Comarcas

DISPOSITIVO ESPECIAL

Aragón triplica recursos para afrontar una campaña incendios de "alto riesgo"

Hasta el 15 de mayo se han producido 85 fuegos en la provincia de Huesca, 231 en todo Aragón, los más destacados en Zaidín y Fanlo

El Operativo de Extinción y Prevención de Incendios Forestales en Aragón empieza el próximo 16 de junio su periodo de máxima activación.
El Operativo de Extinción y Prevención de Incendios Forestales en Aragón empieza el próximo 16 de junio su periodo de máxima activación.
Gobierno de Aragón

El Operativo de Prevención y Extinción de Incendios Forestales del Gobierno de Aragón (Infoar) comenzará el 16 de junio y prolongará hasta el 15 de septiembre la campaña de máxima activación, con un presupuesto de 34 millones de euros, 3 más que el año pasado. Lo han presentado en rueda de prensa el director general de Medio Natural y Gestión Forestal, Diego Bayona, y el jefe de servicio de Gestión de los Incendios Forestales y Coordinación, Jorge Crespo.

La campaña contará con 62 brigadas terrestres y 8 helitransportadas; 39 vehículos autobomba, 80 puestos fijos de vigilancia, 330 Agentes para la Protección de la Naturaleza y 55 técnicos de la dirección general, entre otros.

El nuevo modelo de Operativo Infoar, presentado por la Dirección General de Medio Natural y Gestión Forestal, incluirá más formación, así como mejoras laborales y materiales, como 50 nuevos vehículos 'pick up' y un puesto de mando portátil, para lo que se invertirá un presupuesto de 20 millones de euros en los próximos meses.

Las brigadas helitransportadas cuentan con 6 helicópteros ligeros y 2 medios, para el transporte de personal y el lanzamiento de agua; todos ellos y el resto de medios aéreos que participan en la extinción dirigidos por el helicóptero de coordinación aérea.

Además, Aragón cuenta con un parque de 39 autobombas forestales de 3.500 litros de capacidad y maquinaria tipo "bulldozer" que apoyan las labores de extinción en tierra. Desde los puestos fijos de vigilancia, situados en puntos clave del territorio, los vigilantes, desde torres, casetas u otros emplazamientos --en un total de 80 ubicaciones--, dan aviso inmediato de cualquier posible inicio de incendio forestal.

Estos avisos, y cualquier otro que la ciudadanía realice a través del 112, es recibido en los Centros Provinciales de Operaciones, las denominadas "emisoras de incendios" desde donde se realiza el despacho de medios y la gestión de la emergencia junto con el Centro Regional de Operaciones. La dirección técnica de los incendios recae en personal funcionarios, APN en un primer ataque, y técnicos desplazados al Puesto de Mando Avanzado en caso de ataque ampliado, para los incendios de mayor complejidad.

"El presupuesto triplica el asignado en 2014 -11 millones-, inversión que obligó a recortar drásticamente el tiempo de contratación del personal", ha recordado. Este año, los recursos con los que cuenta el operativo son 62 brigadas terrestres y 8 helitransportadas, 39 vehículos autobomba, 80 puestos fijos de vigilancia, 330 Agentes para la Protección de la Naturaleza y 55 técnicos de la Dirección General, entre otros.

El director general ha agradecido el "gran trabajo" del personal del operativo durante la época estival, "cuando las condiciones en el monte se hacen más duras", y ha anunciado que este 2022 "se alcanzará el objetivo de mantener al personal contratado durante 11 meses".  

Nuevo modelo

Asimismo, Bayona ha aprovechado para hablar del nuevo modelo Infoar presentado por su Dirección General la semana pasada. Según ha apuntado, será "técnica y económicamente viable" y ha recordado que se apoya en tres aspectos fundamentales.

Ha señalado que "se avanza en la especialización del personal, imprescindible para afrontar los retos en el actual contexto de cambio climático, que serán cada vez más habituales", haciendo notar que mejorarán la estabilidad y condiciones laborales de los bomberos forestales, "con turnos de trabajo más adecuados" y el sistema estará operativo los 365 días del año.

Se basa en tres pilares. El primero, la formación del personal, con particular atención a la especialización de los directores de extinción en los nuevos retos con incendios cada vez más grandes y habituales a causa del cambio climático. El segundo, la adaptación y mejora de los horarios y los turnos del personal, lo que permitirá mejorar las condiciones de estos trabajadores para intervenir en incendios.

"Este planteamiento, reflejado en el nuevo modelo, tendrá que ser implementado por la empresa Sarga previa negociación con los representantes de los trabajadores", ha explicado Diego Bayona.

El tercer pilar del nuevo modelo se apoya en la mejora de medios para Infoar, que incluye nuevos vehículos, aplicaciones informáticas, comunicaciones y centros de trabajo, para los que el Gobierno de Aragón ha puesto en marcha un presupuesto extraordinario de otros 20 millones de euros adicionales.

Como ha remarcado el director general, "el nuevo modelo ya está sobre la mesa, presenta un operativo viable tanto técnica como económicamente, pero requiere de la voluntad de todas las partes implicadas para ponerlo en marcha y me consta que será así".

En referencia a las inversiones planteadas, Bayona ha explicado que "todas ellas cuentan con respaldo presupuestario y están iniciadas en una u otra fase, por lo que esperamos que en un plazo de dos años estén todas finalizadas".

"El nuevo modelo ya está sobre la mesa, presenta un operativo viable tanto técnica como económicamente, pero requiere de la voluntad de todas las partes implicadas para ponerlo en marcha y me consta que será así".  

Balance

El jefe de servicio de Gestión de los Incendios Forestales y Coordinación, Jorge Crespo, ha comentado que desde el inicio del año hasta el 15 de mayo se han producido 213 incendios forestales, por encima de la media histórica -190-, y por provincias han sido 85 en Huesca, 98 en Zaragoza y 30 en Teruel, afectando a una superficie de 254,86 hectáreas, por debajo de la media histórica, el 76,5 por ciento conatos de menos de una hectárea, y solo un 5,6 por ciento ha superado las 5 hectáreas, siendo los más destacados los de Zaidín y Fanlo (Huesca). El mes de marzo, lluvioso, ha experimentado un descenso del número de incendios.

"El abandono de los usos tradicionales en el monte y el cambio climático nos conducen a un escenario que nos obliga a estar más preparados para este tipo de siniestros. Por otro lado, el déficit de precipitaciones y las altas temperaturas registradas durante lo que llevamos de año en casi todo Aragón, especialmente en este mes de mayo y comienzos del presente junio, hacen que se afronte el inicio de la campaña de máxima activación con un estado hídrico de los combustibles vivos peor de lo previsto", ha explicado Jorge Crespo.

Según han explicado durante la rueda de prensa, esto se puede traducir en que se pueden esperar "condiciones de propagación más favorables a los esperable en esta época del año".

La evolución de las temperaturas en las próximas semanas y la ausencia o no de lluvias serán determinantes en un inicio del período de alto riesgo a priori, peor que el de un año medio". En todo caso, ha añadido, "el riesgo meteorológico vendrá, como cada verano, determinado por la frecuencia e intensidad de las posibles olas de calor, la fuerza de las rachas de viento y la precipitación estival que pueda recogerse.

Crespo ha comentado que el Gobierno de Aragón ha puesto en marcha la campaña 'Ayúdanos. El fuego no perdona', con más de 800 actividades de sensibilización en colegios y zonas rurales en las que participan los colectivos que operan en el medio natural. Ha llamado la atención sobre las negligencias y los accidentes, causa de algunos incendios y ha destacado que agricultores y ganaderos están cada vez más sensibilizados.

Etiquetas