Comarcas

VERANO 2022

Julio deja buenas cifras en ocupación en la provincia de Huesca y el verano hotelero “va cogiendo tono”

Ha regresado el turista internacional, perdido por la pandemia, y también las familias

Ambiente que presentaban ayer las terrazas del centro de la localidad de Jaca.
Ambiente que presentaban ayer las terrazas del centro de la localidad de Jaca.
N. M. S.

La provincia de Huesca ha recibido en esta primera quincena de julio a los turistas más inquietos, que no han esperado para cogerse las vacaciones. La ocupación, tanto hotelera como hostelera, ha sido “buena”, remarcan las Asociaciones, conscientes de que el mes de agosto “es el mes fuerte”. A pesar de ello, las actividades deportivas y culturales tenido una gran afluencia en las ciudades y pueblos del Alto Aragón.

La Comarca del Alto Gallego ofrece una amplia oferta de actividades y recursos que invitan a venir al visitante, aunque en la primera quincena de julio las reservas hoteleras se han hecho esperar. Anabel Costas, empresaria hotelera del Pirineo y vicepresidenta del sector de Hospedaje de la Asociación Provincial de Hostelería y Turismo dijo que “ha sido parecido al 2019, pero no se ha llegado a lo que tuvimos el año pasado. Han disminuido las reservas y han aumentado las cancelaciones, nada que ver con el 2021”.

Argumentó que están “preocupados con el futuro por el tema precios, por la inflación, por la falta de personal cualificado, y sanitariamente estamos viendo también que nos lo tenemos que tomar en serio porque esto de la covid va despacio”.

Además incidió en que últimamente “el ánimo de las reservas se desinfla, que la gente no lo hace con la misma alegría que el año pasado, aunque sí es cierto, y estamos muy agradecidos, porque lo más positivo es el retorno del cliente internacional ya que su comportamiento es bueno en reservas y consumo”, concluyó.

Días de campamentos

En el caso de la Jacetania, “hasta ahora ha habido una ocupación media y este fin de semana se comienza a notar una mayor afluencia”, como explicó el presidente de la Asociación Turística del Valle del Aragón (ATVA), Luis Terrén, agregando que “ha habido mucho campamento y han estado llenos, pero en hoteles y segundas residencias ahora está subiendo la ocupación, como pasa otros años, que empieza a despuntar después de San Fermín”.

Los agentes del sector turístico en Jaca, Canfranc Estación o Villanúa, municipio del que es alcalde, afrontan el verano con optimismo, porque “hemos tenido un mes de junio más fuerte que otros años” y “ahora, en julio, va a continuar aumentando la afluencia hasta finales de mes y en agosto, llegando a alcanzar el 100% de ocupación durante las semanas más potentes”, siguiendo lo que viene siendo la tónica de los últimos ejercicios.

Por su parte, Ribagorza ha empezado el mes de julio con mucha presencia de visitantes, manteniéndose en cifras similares al pasado año en este periodo. Los turistas se han acercado atraídos por los eventos que acogen las diferentes localidades este mes y se espera que se incrementen a medida que avance el verano.

“Después de un mes de junio muy bueno, sobre todo los fines de semana, el mes de julio también se está comportando en el Valle de Benasque, con cifras parecidas al año pasado”, apuntó el presidente de la Asociación Turística y Empresarial Valle de Benasque, José María Ciria.

Eventos como el ajedrez o los congresos de físicos del Centro de Ciencias Pedro Pascual de Benasque están atrayendo a muchos visitantes, si bien la repercusión en la zona está siendo algo menor de la prevista. “Hay mucha gente, pero se está notando una contención o desaceleración en el gasto”, comentó Ciria, quien espera que el volumen de visitantes siga aumentado.

Las altas temperaturas favorecen la presencia de visitantes en el Valle de Benasque y hacen que, en la parte baja de la Comarca, se disparen las demandas de zonas de baño, como confirmaron desde la Oficina de Turismo de Graus, donde las cifras en esta primera quincena son similares a 2021, unas 800 personas atendidas, aunque con aumento del turismo extranjero respecto al mismo periodo del año anterior. Principalmente, se trata en la parte baja de un turismo familiar que se aloja principalmente en los campings y las viviendas de turismo rural son en estancias de una semana. Por procedencia en la parte baja, los mayoritarios son catalanes, aragoneses y madrileños.

En el caso de la comarca del Somontano, la presidenta de la Asociación de Empresarios de Guara, remarcó que “se ha notado el aumento el último fin de semana”, pero realmente la afluencia importante se da en el mes de agosto.

Paz Agraz, gerente de la Asociación Empresarial y Turística del Sobrarbe, aseguró que la temporada ha empezado “bien” y que el “crecimiento se ha visto desde primavera”. La afluencia de turistas se estima similar a la de años anteriores con un cambio en el perfil del visitante. El Sobrarbe recupera al turista que regresa desde Francia, Bélgica, Holanda, Alemania e Inglaterra.

Por el contrario, se prevé que la “afluencia masiva de turistas nacionales” a raíz de las restricciones de la pandemia, se atenúe. Una convergencia de situaciones que mantiene los datos de turismo estables.

La ocupación hotelera se estima en un “60 % o 65 % en junio”, y rozando el 100% en el punto álgido entre finales de julio y principios de agosto.

Etiquetas