Comarcas

Testigos cuestionan que el joven asesinado en Broto fuera un maltratador

Familiares de la víctima y personas con las que se relacionó han comparecido en la segunda sesión del juicio contra Daniela V.

Los padres del joven asesinado hablan con su abogado, este martes a las puertas de la Audiencia Provincial.
Los padres del joven asesinado hablan con su abogado, este martes a las puertas de la Audiencia Provincial.
Javier Navarro

Los testigos que han declaro este martes ante el jurado encargado de enjuiciar a la joven acusada del presunto asesinato de su exnovio en la localidad de Broto han rechazado que tuviera un carácter agresivo y violento que pudiera identificarle como un maltratador.

En la segunda jornada del juicio que se sigue por estos hechos en la Audiencia de Huesca contra Daniela V.G., tanto la familia de la víctima como las personas con las que se relacionó en Broto han afirmado que la víctima era una persona “tranquila y trabajadora”, y que era la acusada quien le acosaba para tratar de reanudar las relaciones.

Daniela V.G., que se enfrenta a peticiones de condena de 20 a 25 años de prisión, aseguró el lunes al tribunal del jurado que fue “infiel” a su exnovio con otra persona, y que era él quien le perseguía y acosaba de forma violenta cuando le decía que quería abandonarle.

En contra del perfil de la víctima dado por la procesada, la madre del joven ha explicado que su hijo había tomado la decisión de no reanudar la relación tras averiguar que la procesada no había dejado de verse con otro hombre, y que le había dicho antes de producirse los hechos, el 14 de febrero que 2020, que “siguiera su camino, que él seguiría el suyo”.

Durante el interrogatorio, la testigo se ha dirigido a la acusada para reprocharle que hubiera “arruinado” la vida de su familia e instarle a “tomar conciencia” de lo ocurrido, momento en el que el magistrado presidente le interrumpió para pedirle que se limitara a contestar las preguntas de las partes.

Tanto la madre del acusado como su padre, que ayudaron unos meses antes a su hijo a llevar el bar que regentaba en Broto, han asegurado que era la acusada quien hostigaba de forma continua al joven para que reanudara las relaciones, y que era ella quien lo maltrataba.

Un vecino de Broto que mantuvo una relación de amistad con la víctima ha explicado que éste era “tranquilo y trabajador, una buena persona”, y que le confesó antes de ocurrir el presunto asesinato que aunque había tomado la decisión de “pasar página” para seguir su propia vida, “Daniela le iba detrás”.

Ha relatado que un día antes del crimen, el joven con quien la acusada había iniciado una nueva relación volvió a pasar en coche, como solía hacer de forma continua, frente a la puerta del bar en “una actitud chulesca y macarrilla”, lo que provocó un enfrentamiento entre ambos.

Otro joven que trabajó con él unos meses antes ha contado al jurado que la procesada llamaba de forma continua a su expareja, en una actitud que, a su juicio, “parecía más obsesión que amor”, y que él le había recomendado que la dejara porque “se veía que no era una relación sana”.

“No sé qué hacer con ella, ni cómo acabar”, ha subrayado este testigo, para quien el joven asesinado se encontraba en esos momentos “no enamorado sino atascado, como si no supiera salir de esa relación”.

El juicio se reanudará este jueves con los testimonios de los testigos de la defensa de la procesada, que solicita aplicar una eximente por miedo insuperable a su cliente para solicitar la absolución, y las distintas pruebas periciales llevadas a cabo 

"Correr"

 Otros dos testigos, vecinos de Broto, han explicado que la tarde del crimen vieron “correr y mirar hacia atrás” a Daniela en dirección contraria al apartamento donde vivía la víctima y donde fue encontrado después su cuerpo con cuatro heridas de arma blanca en el pecho. Uno de ellos ha añadido que el joven asesinado había logrado integrarse en Broto por su comportamiento, “y eso es muy difícil de conseguir en un pueblo pequeño, y lo digo por experiencia”, ha espetado. 

Etiquetas