Comarcas

sector primario

Oviaragón trabaja por un sector ganadero extensivo más rentable

El grupo cooperativo plantea soluciones para facilitar el relevo generacional y la incorporación de jóvenes a un sector cada vez más envejecido  

Jose Luis Larraz, ganadero socio de Pastores, con su rebaño de ovejas en Novés.
Jose Luis Larraz, ganadero socio de Pastores, con su rebaño de ovejas en Novés.
Pedro Etura

Oviaragón-Grupo Pastores desarrolla varias líneas de trabajo para lograr una mejora de la rentabilidad de las explotaciones de ovino en extensivo, que redunde en una mejoría de la calidad de vida de los ganaderos, rejuvenecer al sector y facilitar el relevo generacional en las explotaciones.

En declaraciones a este periódico, el presidente de Oviaragón-Grupo Pastores, Fran Santolaria, se ha mostrado partidario de favorecer la rentabilidad de las explotaciones de ovino en extensivo visibilizando a la sociedad “la labor medioambiental que realizamos y que cualquier otro sector no lo hace”.

De este modo, ha reclamado mediante la PAC o a las instituciones como a través del Plan de Desarrollo Rural de Aragón, “un incremento económico por una labor que desarrollamos de cara al medio ambiente y a la sociedad”.

Una vez alcanzada la rentabilidad, “son necesarios cambios porque ahora mismo somos un sector que precisa de mano de obra y tiene explotaciones que no son tan rentables como deberían”, explicó Santolaria.

De cara a mejorar las condiciones del sector ganadero en ovino en extensivo, se ha referido a la importancia de trabajar algunos aspectos que redunden en una mejora de la conciliación de la vida familiar y laboral como “hacer las horas necesarias o el derecho a tener vacaciones”, ha explicado el presidente de Oviaragón-Grupo Pastores. La actual situación, en su opinión, provoca que “no haya tantas incorporaciones como deberían por lo que se trata de un sector muy envejecido con una edad media de 50 años o más”.

Por ello, desde Oviaragón, Santolaria ha insistido en que “las ayudas que tienen que llegar al sector son necesarias para conseguir una rentabilidad”.

Desde la cooperativa, se han buscado fórmulas para mejorar la calidad de vida de los ganaderos mediante pastores de sustitución, pastores compartidos, además de una bolsa de trabajadores, en este último caso, “para poner en contacto al ganadero que lo necesita con la persona que demanda trabajo”.

Un modelo que, ha recordado Santolaria, acaba de ponerse en marcha y, si bien ha reconocido la dificultad de su implantación en estos inicios, “tenemos que poner mucho esfuerzo en que esto salga bien porque es un tema muy importante para el futuro del sector”, consideró.

De cara a la reforma de la PAC, Santolaria ha indicado que en la ganadería extensiva “vamos a ser los mayores perjudicados porque vamos a converger más que ninguno dado que los derechos se acoplaron a las hectáreas”.

Para el presidente de Oviaragón, “la raíz del problema es que un porcentaje muy pequeño del dinero de las ayudas llega a los que tenemos ganado” y parte de estas subvenciones llegan a gente “que tenían ganado y todavía siguen cobrando” de acuerdo con los derechos históricos.

Desde Oviaragón también se está desarrollando otro modelo en el que se intenta compatibilizar una persona que se quiere ir a vivir al medio rural, le gustan los animales, se identifica con ellos y le gustaría que fuera su profesión” con otra persona que “tiene una explotación viable, se quiera marchar y, por circunstancias de la vida, sin continuidad”. Por ello, explica Fran Santolaria, “desde la cooperativa estamos tratando de poner en conjunción a estas dos personas”.

En el caso de perderse la explotación ganadera viable, “también se pierden otros aspectos” que según Santolaria son “medioambientales y de rentabilidad para el territorio donde está ubicada esa explotación”.

Con esta solución, “la persona puede trabajar en una explotación viable con el apoyo de la cooperativa” y con ello se facilitaría la incorporación a estas explotaciones. “Con este modelo ganamos todos”, agregó.

Etiquetas