Comarcas

situación hídrica

Las reservas de los embalses del Ebro decrecen hasta el 39,5 %

La margen izquierda de la cuenca está en “situación de sequía prolongada”

Las reservas en el embalse de Vadiello son menores esta semana.
Las reservas en el embalse de Vadiello son menores esta semana.
Pablo Segura

La situación de falta de precipitaciones y de sequía arrastrada este verano con un fuerte componente de evapotranspiración del agua por las altas temperaturas reduce las reservas hídricas de los embalses del Ebro que siguen a la baja y ya se sitúan al 39,5 por ciento esta semana, al almacenar 3.130 hectómetros cúbicos.

Según Mario Carreras, jefe de recursos de Explotación de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), estas reservas son “un 14 por ciento inferiores a los valores promedio”.

Su distribución es desigual en función de las márgenes de la cuenca. Según Carreras, “la margen izquierda se encuentra en situación de sequía prolongada prácticamente en su totalidad ” y en el caso de la margen derecha “la situación es de normalidad” en su mayor parte.

Para el jefe de recursos de Explotación del organismo de cuenca, el estado de sequía prolongada “refleja la falta de precipitaciones y aportaciones durante el último trimestre en comparación con los valores promedio”.

En cuanto a los índices de escasez de la margen izquierda del Ebro, “podemos ver que el grado de deterioro de las reservas es mayor a medida que nos vamos desplazando a la zona más oriental de forma que las cuencas que “se encuentran en peor estado corresponden al río Aragón, donde las reservas del embalse de Yesa se sitúan tan solo con 75 hectómetros cúbicos, que supone un 20 por ciento de su capacidad; la cuenca del río Segre donde el sumatorio de las reservas de los embalses de Oliana y Rialb no llega a los 60 hectómetros cúbicos y la parte baja del Ebro, con el embalse de Mequinenza”, actualmente al 37,8 por ciento de su capacidad. Ese estado de sequía es extrapolable, según Carreras, “a las cuencas de los ríos Gállego y Cinca, con los embalses de Búbal, Lanuza así como El Grado y Mediano, con unos volúmenes muy reducidos o muy bajos que prácticamente llegan a los volúmenes de embalse muerto”.

El estado de prealerta por la falta de agua se sitúa en los embalses de la cabecera del río Ebro y el Noguera Ribagorzana. “Tanto el embalse del Ebro en la cuenca de cabecera, como los de Canelles y Santa Ana en el Noguera Ribagorzana han sufrido una merma importante de sus reservas durante los últimos meses”, comentó. Y se refirió a que la situación es de “normalidad en la cuenca del Ésera así como en toda la margen derecha”.

Esther Ruiz, jefa del Servicio del Sistema Automático de Información Hidrológica (Saih) del organismo de cuenca también ha hecho referencia a la situación de sequía de los últimos meses. Ha calificado que el río Aragón “se encuentra en situación de emergencia por tercer mes consecutivo. Puso como ejemplo que “el embalse de Yesa se encuentra al 17 por ciento de su capacidad, con 75 hectómetros cúbicos, estableciendo el final de la campaña de riego cuando se llegue al umbral de 50 hectómetros cúbicos”. Con este volumen, matizó, “se aseguraría el abastecimiento a las poblaciones en los próximos meses”.

Vadiello está por debajo de los tres hectómetros cúbicos. Unas reservas, matiza Ruiz, “que garantizarían el abastecimiento de Huesca al menos hasta finales del mes de octubre”.

Detalle de las reservas

La situación de las reservas hídricas en la actualidad, casi al 40 por ciento, dista de los datos del año pasado cuando la media de los embalses se situaba al 53 por ciento por estas fechas y el promedio de los últimos cinco años, con 4.398 hectómetros cúbicos y el 56 por ciento de la capacidad.

Además las reservas actuales se sitúan también por debajo del mínimo de los últimos cinco años con 3.598 hectómetros cúbicos que suponían el 45 por ciento.

En cuanto a los embalses de la provincia que presentan un mayor déficit hídrico destacan el de Mediano, en la cuenca del río Cinca, al 12,9 por ciento.

En la cuenca del río Gállego, los embalses de Búbal y Lanuza están al 19,2 y 6,9 por ciento de su capacidad respectivamente. El embalse de La Sotonera se encuentra al 42 por ciento, con un volumen de 80 hectómetros cúbicos.

También es reseñable la situación de Vadiello, con las reservas al 18,4 por ciento; Yesa, al 16,6 mientras que el de Montearagón está al 11,6 por ciento, Canelles, al 30 por ciento y Santa Ana, al 42.

La provincia, en alerta por lluvias y tormentas

La provincia de Huesca se encuentra en alerta por lluvias y tormentas, en nivel de riesgo amarillo durante todo este martes.

Según ha informado la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), en el Pirineo oscense esperan precipitaciones acumuladas de hasta 40 litros por metro cuadrado en doce horas. Además existe la posibilidad que se produzcan tormentas que lleven granizo y fuertes rachas de viento, con mayor intensidad desde las 15 horas hasta final del día.

En el caso del sur de Huesca, se esperan precipitaciones acumuladas en una hora de hasta 15 litros por metro cuadrado con la posibilidad de que estén acompañadas de tormentas de granizo y rachas fuertes de viento, con mayor intensidad desde las 15 horas hasta final del día.

Además, la Aemet ha advertido de la posibilidad de que se registren precipitaciones acumuladas de hasta 15 litros por metro cuadrado en una hora en cualquier punto de la provincia.

Las previsiones anuncian para hoy chubascos y tormentas generalizadas durante la jornada, que podrán ser localmente fuertes o dejar granizo. Además se espera que en algunos puntos del Pirineo sean persistentes. las temperaturas experimentarán un descenso generalizado, localmente notable en el caso de las máximas.

Para el miércoles, se esperan chubascos ocasionalmente acompañados de tormenta al principio de la jornada y que podrán ser localmente fuertes. Estas precipitaciones remitirán durante la mañana. La Aemet anuncia para el jueves y el viernes precipitaciones en la divisoria del Pirineo.

Etiquetas