Comarcas

Recursos hídricos

“El nivel freático baja y afecta a todos manantiales por la sequía”

Algunos pueblos comienzan a tener problemas con el agua de boca y buscan alternativas para garantizar el suministro

Ante la gravedad de la situación, en localidades de la Ribagorza se están trasladando cubas para paliar la escasez.
Ante la gravedad de la situación, en localidades de la Ribagorza se están trasladando cubas para paliar la escasez.
Elena Fortuño

En Ribagorza, al igual que en el resto de la provincia, se observa con preocupación la escasez de agua en algunos municipios, sobre todo, por las fechas tan tempranas que coinciden con el momento de mayor presión turística en el territorio. Hasta el momento, los núcleos de Aguinaliu, en Graus; Betesa, en Arén; Piedrafita, en Bisaurri; Buira en Bonansa; y Buyelgas en San Feliu de Veri están teniendo que ser abastecidos con cubas de agua por parte de la Diputación de Huesca, mientras los Consistorios estudian soluciones.

En Aguinaliu, se cuenta con dos captaciones, una para la parte alta del pueblo y otra para la de abajo y “es la parte de arriba la que se ha secado”, precisó la alcaldesa de Graus, Gema Betorz, quien ha confirmado que se están trasladando cubas para paliar la escasez. Mientras tanto, el Ayuntamiento estudia una alternativa. “Se ha encontrado otra posible captación y se está estudiando su viabilidad, tanto en cuanto a calidad del agua como a la traída y bombeo”, ha precisado la edil.

Betesa, en el municipio de Arén, es otro de los núcleos afectados por la falta de agua en la comarca de Ribagorza. Allí también están llegando los bomberos de la DPH para paliar la sequía, no sin dificultades porque el depósito está en una zona de acceso complicado. El alcalde de Arén, Miguel Gracia, también aludió a las opciones que baraja el Consistorio. “Se está trabajando en las conexiones para traer agua de otro manantial del territorio cuanto antes”, ha dicho, preocupado por la situación generada por la falta de precipitaciones.

Turismo rural

En Piedrafita de Bisaurri vive una familia y, además, regenta un restaurante y un establecimiento de turismo rural, por lo que la falta de agua resulta acuciante estos días.

“Se están llevando cubas desde esta semana a Piedrafita de Bisauri y no se ha dejado que se vaciara el depósito”, ha asegurado la alcaldesa de Bisaurri, María Pilar Saludes, mientras lamenta que las soluciones lleven su tiempo. “Hay posibilidad de otra captación -ha agregado-, pero no es inmediato” “Teníamos otra pendiente prevista, pero la fuente también se ha secado este verano. Con la sequía, el nivel freático baja y afecta a todos los manantiales”,  ha indicado.

Un poco a 180 metros

La solución que han hallado en Campodarbe (Boltaña) ha sido realizar una perforación a 180 metros para suplir la falta de agua. Tras un estudio prospectivo, un geólogo advirtió la posibilidad de encontrar caudal en la zona. No es un remedio nuevo, ya que hace unos años se tomó la misma determinación en Morillo de Sampietro.

“Los manantiales son cambiantes, tanto en invierno como en verano, y en los pueblos buscamos soluciones”, sostiene el alcalde del municipio, José María Giménez, cuyos vecinos han requerido la asistencia de los bomberos hasta en cuatro ocasiones la semana pasada pero, a día de hoy, tras haber puesto la bomba el lunes, “ya tenemos la asistencia de agua asegurada en el pueblo”, apunta el alcalde.

En el caso de Espierba (Bielsa) están tranquilos, por el momento. Durante dos días, han llegado camiones cuba para llenar el depósito, además de la disposición de una autobomba para el suministro. Agua de boca ha faltado, pero las lluvias han dado un respiro y esperan no tener que solicitar suministro por parte de los bomberos.

Al mismo tiempo, el alcalde, Miguel Noguero, incide en que la masa forestal de los montes “cada vez necesita más agua para vivir”. Unido a la sequía y a la mala utilización del agua, “el problema no consigue atajarse”, lamenta.  

Etiquetas