Comarcas

INCENDIO

El incendio de Isábena está estabilizado, pero pendientes del viento

La carretera A-1605 se reabre al tráfico con un paso regulado por semáforos

Retenes de bomberos trabajan en la extinción del incendio en Isábena durante el día de ayer.
Retenes de bomberos trabajan en la extinción del incendio en Isábena durante el día de ayer.
S.E

El incendio de Isábena, declarado el pasado sábado, se ha dado este lunes por estabilizado, aunque todavía se está pendiente de su evolución debido al viento, según informó el Gobierno de Aragón. Las llamas, que comenzaron la noche del 13 de agosto, han afectado a una superficie entre las 40 y 50 hectáreas. Por la noche, únicamente se quedó un camión nodriza y una autobomba con efectivos del Speis trabajando en el operativo de extinción

En la zona han trabajado durante todo el día tres cuadrillas terrestres, dos autobombas, tres cuadrillas helitransportadas, un director de Extinción, tres APN y un Gadex del Gobierno de Aragón; así como una autobomba de la Diputación de Huesca, medios aéreos del Ministerio y efectivos de la Generalitat de Cataluña.

A las 16:00 horas de la tarde, se ha reabierto parcialmente la carretera afectada (A-1605). Se proporcionó un paso alternativo regulado con semáforos, ya que el día anterior, con la reavivación del fuego, se tomó la decisión de proceder al corte del tráfico, desde el kilómetro 19 en Lascuarre al 26, en Roda de Isábena en ambos sentidos, motivados por el humo y el polvo que dificultaban la circulación.

El viento

Las fuertes rachas de viento provocaron que el fuego se reactivase el domingo a las 14:00 horas. En concreto había dos frentes abiertos de unos 50 metros, uno en cada esquina de la masa forestal del kilómetro 19 perteneciente a la carretera A-1605. A lo largo de la tarde, estos frentes se unificaron formando una hilera de fuego que ha provocado la calcinación de casi 50 hectáreas.

“Ayer se levantó un aire de muerto y unas ventoleras impresionantes que reavivaron las llamas.Ese fue el factor clave, porque durante toda la tarde no ha habido nada de aire y se ha conseguido controlar”, incidió el alcalde de Isábena, Joaquín Montanuy.

Otra de las problemáticas se han dado en las chocas de los árboles, ya que, “aunque detengas el fuego”, apuntó el alcalde, “las chocas siguen con brasa”. “Si no sopla el aire, poco a poco se van extinguiendo, pero si se levantan fuertes rachas de viento, el incendio vuelve a reavivarse con gran virulencia”, completa.

Por ello, Montanuy remarca que ha sido una jornada “muy intensa” de trabajo por parte de los retenes, a los que dan las gracias por el esfuerzo realizado.

“Los vecinos ahora están más tranquilos porque no estamos acostumbrados a ver a los bomberos y los camiones ocupando el pueblo”, remarcó el alcalde del municipio, Joaquín Montanuy, que agradece que ninguna población se haya visto afectada por las llamas.

Las más cercanas eran dos casas en la Colomina, que estaban a una distancia de tres kilómetros. Además, en sus proximidades había una huerta y Roda de Isábena, cercana a los seis kilómetros de las llamas. “Por el otro lado teníamos el río, así que estábamos tranquilos, pero ha sido un susto muy grande porque es una montaña de sensaciones en la que al principio piensas que se ha extinguido y, sin embargo, deben seguir trabajando los equipos de Protección Civil”, informó el alcalde

Una colilla

Las tormentas generadas durante la madrugada del sábado parecían ser las causantes del incendio y fue la primera hipótesis del Gobierno aragonés, pero las llamas prendieron en la cuneta de la carretera, que discurre por el valle del Isábena y conecta Graus con Bonansa, cerca del kilometro 21.

Esto abre la posibilidad de que fuera por una colilla arrojada desde un coche y descarta la vía del rayo, ya que no había tormenta eléctrica en la zona cuando se comenzó a propagar el incendio. Según la directora general de Interior, Carmen Sánchez, las condiciones meteorológicas de la noche del domingo al lunes, cuando se preveía una bajada de temperaturas y que amainara el viento, favorecían la extinción.  

Etiquetas