Comarcas

sector primario

Uaga estima una reducción del 25% de la cosecha de cereal

La organización atribuye esta disminución a las altas temperaturas del pasado mes de mayo

La organización agraria informa de que las expectativas de cara a la cosecha de cereal de invierno.
La organización agraria informa de que las expectativas de cara a la cosecha de cereal de invierno.
Uaga

La Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón (Uaga-Coag) calcula una reducción del 25% de la producción de la cosechas de cereal como consecuencia de las altas temperaturas registradas el pasado mes de mayo.

En comunicado de prensa, la organización agraria informa de que las expectativas de cara a la cosecha de cereal de invierno de cebada, trigo duro, trigo blando, triticale, centeno y avena, entre otros, que acaba de empezar son un poco mejores que lo que se esperaba.

Hay mucha preocupación e incertidumbre por ver cómo van a responder las diferentes variedades de cereales a las altas temperaturas que se vienen registrando desde el 19 de mayo”, explican desde Uaga.

El calor tan intenso y tan prolongado en el tiempo ha provocado el “asurado” del grano, es decir, éste no se ha desarrollado adecuadamente y no ha alcanzado el peso específico deseable. “Este factor es una de las razones por las que la cosecha esperada a principios de mayo se ha reducido en torno a un 25%”.

Según Uaga, “la cebada no se ha visto tan afectada por el calor pero el trigo sí que ha sufrido mucho en las zonas tempranas y va a sufrir también en las tardías” En estos momentos, se está llenando el grano, está al 30%, y con estas temperaturas corre el riesgo de no completarse el grano”.

Las altas temperaturas también son la razón por la que que se aprecia mucha irregularidad en la producción, siendo en la franja oriental del territorio con las comarcas de La Litera y Bajo Cinca, Sobrarbe y Jacetania donde se espera mala cosecha.

La organización agraria indica que el otro gran problema al que se enfrentan los agricultores de cereal de invierno año tras año es la pérdida de cosecha a causa de los daños producidos por los conejos.

Por otro lado, Uaga explica que el mercado del cereal “está en una situación de incertidumbre total”. Antes de que estallase la guerra en Ucrania, “el mercado de las materias primas había experimentado un alza en los precios nunca antes vivido”, recuerdan.

“Coincidiendo con la campaña de siembra, en octubre del 2021, el incremento del gasóleo, fertilizantes y semillas fue brutal. Pero esa subida coincidió también con el incremento en los precios del trigo, que se situó en niveles desconocidos”. Según Uaga, este balance es el que puede permitir a los agricultores recuperar la inversión en la siembra. En ese sentido, Uaga confía en que los precios se mantengan.  

Etiquetas