Comarcas

ALTO ARAGÓN

Las previsiones de siembra de maíz para consumo mejoran con las últimas lluvias

El agricultor de Binéfar, Jerónimo Pueyo, espera recoger entre 14 y 16 toneladas de este cultivo gracias a las precipitaciones de marzo y abril

Labores de siembra de maíz para consumo humano en Binéfar.
Labores de siembra de maíz para consumo humano en Binéfar.
S. E.

Las previsiones de la siembra de maíz para consumo humano que se está realizando en Binéfar han mejorado gracias a las lluvias de los meses de marzo y abril, además del aumento de las reservas hídricas, de cara a su recogida para el próximo mes de septiembre.

Así lo indica en declaraciones a este periódico, Jerónimo Pueyo, agricultor de maíz para consumo humano en Binéfar para la empresa Liven Agro, quien afirma que con las condiciones actuales espera recoger entre 14 y 16 toneladas de maíz en las 60 hectáreas de superficie de su explotación para este cultivo.

“Estas lluvias han venido muy bien para la cosecha de maíz de consumo humano. Además, teníamos muy avanzadas las previsiones de siembras entre un 50 y 60 por ciento que comenzamos entre el 2 y 3 de abril”, comenta Pueyo.

Si bien las reservas hídricas han aumentado en el Canal de Aragón y Cataluña con las precipitaciones de los dos últimos meses, estima que “serán complicadas para el maíz de segunda cosecha” que se destina para fábricas de pienso para consumo animal.

La producción de maíz en ecológico de Jerónimo Pueyo se produce “tras un invierno muy seco y preocupante en reservas de agua, pero el mes de abril ha sido generoso en precipitaciones”.

Por otro lado, se refiere a los precios altos del maíz que “alcanzan los 380 euros por tonelada, respecto a los 270 euros del 2021 o los 170 del 2020”, con unos precios de las ureas como fertilizantes que se “han multiplicado por cinco o por seis” además de los altos costes del gasoil, lo que redunda en unos costes de producción más altos debido en gran medida a las consecuencias derivadas de la guerra en Ucrania que ha generado una gran incertidumbre en el sector.

“Parece que las materias primas son un refugio para los fondos de inversión y desvirtúa un poco la realidad, por lo que no sabemos si estos precios han venido para quedarse”, comenta.

Desde la empresa Liven Agro con sede en Ariéstolas, dentro del municipio de la Almunia de San Juan, que trabaja con el maíz de consumo humano para snacks, su responsable agronómica, Elena Oyaga, indica que “las siembras de maíz llevan mucho retraso” con la incertidumbre del agua a principios del año, lo que ha provocado que muchos agricultores hayan retrasado la fecha de siembra. “Es muy poco el porcentaje de maíz que se ha sembrado a finales de marzo y principios de abril”, comenta.

En el caso de Riegos del Alto Aragón, “tenemos asegurada la mitad del agua que necesitamos para cultivar una hectárea -explica- y esto ha hecho que la siembra se retrase hasta aprovechar el tempero para no tener que gastar agua en las primeras etapas de cultivo del maíz”. Con estas condiciones, “muchos agricultores no se atreven a sembrar maíz más de la mitad de la tierra por falta de agua”. Además por la subida de los precios, “el agricultor está valorando mucho cómo tiene que hacer una inversión en una hectárea de maíz”, explica

La responsable agronómica de Liven Agro agrega que la empresa “trabaja con precios cerrados y marcados ya en el contrato con los agricultores”. 

Etiquetas