Comarcas

DÍA DE ARAGÓN - SANIDAD

Un primer impulso muy importante que hizo del sistema sanitario algo “irreconocible”

El Estatuto coincidió con un enorme impulso al sistema sanitario. Dicha modernización “se frenó” con el cambio de siglo

El director Luis Güerri muestra el Hospital de Barbastro en 1984.
El director Luis Güerri muestra el Hospital de Barbastro en 1984.
Libro Barbastro 1926-1986.

Echando la vista 40 años atrás, el presidente del Colegio de Médicos, José María Borrel, manifiesta que el sistema público de salud, la sanidad en general, ha “mejorado enormemente” haciéndose “irreconocible”.

Eso sí, distingue entre dos periodos. El primero, “hasta finales de los 90 o principios de los 2000”, fue de un progreso claro, pero en los albores de siglo “comenzamos a dormitar y a mirarnos el ombligo”. “Tenemos el mejor sistema sanitario y con eso nos quedamos. Se frenó el progreso”, dice sobre ese punto de inflexión que se agravó, una década después, con los recortes de la crisis de 2008.

Para Borrel, la sanidad fue “el sector más perjudicado” por unos tijeretazos que detuvieron las inversiones, las renovaciones de tecnología o las jubilaciones forzosas de médicos. “Se perdió muchísimo capital humano muy valioso”, señala el presidente del Colegio. Cabe recordar que la falta de médicos ha sido una queja constante del colectivo desde hace años, y la pandemia de covid ha expuesto el problema con toda su crudeza. El “frenazo” iniciado hace ya dos décadas se paga ahora y, advierte Borrel, “lo vamos a seguir pagando”.

Volviendo a ese primer periodo de mejoría, recuerda que fue “un cambio espectacular” y lo atribuye al pacto de todos los partidos sobre sanidad, “sobre todo en la reforma de Primaria”, un acuerdo de Estado cuya renovación lleva años reclamando.

La reforma de Primaria planificó “a medio y largo plazo” la construcción de centros de salud por todo el territorio y la confluencia de los médicos de la zona. También supuso la llegada de tecnología y que “no todo fuera a los hospitales”. “Un cambio que fue una maravilla”, resume.

El impulso de las dos primeras décadas de democracia se agotó una vez construidos los centros de salud, momento ideal para que los centros fueran “el centro del sistema”, pero ese papel acabó recayendo en los hospitales.

Sobre la evolución hospitalaria, afirma que la reciente consideración de universitario del San Jorge será muy positiva “si hay dinero y voluntad”, mientras que destaca que la construcción del de Barbastro ha sido “una maravilla para todas esas poblaciones”, mientras que el de Fraga contribuye a la vertebración. Y el de Jaca, explica, es “importante” para una zona de montaña “pero quizá la gestión y la cartera de servicios sería más discutible”. 

Etiquetas