Comarcas

DÍA DE ARAGÓN - BIENESTAR

El Sistema de Servicios Sociales como factor de cohesión territorial

La distribución de funciones y competencias del IASS se ha constituido como un importante factor de creación de riqueza y empleo

Miembros del hogar de Mayores de Huesca, participaron en marzo de este año en el programa ‘Voces por la paz’ del Rotary Club.
Miembros del hogar de Mayores de Huesca, participaron en marzo de este año en el programa ‘Voces por la paz’ del Rotary Club.
G.A.

La aprobación del Estatuto de Autonomía de Aragón hace 40 años, fue también “la clave fundamental” para la creación del actual Sistema de Servicios Sociales. Como destacan desde el Gobierno de Aragón, este Sistema Público “ha sido un fuerte factor de cohesión territorial”, gracias, señalan, a su “distribución de funciones y competencias, con fuerte base local”. Una estructura, que supone a su vez, “un importante factor de creación de riqueza y empleo en todo el territorio aragonés”.

El texto de 1982 del Estatuto de Autonomía, en el artículo 35.1.19, señala la “Asistencia social, Bienestar Social y animación comunitaria” como una competencia exclusiva. El concepto de “animación comunitaria” comenzaba a prefigurar lo que hoy es el primer nivel de atención del sistema, los servicios sociales generales (antes comunitarios) y que son competencia de las Administraciones Locales. “Se trata de un tipo de estructuración del sistema que se puede decir que comienza en Aragón y resulta modélico para el conjunto de Comunidades españolas”, valoran desde la DGA.

La Ley Ordenadora de la Acción Social (LOAS), publicada por el primer gobierno autonómico de Aragón presidido por Santiago Marraco y bajo la dirección de Alfredo Arola como consejero, estableció a su vez la primera estructuración del Sistema Público de Servicios Sociales en la que aparece ya la distribución de competencias entre la Comunidad Autónoma y las Administraciones Locales.

“Junto a ello aparecen también las primeras prestaciones básicas de los servicios sociales de la Comunidad y los principios rectores del sistema: universalidad y carácter público”, explican desde el Gobierno de Aragón.

La LOAS estructuraba así el sistema con una fuerte base municipalista, que en el caso de Aragón cobra fuerza a través de la creación de mancomunidades que cubren el conjunto del territorio, “lo que resulta el antecedente de las actuales competencias comarcales”, comentan las mismas fuentes.

Proceso de transferencias

El sistema se articula así, inicialmente, a partir de las transferencias de las competencias estatales, que en el caso de los servicios sociales se completó hace 26 años con la transferencia del Inserso que da lugar a la creación del actual Instituto Aragonés de Servicios Sociales (el IASS).

“A partir de estas primeras herramientas la Comunidad de Aragón, en el marco de las competencias del Estatuto de Autonomía, trabaja en la consolidación del sistema aportando fondos y creando un sistema básico de prestaciones”, relatan desde el Gobierno de Aragón.

Actividad en la piscina Almériz de Huesca este año.
Actividad en la piscina Almériz de Huesca este año.
D.A.

Un nuevo hito fue, por otra parte, la reforma estatutaria de 2007, tanto por los avances en el propio texto legal como por el marco social y político en el que se produjo. De esta forma, en el artículo 23 ya se establece que “los poderes públicos de Aragón promoverán y garantizarán un sistema público de servicios sociales suficiente para la atención de personas y grupos, orientado al logro de su pleno desarrollo personal y social, así como especialmente a la eliminación de las causas y efectos de las diversas formas de marginación o exclusión social, garantizando una renta básica en los términos previstos por la ley”.

También se pueden encontrar importantes modificaciones en el artículo dedicado a las competencias exclusivas, en este caso reguladas en el número 71.34 y 71.39 que habla ya “de la ordenación, organización y desarrollo de un sistema público de servicios sociales que incorpore un régimen de protección y tutela de menores”.

Ley de dependencia

Por otra parte, en 2008, se aprobó la conocida como Ley de Dependencia y, en 2011, la nueva Ley de Servicios Sociales de Aragón. Este última, según han señalado desde el Ejecutivo Autonómico, “surge como desarrollo de la nueva reforma estatutaria, en el marco de los avances conceptuales producidos en el sistema y que quedaban reflejados en la Ley de Dependencia”.

De esta forma, se incorpora “la creación de un catálogo de prestaciones del sistema, la determinación de cuál de estas tendrá carácter de derecho subjetivo y la consideración de que estas últimas tendrán la consideración en los presupuestos de la Comunidad de estar dotados por créditos ampliables”.

El Plan del Mayor

El IASS se encuentra ahora en pleno proceso de transformación “del sistema de cuidados, tanto a mayores, menores como a personas con discapacidad”. “Este modelo está basado en la atención centrada en la persona, adaptando los servicios a las capacidades de cada uno de los usuarios”, señalan desde el Gobierno de Aragón.

Dentro de este proceso de transformación, se está desarrollando el ‘Plan del mayor. Generación de cambio’, “un ambicioso proyecto”, expresan desde el Gobierno de Aragón, que beneficiará a más de 200.000 aragoneses y supone una inversión extra de 66,7 millones de euros.

Entre 2022 y 2023 se prevé así que se destinen a políticas de mayores 450 millones de euros. Este proceso se ha visto reforzado con la llegada de 85,3 millones de euros a Aragón del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno de España, financiados con fondos Europeos. De este montante, 12,5 millones de euros se han destinado a obras en las residencias gestionadas por el IASS.

Así, a la residencia Sagrada Familia de Huesca se han destinado cerca de 500.000 euros para la reforma de una planta con el fin de crear unidades de convivencia y realizar obras de mejora. A la residencia Ciudad de Huesca le corresponden además 1,5 millones para la reforma de dos plantas para crear también unidades de convivencia, reformar la instalación eléctrica y mejorar la eficiencia energética. Además, al hogar de mayores de Sabiñánigo se destinan 103.000 euros para realizar obras de mejora de la accesibilidad y está previsto, entre otras actuaciones, instalar un elevador. 

Etiquetas