Comarcas

RESCATES EN MONTAÑA

La Guardia Civil auxilia a 16 personas en el Pirineo durante este fin de semana

Los equipos de montaña han realizado 14 operaciones de rescate con 12 heridos, 3 ilesos y una persona con síntomas de agotamiento 

Rescate de un senderista con síntomas de agotamiento en la Faja de las Flores, en Ordesa.
Rescate de un senderista con síntomas de agotamiento en la Faja de las Flores, en Ordesa.
GUARDIA CIVIL

Los equipos de montaña de la Guardia Civil han vuelto a tener un fin de semana de gran actividad en el Pirineo altoaragonés, donde han intervenido en 14 rescates de montañeros y senderistas, de los que 12 han resultaron heridos, 3 ilesos y uno ha sido auxiliado con síntomas de agotamiento, han informado desde la Oficina Periférica de Comunicación de la Comandancia de la Guardia Civil de Huesca.

El sábado fue e l día mayor actividad, con hasta 13 operaciones de auxilio, y este domingo únicamente se ha realizado una en el ibón de Batisielles, a donde pudo llegar, con ayuda de sus compañeros, un montañero navarro de 46 años que había sufrido un posible esguince. Fue auxiliado por efectivos del Greim y el helicóptero de Benasque, junto con la médico del 061, que lo trasladaron hasta Benasque y de allí a un centro de salud.

Así fue el operativo deplegado por la Guardia Civil.

El sábado, los Greim de Boltaña y Panticosa, con médicos del 061 y helicópteros, realizaron, cada uno, cuatro intervenciones.

Los primeros auxiliaron a un senderista de Zaragoza en la Faja de las Flores (en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido) que se encontraba con síntomas de agotamiento, que fue evacuado hasta la pradera de Ordesa desde donde una ambulancia lo llevó al centro de salud de Broto para valoración.

Un barranquista de Navarra, con una posible fractura de tobillo, fue rescatado del barranco del Sorrosal, en el municipio de Broto, y trasladado en ambulancia primero a Broto y posteriormente al Hospital de Jaca.

Asimismo, el Greim de Boltaña recibió una llamada telefónica desde el refugio de Góriz informando que una vecina de Tolosa (Guipúzcoa) de 33 años se había lesionado un tobillo en las inmediaciones del refugio. El mismo dispositivo de rescate que en el anterior la evacuó a la Pradera de Ordesa donde recibió asistencia por parte de la médico del 061 y desde allí se llevó a un centro de salud.

La última operación de rescate fue las inmediaciones de la Cola de Caballo ( Parque Nacional de Ordesa) donde una vecina de Vizcaya de 52 años que había sufrido una lesión de tobillo fue evacuada hasta Torla y de allí a un centro de salud.

Los efectivos del Greim de Panticosa auxiliaron a una vecina de Zaragoza de 81 años que cuando se encontraba realizando senderismo en la zona de El Salto (Sallent de Gallego) se había caído y tenía un fuerte dolor en el brazo. Fue evacuada en vehículo hasta Panticosa y de allí a un centro de salud.

Al segundo aviso acudieron con el helicóptero con base en Huesca y un sanitario del 061 para rescatar a una vecina de Zaragoza de 34 años que había sufrido una lesión en el tobillo cuando realizaba un rápel de unos 15 metros en el descenso del Barranco Caldarés. Fue trasladada hasta Panticosa y de allí en UVI móvil al Hospital de Jaca con posible fractura de tobillo. Haciendo exactamente el mismo rápel se lesionó otra mujer, una vecina de Zaragoza de 41 años, que sufrió una posible fractura de tobillo al introducir el pie entre unas piedras, por lo que fue trasladada al Hospital de San Jorge de Huesca.

Y ya a la 19 horas, se informó desde el Refugio de Respomuso de que una mujer que se encontraba realizando la ruta de los Ibones de Arriel había sufrido un tropiezo y se había lesionado el tobillo con un posible esguince. El mismo dispositivo que en el rescate anterior se dirigieron al lugar y localizaron a la herida, una vecina de Madrid de 49 años, que fue trasladada a Panticosa y de allí a un centro médico para valoración de la lesión.

Por su parte, el Greim de Benasque realizó tres intervenciones con médicos del 061.  En primer lugar, auxilió a un vecino de Valencia de 36 años que resbaló en el Glaciar del Aneto cuando intentaba hacer una diagonal para evitar el hielo fósil del glaciar. El deslizamiento le provocó erosiones en las mano y glúteos, así como un posible esguince de tobillo, por lo que fue trasladado hasta Benasque.

Estando en el glaciar los especialistas se percataron de que otras tres personas situadas en una zona más alta se encontraban en una situación comprometida y de difícil salida, por lo que tras la evacuación del anterior accidentado se dirigieron hacia ellos, les ayudaron a salir y los trasladaron hasta el refugio de la Renclusa donde tenían sus pertenencias. Se trata de un vecino de Barcelona de 43 años y dos vecinos de Toledo de 50 y 17 años todos ellos ilesos.

Asimismo, se rescató a un escalador había sufrido un caída en la vía Luz en las Tinieblas, en la cara oeste del Pico Turbón (Torre de la Ribera), que le había provocado un fuerte dolor en la espalda y dificultad para respirar. La primera valoración médica apuntaba a un posible fractura de costillas, por lo que se evacuó hasta la helisuperficie de Benasque donde esperaba el helicóptero del 112 que trasladó al Hospital San Jorge de Huesca.

Y dos fueron las intervenciones del Greim de Jaca. La primera para rescatar a un montañero de 47 años de Sevilla que había sufrido una caída en la Arista de los Murciélagos en el Pico Aspe, y que fue evacuado en helicóptero al Hospital de Jaca con lesión en tobillo y rodilla de una pierna; y la segunda para auxiliar a un hombre francés de 64 que había sufrido una caída en el ascenso del Pico El Monje y se había golpeado la cabeza y una pierna, sufriendo diversas heridas, sin gravedad, por lo que fue evacuado en helicóptero de la Guardia Civil al Hospital de Jaca

Etiquetas