Comarcas

DÍA DE ARAGÓN - ECONOMÍA

Cuatro décadas de avances y desarrollo que han consolidado el bienestar

La provincia ha pasado en estas cuatro décadas de un sistema basado en lo manual a otro totalmente tecnológico

La agroindustria ha demostrado su potencial en la provincia estos últimos cuarenta años.
La agroindustria ha demostrado su potencial en la provincia estos últimos cuarenta años.
Pablo Segura

Cuarenta años después del inicio del autogobierno con el Estatuto, los agentes sociales hacen una valoración positiva de ese cambio, aunque ponen el acento en que todavía hay mucho que desarrollar, desde la financiación autonómica hasta la potenciación de sectores con gran potencial (agroindustria, renovables o turismo) o las siempre pendientes infraestructuras.

Salvador Cored, director general de Ceos-Cepyme, expone que el Estatuto “ha influido de manera directa” en el desarrollo de estas cuatro décadas. España es “un país federal y se trata de acercar los servicios públicos”. Argumenta que “no hay las mismas necesidades en Madrid que en Benabarre” y, aunque confiesa desconocer “si hubiera ido mejor o peor” con un país centralista, destaca el desarrollo del diálogo social como uno de los grandes logros de la autonomía.

“Los agentes sociales hemos estado evitando la conflictividad con acuerdos continuos”, y esa “paz social” “facilita el desarrollo socioeconómico y, por tanto, el bienestar de las personas”.

También Carlos Villacampa, secretario provincial de UGT, resalta que “lo ideal siempre” es acercar los servicios al ciudadano, aunque “evitando duplicidades”, pero advierte del problema “muy serio” que es la escasa financiación autonómica, que impide el desarrollo de una política industrial potente. “Hay que abrir este debate”, afirma.

Esa reflexión debe ir acompañada de otras, apostilla, como la necesidad de contar con “una política fiscal adecuada”. Agrega que la fiscalidad adolece de dos grandes problemas en general: “la mayor carga se da en salarios con el IRPF, en pymes y autónomos, mientras que las grandes empresas tienen mecanismos” para sortear el pago de impuestos, lo que considera el “principal” problema.

Retomando estos argumentos, el director general de Ceos-Cepyme señala que el Estatuto de Autonomía también ha permitido que la DGA y los agentes sociales elaboren planes estratégicos pensados específicamente desde Aragón y por Aragón, que crean una situación socioeconómica “razonable”, la cual contribuye a que, por ejemplo, la provincia de Huesca “siempre” esté entre los mejores datos de España en afiliación a la Seguridad Social o empleo.

Eso sí, Cored no obvia los problemas de despoblación y, “sobre todo”, envejecimiento que sufre el Alto Aragón.

Villacampa traza un rápido recorrido por estos cuarenta años, en los que también ha habido cambios “muy duros”, como “una tremenda deslocalización que parece que se empieza a revertir” después de que la pandemia de coronavirus mostrara que un país como España, Europa en general, no podía fabricar sus propias mascarillas, ejemplifica el secretario provincial de UGT.

Tampoco Cored se olvida de los malos momentos que ha habido en estas cuatro décadas y repara en “las tres peores crisis”: la de los 90, la iniciada en 2008 y la derivada de la covid. “Y ahora la postpandemia (con la invasión de Ucrania), que no es una crisis, pero sí hay incertidumbre. El crecimiento no es negativo, sí inferior a lo previsto, pero desde luego no es una crisis. ¡Ya me gustaría crecer todos los años al 4-5 por ciento actual!”, expone.

Cored también realza el gran empuje del turismo, que ha pasado de “no tener infraestructuras” a, gracias a una “apuesta firme” de la DGA, ser uno de los sectores más importantes de la provincia.

Pero dentro de la evolución general desde 1982, Cored pone el acento en la gran modernización. “Estos 40 años han sido el paso de lo manual, de las máquinas de escribir, a lo electrónico”.

Esta terciarización de la economía no ha sido en el Alto Aragón tan acusada como en otras provincias y el director general de la Ceos señala que en el territorio altoaragonés se da “un fenómeno que no se da en otras provincias españolas y mucho menos en Europa”. No es otro que la pujanza del sector agroalimentario, que representa más del 10 por ciento del PIB altoaragonés, incluyendo la agroalimentación.

Por contextualizar esta importancia, Cored indica que la media europea es del 1,5-2 por ciento, que en España sube a entre el 3 y el 4 por ciento, todavía muy lejos de los datos de la provincia altoaragonesa.

“Es muy potente y se ha desarrollado estos últimos cuarenta años”, dice Cored sobre un sector que tiene en la provincia a “algunas de las mejores empresas” del país en su ámbito, entre las que enumera Piensos Costa, Mazana o las bodegas, sobre todo del Somontano.

El secretario provincial de UGT coincide en la importancia del sector agroalimentario y comenta que “podría ser un motor importante” de desarrollo de la zona sur de la provincia. 

Etiquetas