Comarcas

OJO AVIZOR

Más de 75.000 plantas adornan los pueblos y cumplen una labor social

La campaña de la flor de la Diputación, con una inversión de 31.460 euros, llega a 102 ayuntamientos

El Ayuntamiento de Sallent de Gállego ofrece a los vecinos plantas del Vivero provincial por la voluntad.
El Ayuntamiento de Sallent de Gállego ofrece a los vecinos plantas del Vivero provincial por la voluntad.
S.E.

Más de un centenar de municipios del Alto Aragón cuentan con nueva decoración floral en sus espacios públicos durante esta primavera. A través de una nueva campaña de la flor, la Diputación Provincial de Huesca (DPH) ha entregado en los últimos días un total de 75.769 plantas a 102 ayuntamientos.

Albahacas, begonias, claveles, geranios, hibiscos o rudbeckias son algunas de las más solicitadas por los ayuntamientos, que han recogido en las instalaciones del Vivero Provincial las especies que solicitaron el pasado mes de octubre. El presupuesto destinado a esta campaña asciende a poco más de 31.460 euros.

El Vivero Provincial cuenta con 1.800 metros cuadrados de invernadero y 2.000 de umbráculo para atender las necesidades de las entidades locales de la provincia tanto en el suministro de especies vegetales para la jardinería pública como del arbolado urbano.

El Ayuntamiento de Broto planta estos días las flores que adquiere en el vivero  provincial.
El Ayuntamiento de Broto planta estos días las flores que adquiere en el vivero provincial.
S.E.

El alcalde de Azanuy, Juan José Campodarve, opina que este servicio “está muy bien”. “Me gusta, los vecinos demandaban poner algo de color en el pueblo”, añade. El problema es el transporte, “pero como nos llevamos bien con los pueblos de la zona, esta vez, Peralta que ha cogido más plantas que nosotros, nos las trajeron, y cuando compramos los árboles, fue al revés, nos ponemos de acuerdo”, detalla.

Carmen Muro, alcaldesa de Broto, dice que el servicio que realiza el vivero para los pueblos pequeños, “es muy importante porque es una ayuda grande para poder dar una imagen muy bonita y muy florida de las calles. Gracias a esta campaña ponemos flores no solo en Broto sino en los pueblos del municipio. Esta es una ayuda importante porque de otra manera el coste sería muy grande”.

El Vivero Provincial trabaja durante todo el año para ofrecer en perfecto estado las plantas y árboles a las entidades locales que lo solicitan. El proceso va desde que se planta la semilla o el esqueje, hasta que las entidades locales pasan a recoger la planta.

Para el alcalde de Sallent de Gállego, Jesús Gericó, “es muy bueno contar con este vivero y con precios asequibles. Además, contribuye no solo a poner bonitos los pueblos sino también, en nuestro caso, a que los vecinos puedan adquirir flores por la voluntad”. Sallent ha comprado ahora unas 7.000 flores que ha plantado en espacios comunes de la localidad y en Lanuza y Formigal, y más de mil las ofrece a los vecinos. “Lo que se recauda se destina al AMPA del colegio para hacer actividades”, comenta.

El alcalde de Igriés, José María Navarro, está contento con el servicio. “No somos grandes usuarios porque los pedidos que hacemos son pequeños, tenemos muchas zonas verdes, pero con mucho césped, pero todos los años esperamos que llegue la convocatoria para pedir las plantas, la relación calidad precio es buena, es un buen servicio”, comenta.

Los técnicos del Vivero Provincial se encargan también de asesorar a los ayuntamientos que así lo soliciten, recomendando diferentes tipos de plantas o árboles en función de cada lugar.

Armando Sanjuán alcalde de Lalueza, ve muy positiva la labor social que hace este vivero “porque allí trabajan personas vulnerables. Ahí se hace un trabajo social muy importante y eso es fundamental, esa labor es importantísima y estamos encantados”. Destaca la facilidad “que nos dan para adquirir tanto plantas en otoño como en esta campaña. Yo soy alcalde de Lalueza, San Lorenzo y Marcén, y en los tres ponemos flores. Además, hacemos que colaboren las asociaciones y los colegios con plantaciones en zona forestal”.

Cristina Juárez, alcaldesa de Laluenga, explica que compran muchas más plantas de las que pueden necesitar para uso público, porque también las reparten a los vecinos. “Primero se les avisa para que pasen a recogerlas, y luego, las planta el aguacil por el pueblo. Hace dos años para Navidad cogimos abetos, este es un buen servicio. Además, es importante la labor social que realiza este vivero”.

Los árboles y los arbustos son los protagonistas de la campaña de invierno, que se inicia en octubre, mientras que las flores de temporada lo son de la que ya ha comenzado este mes.

Roque Vicente, diputado que preside la Comisión de Desarrollo y Sostenibilidad, destaca este servicio para los municipios, “de otra manera sería más complicado”. “Desde la Diputación percibimos que desde los pueblos cada vez hay más sensibilidad por el cuidado de las zonas verdes, y eso nos obliga a poner los recursos necesarios para que esas demandas que tenemos tanto en la campaña de flor como en la de árboles y arbustos, podamos atenderlas. El vivero viene a cumplir lo que es el espíritu y la vocación de la Diputación Provincial: seguir apoyando y ayudando a los municipios y a las necesidades que puedan tener”, indica.

Roque Vicente incide en que este vivero cumple varios objetivos: “la labor que se presta a los ayuntamientos y la labor social, esta, gracias al acuerdo que tenemos con Arcadia, en el cual sus chicos realizan un trabajo de apoyo a los empleados que tenemos. En definitiva, todos salimos ganando con este servicio que cada vez es más demandado”. 

Etiquetas