Comarcas

DÍA DE ARAGÓN 

Los pueblos del Alto Gállego miran al futuro con decisión y apostando por el turismo

El sector de la nieve es generador de riqueza y todas las localidades de la comarca apuestan por su desarrollo y el bienestar de sus vecinos

Panorámica de la localidad de Panticosa desde el mirador O’Calvé.
Panorámica de la localidad de Panticosa desde el mirador O’Calvé.
M.P.

La aprobación del Estatuto supuso para Aragón la restauración de las libertades para mirar con otros ojos el futuro, el del Alto Gállego apostando por el sector turístico.

El alcalde de Sallent de Gállego, Jesús Gericó, destaca “el cambio tan grande que ha habido en la estación de esquí de Formigal, que con la llegada de Aramón en 2003, con más inversiones y una dirección mucho más clara hacia la apuesta turística, ha contribuido y mucho al desarrollo del municipio. Y Pirineos Sur, que ha ido evolucionando con un escenario y un público diferente”.

Biescas intenta aportar pequeños detalles que resulten atractivos. Apoya a los ganaderos y a la gente joven que se dedica al sector primario. “Esto es muy importante, como lo son los servicios, también los deportivos. Destacar las ferias de otoño y primavera y la Muestra de Teatro Amateur, sin olvidarnos de los pueblos del municipio ni de las personas que hemos venido a desarrollar aquí nuestro proyecto de vida”, explica la alcaldesa, Nuria Pargada.

En Yésero, recordar la Casa de la Pez o la recuperación del palotiau T‘ Empego. “Ahora estamos haciendo un campo de fútbol con césped artificial en una zona donde había una escombrera, se pondrá un parque infantil y se vallará”, apunta el primer edil de la localidad, Javier Campo.

Para el desarrollo de Yebra de Basa ha sido esencial la carretera Yebra-Fiscal, “una solución muy buena para acercar el turismo a nuestra localidad. En estos años se han hecho muchas cosas como la piscina, la pista que lleva a Santa Orosia, se restauraron las ermitas, asfaltado las calles de los pueblos del municipio, etcétera, etcétera”, comenta el alcalde, José Lafragüeta.

En Hoz de Jaca, su alcaldesa, Esperanza López, argumenta que siempre han apoyado iniciativas privadas como la tirolina, “e intentamos hacer cosas casi de coste cero y a vecinal como los senderos, nuestro presupuesto de ayuntamiento es muy mínimo. Y siempre hemos querido que quienes estemos aquí nos llevemos bien”.

Panticosa ha visto cambios en el balneario, ha puesto en marcha las pasarelas con muy buena acogida y ha potenciado la estación de esquí. En Piedrafita destacar el parque de Lacuniacha, en Caldearenas la Senda de Izarbe y la Harinera la Dolores, en Escarrilla sus rutas, sus senderos, y en Tramacastilla no hay que pasar por alto la Cerveza Tensina ni el Patcharán que se hacen “in situ”.

Estas poblaciones también se han desarrollado urbanísticamente, como Gavín, donde se han asentado muchas familias jóvenes. “Y se han creado muchos establecimientos turísticos gracias a la inversión del gobierno en nieve y en infraestructuras”, indica el alcalde, Carlos Yuste. Y si se ha evolucionado en servicios, en infraestructuras, también en gastronomía, apostando por productos de proximidad y por el maridaje de los platos tradicionales con los vanguardistas. 

Etiquetas