Comarcas

DÍA DE ARAGÓN

Nuria Casanova: “A las empresas locales nos beneficia que se impulsen zonas que en la globalidad se perderían”

Directora de Veintiocho Comunicación y miembro de la Asociación de Mujeres Empresarias de la Provincia de Huesca (AMEPHU)

Nuria Casanova, directora de Veintiocho Comunicación y miembro de Amephu
Nuria Casanova, directora de Veintiocho Comunicación y miembro de Amephu
S.E.

Desde sus oficinas en el Parque Tecnológico Walqa de Huesca, pero con un pie también en Madrid, donde se han empezado a abrir camino, la directora de Veintiocho Comunicación, Nuria Casanova, pone en valor la importancia del Estatuto de Autonomía de Aragón para dinamizar el territorio y, al mismo tiempo, su economía. “A las empresas locales nos beneficia que se impulsen zonas que en la globalidad se perderían”, indica esta directiva, que forma parte de la Asociación de Mujeres Empresarias de la Provincia de Huesca (Amephu).

Con el acento puesto en la necesidad de poner en valor la singularidad de nuestra provincia, mantiene sus raíces en Huesca, ciudad en la que nació en 1980, no mucho antes de la aprobación del texto articulado del que se celebra su 40 aniversario. No obstante, su negocio no tiene fronteras y trabajan en Madrid desde hace cinco años, donde cuentan ya con una persona en plantilla y disponen de un espacio en un ‘coworking’. Veintiocho Comunicación, que lidera Nuria Casanova junto al diseñador gráfico Alberto Naya, cuenta ya con diez personas en plantilla y quiere seguir creciendo.

“Como empresa estamos contentos por lo que nos afecta la autonomía. Para el ámbito de la comunicación es buena, ya que en información turística algunos pueblos que tienen cosas interesantes y que en la globalidad no se verían representados, tienen su espacio”, resalta. “Todo se centraría en grandes capitales y en las zonas más pobladas, pero hay territorios en los que se fija la autonomía y se dedican esfuerzos en todas las zonas, algunas más difíciles de dinamizar”, detalla. “Realmente es positivo porque el Estatuto se focaliza en territorios que si no, no se atenderían, y lo mismo pasa con las comarcas, que prestan servicios que no se atenderían y, para nosotros como empresa, es positivo”, recalca. De hecho, se muestra convencida de que promueve la creación de más negocios locales.

Incluso estima que el desarrollo de la autonomía ha permitido que su empresa pueda estar en un entorno, el Parque Tecnológico Walqa, impulsado por el Gobierno de Aragón, que favorece su negocio. “Walqa es una oportunidad para los empresarios de Huesca. Trabajamos desde Aragón y desde Madrid y para nosotros es un impulso en imagen. Hay clientes de Madrid a los que les ha gustado nuestro trabajo y cuando han venido a vernos, al ver la imagen del parque, han terminado de cerrar esa confianza”, indica.

Otra de las ventajas competitivas que, a su juicio, ofrece Huesca es la conexión de AVE con Madrid. “Sin esta posibilidad de viajar a Madrid, no podríamos tener un desarrollo porque tendríamos que hacer más inversión. Estamos en un ‘coworking’, que es una forma de tener pequeños gastos, y así llevamos cinco años. Ahora, estamos creciendo allí”, destaca.

Con todo, también apunta a que esto es “un arma de doble filo”, porque les cierra puertas con otras administraciones locales de allí. “Lo que es una ventaja con la administración territorial de aquí es una desventaja con el resto”, lamenta Casanova. Pero, en conjunto, “es bueno porque podemos ser más competitivos en precio al no tener los gastos de allí”, indica.

“Somos una comunidad generosa”

Por otro lado, como oscense, “sentir tus raíces, vivir tu espacio, tu comunidad... me parece importante o incluso necesario para el desarrollo de la persona, pero siempre con un sentimiento que una y multiplique”, aclara en cuanto a esa parte del Estatuto de Autonomía de poner en valor lo propio.

Soy aragonesa para compartir, para aportar, pero no con sentimiento de egoísmo. No me gusta cuando una Comunidad Autónoma excluye. Que nuestras raíces sean para multiplicar, compartir con los demás y aportar lo mejor que tenemos, que no se conviertan en excluyentes. Eso no pasa en Aragón, somos una comunidad generosa, que nos encanta compartir nuestra cultura, nuestra gastronomía rica...”, señala la empresaria de Amephu. 

Etiquetas