Comarcas

medio ambiente

La CHE estudia la fauna piscícola en los lagos de alta montaña

Han concluído en que la trucha podría desaparecer de los lagos de los Pirineos

Muestreo realizado desde una barca.
Muestreo realizado desde una barca.
CHE

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) inició el año pasado los trabajos de campo para el que es el primer estudio que analiza la presencia de la fauna piscícola en lagos de alta montaña en el Pirineo aragonés. Se trata de una forma de trabajo pionera ya que, hasta ahora, estos estudios solo se habían realizado en ríos y embalses.

El objetivo del proyecto fue dilucidar el estado ecológico de estas masas de agua mediante el análisis de la abundancia, composición y estructura de la fauna.

El estudio partió de la premisa de que los peces llegaron hace tiempo a estos lagos por mediación del hombre y que ello supuso la modificación de los ecosistemas.

Los lagos de montaña sujetos al estudio fueron el Ibón de Estanés, el Ibón de Sabocos, el Lago de Urdiceto e Ibón del Cao, el Ibón Grande de Batisielles e Ibón de Bagüeña y el Estany Gran de Anglios.

Se extrajo que, aunque con diferencias, las únicas especies de peces presentes en estas masas de agua eran la trucha y el piscardo. En esta línea, una de las principales conclusiones fue que la trucha sigue siendo la especie mayoritaria en estos siete lagos, pero que existe una tendencia a la reducción de ejemplares cuanto mayor es la presencia del piscardo que, en detrimento, se considera una especie en expansión.

Cabe destacar, que incluso se valora que la tendencia negativa de la trucha signifique su desaparición en los lagos pirenaicos oscenses.

Este proyecto responde al eje 1 de acción de la CHE (son cuatro) que busca incorporar las mejoras técnicas y las últimas investigaciones en la gestión de la demarcación hidrográfica del Ebro y facilitar su difusión a toda la ciudadanía.

Etiquetas