Comarcas

INTERVENCIONES EN LA MONTAÑA

Rescatadas 18 personas en doce operaciones de salvamento en el Pirineo

La actuación más complicada se desarrolló en la cara norte del Pico Cordiers donde el derrumbe de una roca lesionó a un montañero

Agentes de la Guardia Civil en el rescate de la tarde del sábado en el Barranco de Triste.
Agentes de la Guardia Civil en el rescate de la tarde del sábado en el Barranco de Triste.
Guardia Civil

Especialistas de la Guardia Civil han rescatado entre las jornadas del viernes y el sábado, en doce intervenciones, a 18 personas que sufrieron lesiones o afecciones diversas mientras realizaban actividades deportivas de senderismo, montañismo o descenso deportivo de cañones en el Pirineo y en los barrancos de la Sierra de Guara, en la provincia de Huesca.

Según informa el Instituto Armado, los miembros del equipo de rescate del Cuerpo auxiliaron y evacuaron a lo largo de la jornada del viernes a 4 senderistas accidentados en distintas zonas del Pirineo, a 3 montañeros con lesiones y a 5 barranquistas, cuatro de ellos desorientados y cansados.

Durante la jornada del sábado fueron evacuados dos barranquistas y un bañista que se golpeó en una roca al saltar a una poza del barranco de Triste, en las Peñas de Riglos.

La intervención más complicada se desarrolló en la cara norte del Pico Cordiers, en el término municipal de Benasque, donde el derrumbe de una roca lesionó a un montañero de 23 años que realizaba una travesía en compañía de otros dos jóvenes, todos de la ciudad de Huesca.

El herido fue evacuado en el helicóptero del Cuerpo para recibir asistencia sanitaria y posteriormente trasladados sus compañeros en el mismo medio aéreo hasta el helipuerto de Benasque.  

Jornada del viernes

El primer aviso se recibió a las 21:45 horas del jueves, 23 de junio, informando de que un varón de 60 años y vecino de Sevilla había sufrido una caída en la zona del Cañón de Añísclo mientras realizaba senderismo y podía sufrir una luxación de hombro, pero había conseguido llegar al refugio de Font Blanca, en el término municipal de Fanlo.

A las 07:50 horas del viernes se procedió a su traslado en un helicóptero de la Unidad Aérea de Huesca hasta el Hospital San Jorge de Huesca junto con su acompañante, según han indicado desde la Benemérita.

Un nuevo aviso, a las 08:15 horas, indicaba que un senderista, un varón de 58 años y nacionalidad belga, se encontraba en el Refugio de Goriz, en Fanlo, y tenía un fuerte dolor de espalda y pierna. Tras la valoración médica, es trasladado en helicóptero hasta la Pradera de Ordesa y desde allí, en ambulancia hasta un centro sanitario.

Después, a las 13:30 horas se alerta a la Guardia Civil de que un senderista que se encontraban en el fondo del Valle de la Ripera, en Panticosa, había perdido el equilibrio y que podría tratarse de un ictus. Hasta allí, se desplazaron, en vehículo oficial GREIM de Panticosa, el helicóptero de Huesca y un médico del 061. Se traslada al hombre, un madrileño de 79 años, al Hospital de San Jorge.  

En torno a las 15:45 horas, se alerta de una montañera holandesa de 51 años, que caminaba con su marido en inmediaciones del Refugio de Bachimaña, en Panticosa, no podía continuar al haber sufrido una caída y golpearse en el hombro, la espalda y en una rodilla. Tras recibir asistencia médica ambos continuaron por sus propios medios.

Asimismo, a las 16:15 horas, los agentes atendieron a una barranquista, de 62 años y vecina de Barcelona, que se había accidentado en las Pasarelas de Alquézar y presentaba un posible esguince de tobillo. Tras localizar el lugar con las coordenadas facilitadas por ella, le trasladaron a la localidad.

Cuatro vecinos de Valencia, tres de ellos de 26 años y otro de 33, avisaron a las 1:.20 horas de que se encontraban desorientados y cansados, mientras realizaban el Barranco Lumus, en Alquézar. Hasta allí se dirigieron por una pista en vehículo oficial 4x4 de especialistas de Greim Huesca, que tras localizar a los barranquistas, los trasladaron hasta su vehículo particular.

Hacia el final de la tarde, a las 19:06 horas, se recibe una nueva llamada desde el refugio de la Renclusa, en Benasque, informando que un montañero, de 51 años y vecino de la Comarca del Alto Gállego, había llegado al refugio se encuentra muy alterado y habla de forma incoherente tras haber abortado la ascensión del Pico Aneto. Se procedió a su evacuación hasta la localidad de Foradada del Toscar, desde allí, una ambulancia le trasladó al Hospital de Barbastro.

El último aviso del viernes se produjo a las 20:30 horas, cuando una vecina de Mataró (Barcelona), de 53 años, que se encontraba con su hija en el Ibón de Catieras, en Panticosa, había sufrido una torcedura de tobillo que le imposibilitaba continuar. Una ambulancia la llevó hasta el Hospital de Jaca.  

Rescates del sábado

El sábado, 25 de junio, la Guardia Civil atendió el primer aviso a las 12:10 horas, que indicaba que una barranquista, de 47 años, procedente de la Comarca de Alcoy (Alicante), se había caído en el Barranco de Eriste, el tramo IV, término municipal de Benasque, y presentaba un fuerte dolor en la pierna izquierda que le impedía continuar. Los medios desplazados hasta allí procedieron a inmovilizar su pierna y evacuarla. Finalmente, la llevaron al Hospital de Barbastro.

Poco después, a las 12:20 horas, se rescató a un hombre de 58 años, residente en Vitoria (Álava), que había sufrido una caída contra una roca y se había golpeado en la espalda, en el inicio del Barranco de los Oscuros de Balced, en Adahuesca. Estaba acompañado por un guía. Se le evacuó al Hospital San Jorge de Huesca.

Por otra parte, a las 13:30 horas se ha conocido un derrumbe de roca en la cara norte del Pico Cordiers, en Benasque, como resultado de este un montañero ha sufrido un golpe en la cabeza y ha sido atendido por el Greim de Benasque y el helicóptero de la Unidad Aérea con base en Benasque, que al llegar al lugar observaron que el grupo estaba formado por tres montañeros.

El montañero que había sufrido un golpe en la cabeza presentaba una herida superficial sangrante y otra de menor tamaño en la cabeza, aunque estaba consciente. También tenía una herida abrasiva en mano derecha. Por ello, se procedió a su evacuación hasta el Refugio de la Renclusa, para la correspondiente exploración y limpieza de las heridas.

Otro de los integrantes del grupo se había golpeado con una piedra en el pie. Los accidentados son tres varones vecinos de Huesca, uno de 24 años, que es trasladado en ambulancia al Hospital de Barbastro, otro de 23 años, que es trasladado por sus familiares al hospital de Barbastro, y el último de 23 que ha resultado ileso.

El último aviso del fin de semana se produjo a las 18:30 horas, cuando un bañista de 38 años y vecino de Zaragoza, tras sufrir una caída contra una roca en las pozas del barranco de Triste, en Las Peñas de Riglos, fue atendido con contusiones en la muñeca. Los medios que desplazados hasta el lugar, le inmovilizaron con una férula la muñeca izquierda. Una ambulancia le trasladó al Hospital San Jorge.

Etiquetas