los solicitantes de protección internacional podrían establecerse en el centro hasta un máximo de seis meses, podrían escolarizarse los niños y niñas y comenzarían formaciones para la búsqueda de empleo.

Por ahora, los refugiados que lleguen en esta primera fase tendrán enseñanza del idioma, atención psicológica y apoyo legal para “normalizar” su situación y así conseguir la solicitud de estancia temporal -lo que les permitiría “acceder a la asistencia sanitaria”-; todo ello mientras se les busca un centro de primera acogida al que ser derivados al finalizar el mes.

También existe una tercera etapa en la que se denominan simplemente centros de acogida, donde la estancia puede extenderse hasta los dos años y se elabora un plan de “autonomía personal”, es decir, “se les prepara para que en un momento determinado puedan integrarse totalmente en la sociedad”.

Sifro González, coordinador provincial de Cruz Roja, comentó que este centro es “un recurso de emergencia donde está asegurado un clima de protección, alojamiento y manutención”. Además, detalló que la idea de incrementar el número de plazas tiene como objetivo liberar la presión de otros centros de la asociación humanitaria en otros puntos de España, como los de Barcelona, Madrid, Valencia, Alicante y Málaga que, en palabras de Rodrigo, son “los que están recibiendo el mayor volumen de refugiados” de Ucrania y están “absolutamente desbordados”.

Además, Rodrigo valoró que “la calidad del centro será superior a la de otros”. “Como centro de emergencia, su compromiso es el alojamiento y la manutención -parte financiada por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones-, pero gracias al apoyo de Levitec se podrá dar una mayor calidad”, indicó. La empresa oscense se encarga, además de prestar dos vehículos para el desplazamiento de voluntarios, de la puesta en marcha de las instalaciones -que estaban paradas desde que finalizó la construcción- y de sufragar los servicios de los cinco trabajadores de servicios sociales.

Tanto los miembros Cruz Roja como Josechu Marín, alcalde de Alcalá, y Pablo Lera, presidente y socio fundador de Levitec, coincidieron en alabar el “entenidmiento de todas las partes” y lograr que se reciban refugiados ucranios en apenas “tres semanas” desde que se planteó la idea.

Marín remarcó el compromiso de sus vecinos, que participaron en una reunión informativa y de los que 14 ya han sido dados de alta como voluntarios en el centro.

Por su parte, Lera anotó sobre la participación de Levitec en esta obra que es la forma de “devolver a la sociedad lo que ella nos da”, y deseó, “dentro de lo fastidiado que va a ser todo, que hagamos su estancia lo más sencilla posible y puedan regresar lo antes posible a su país”. l

Etiquetas