Comarcas

SECTOR PRIMARIO

Lambán considera positivo el nuevo Plan Hidrológico del Ebro

El presidente y el consejero de Agricultura han presentado la estrategia del GA en relación con el agua, las obras hidráulicas y el regadío

Reunión de Lambán y Olona con los regantes
Reunión de Lambán y Olona con los regantes
G. A.

El Presidente de Aragón, Javier Lambán, acompañado por el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Joaquín Olona, ha mantenido una reunión con los máximos responsables de las Comunidades de Regantes de Aragón a los que les han presentado la Estrategia del Gobierno de Aragón en relación con el agua, las obras hidráulicas y el regadío. Además, les ha instado a reeditar la tradición pactista en la Mesa del Diálogo del Agua como es costumbre desde 1992 en la política del agua, que ha ido conociendo diversas modificaciones y adaptándose a las nuevas realidades económicas, legislativas y medioambientales.

Desde finales del siglo XX no se hacían nuevos regadíos en Aragón y desde 2015 el actual Ejecutivo reanudó “la buena praxis de transformar los secanos en regadío y en este momento ya hay 29.000 hectáreas sometidas a un nuevo método de financiación, además de haber conseguido, tras la suscripción del plan, ampliar 9.000 hectáreas más para Aragón, como en La Litera o Bardenas”, ha explicado Lambán. Más del 60% de las tierras de la Cuenca del Ebro que se van a transformar en regadío son de la Comunidad Autónoma de Aragón, con 38.000 hectáreas, frente a las 13.000 de Cataluña y las 9.000 de Navarra. Y lidera en España la transformación de secano en regadío y eso es importante para el medio rural, para combatir la despoblación y dar fuerza al sector agroalimentario. Además, Aragón es la comunidad donde se está invirtiendo y desarrollando las obras más importantes en materia de regulación.

Lambán ha enfatizado que la gobernanza del agua está en manos de las administraciones públicas y de las Comunidades de usuarios que, junto con el resto de agentes políticos, económicos y sociales, configuran un avanzado sistema institucional. Aragón cuenta con las Comunidades de Regantes más grandes y avanzadas de España, que gestionan el agua como bien comunal y con una destacada eficiencia desde tiempos históricos.El presidente del Ejecutivo autonómico ha recordado que durante estos 40 años de Autonomía, Aragón no solo ha progresado en materia de infraestructuras hidráulicas y regadíos, sino que ha perfeccionado de manera muy importante su patrimonio institucional hidrológico, avanzando con pie firme hacia la cogobernanza con la Administración General del Estado.

El Pacto del Agua de 1992, revisado en 2006 y actualmente sometido a la Mesa de Diálogo del Agua, es mucho más que un catálogo de obras. Afrontar la nueva planificación hidrológica del tercer ciclo con éxito se debe también a la eficacia de las nuestras instituciones. Así se lo ha transmitido el presidente Lambán a los representantes del Canal de Bardenas, de Aragón y Cataluña, Riegos del Altoaragón, Junta Central del Jalón, usuarios del río Guadalope, Matarraña y afluentes, así como la Federación de Comunidades de Regantes de la Cuenca del Ebro y de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE).Plan HidrológicoEn la reunión con los regantes, el presidente Lambán y el consejero Olona han defendido la postura del Gobierno a la hora de apoyar el Plan Hidrológico del Ebro 2022-2027 frente a la posición de abstención adoptada por los representantes de los regantes en el Consejo del Agua de la Demarcación del Ebro celebrado el pasado 8 de abril. Respetando su opinión, los representantes del Ejecutivo han argumentado que oponerse al Plan Hidrológico 2022-2027 “hubiera estado injustificado una vez que se han tenido en cuenta prácticamente todas nuestras alegaciones” (la Comunidad ha sido la que más aportación ha hecho al Plan), sobre todo, las relativas a que el nuevo Plan Hidrológico no debe condicionar la planificación posterior, el respeto al Pacto del Agua y a la Reserva de los 6.550 Hm3 en favor del desarrollo presente y futuro de Aragón, así como a la ampliación en curso del regadío en Aragón. Todo ello en coherencia con el horizonte de planificación (2027) y sin comprometer ninguna renuncia.

Sin Plan hidrológico las obras en marcha quedarían gravemente comprometidas. Además, han explicado que la planificación hidrológica es una obligación comunitaria y su retraso se traduce en incumplimiento de la Directiva Marco del Agua lo que se deriva, a su vez, posibles sanciones, retención de fondos u otras consecuencias. Pero también han defendido el Plan porque, por primera vez, se aborda un Plan Hidrológico del Ebro ambicioso pero con sentido realista, y no “una carta a los Reyes Magos”, en coherencia con el horizonte de planificación (2027) y la capacidad efectiva de ejecución. En este ciclo de planificación, el programa de medidas se ciñe a las actuaciones en ejecución, proyectadas o programadas por las respectivas autoridades competentes, entre ellas el Gobierno de Aragón, con compromiso de ejecución y financiación. Trata de evitarse de esta manera la situación generada por los planes anteriores donde la consideración de las medidas potenciales tendentes a satisfacer el máximo grado de ambición conducía a niveles desproporcionados de inejecución. Así, por ejemplo, el Plan 2016-2021 tan solo alcanzaba en 2020 una ejecución del 29,15% frente a una previsión del 83,33%. Lambán ha reconocido que este plan permite culminar hasta 2027 las cuatro grandes obras en curso (Yesa, Mularroya, Santolea y Almudévar), es decir, que convierte a Aragón en la Comunidad donde mayores inversiones se están realizando en política de regulación y da el espaldarazo la creación de mayor superficie de regadíos.Se han necesitado 40 años para abordar la ejecución de 118.800 hectáreas de regadío, de las que 29.260 (26,5%) se han comprometido en los últimos 6 años. En los últimos 6 años, desde 2016, fruto de un esfuerzo sin precedentes, se han comprometido en Aragón un total de 252,3 millones de euros en subvención para la creación y modernización de regadíos. Una cifra que corresponde a una inversión total de 534,6 millones en 64.097 hectáreas, 34.837 hectáreas de modernización y 29.260 hectáreas de creación de nuevos regadíos.El Plan no limita, en absoluto, el alcance de la modernización de regadíos, ya que dicha modernización se traduce en un uso más eficiente del agua con efectos también favorables para la calidad de las masas de agua.

Etiquetas