Comarcas

COLABORAN: CAJA RURAL DE ARAGÓN Y DIPUTACIÓN PROVINCIAL DE HUESCA

Temor por la continuidad del cultivo de las ‘Cabelleras de Cristo’

#CONTRALADESPOBLACIÓN

Las mujeres de La Puebla de Fantova que siguen la tradición.
Las mujeres de La Puebla de Fantova que siguen la tradición.
E. F.

LA BODEGA DE ELVIRA PERA, en la localidad de la Puebla de Fantova, alberga desde Cuaresma hasta Viernes Santo las “Cabelleras de Cristo” que adornarán el singular “Monumento” de Semana Santa de la localidad. Las condiciones de oscuridad y humedad de este enclave son ideales para cultivar esta planta que produce el efecto de una melena clara. El centenar de vecinos de la Puebla de Fantova -uno de los núcleos con una mayor riqueza cultural y patrimonial del municipio de Graus- cuida con mimo sus tradiciones, pero Elvira teme por la continuidad de esta curiosidad de Semana Santa en el pueblo, ya que cada vez hay menos gente joven en la Puebla de Fantova.

“Esta generación que viene ahora no creo que lo haga más. A lo mejor me equivoco, ojalá, pero no es lo mismo vivir aquí que estar fuera e ir viniendo. Todas las que lo hacemos ahora tenemos de sesenta para arriba, yo soy la más mayor”, comentó.

El grupo de cuatro o cinco mujeres que conservan la tradición ahora tomó el testigo de una señora más mayor, que lo hacía sola mientras pudo hasta que les pidió ayuda, pero no saben hasta cuándo se remonta la tradición. “Más de cien años seguro que se hizo, porque la señora que lo hacía murió con más de 90 años y ella fue la que nos lo enseñó. Nos pidió ayuda porque ya no podía bajar a la bodega”, recordó Elvira, ansiosa por ver las “Cabelleras de Cristo” ya en el “Monumento”, después de varias semanas cuidándolas en su bodega.

Las ‘Cabelleras de Cristo’ preparadas.
Las ‘Cabelleras de Cristo’ preparadas.
E. F.

El proceso comienza sembrando las semillas el viernes siguiente al Miércoles de Ceniza, “no puede ser antes porque si se pasan se ponen como oscuras”, dijo, y añadió que, a ser posible, debe ser luna creciente. “Se siembran semillas de cebada y trigo mezcladas. Se ponen en macetas con tierra, pero muy espeso”, comentó Elvira, quien ha guardado con celo en su bodega las 30 o 35 macetas preparadas este año para el “Monumento” conmemorativo de estas fechas de Pasión, Muerte y Resurrección de la Puebla de Fantova.

Son unas plantas muy delicadas cuyo cuidado debe realizarse de forma muy medida en cuanto a la hidratación requerida, la temperatura adecuada y, sobre todo, la iluminación. “En una ocasión, bajó alguien a la bodega, se dejó la luz encendida y las plantas se pusieron verdes”, recordó la vecina de la Puebla de Fantova. “Se riegan solo al principio, con agua templada, y ya no se vuelven a regar más”.

Una de las capillas de la iglesia de la Asunción será, a partir de Viernes Santo, el destino de las “Cabelleras de Cristo” que con esmero han cultivado y cuidado las vecinas de la Puebla de Fantova en las últimas semanas. Serán ellas quienes las trasladen hasta allí, las coloquen y cubran las imágenes, como requieren este tipo de “Monumentos” conmemorativos del sufrimiento de Jesucristo.

En el caso de la Puebla de Fantova, un gran tapiz morado sirve de telón de fondo para enmarcar el sencillo montaje en el que destacan las macetas de “Cabelleras de Cristo” que lo flanquean. “Mi hija pequeña se sube a cubrir el altar. Si se les pide, colaboran, a ver si sale de ellas mantenerlo”, deseó Elvira Pena, orgullosa de recrear cada año esta curiosa tradición, que regresa como casi todo tras los dos años de pandemia.

Además de la imponente iglesia que acogerá las “Cabelleras de Cristo”, la Puebla de Fantova alberga una de las joyas del románico ribagorzano, el castillo de Fantova, del siglo X, testigo del origen ancestral de la población. En materia cultural, destacan también otras tradiciones como las Reliquias de Fantova, una romería que comienza en la ermita de Santa Cecilia, ubicada dentro del conjunto del Castillo de Fantova, e incluye una procesión con las reliquias de varios santos en torno al torreón.

Etiquetas