Comarcas

INFRAESTRUCTURAS

Empiezan los desvíos para avanzar en las obras de la A-22

El lunes se estrenó un paso elevado y este miércoles otra zona en el enlace de Loporzano

De espaldas al pueblo de Siétamo, el paso elevado que se puso el lunes en servicio.
De espaldas al pueblo de Siétamo, el paso elevado que se puso el lunes en servicio.
Verónica Lacasa.

El avance de las obras del tramo de la autovía A-22 entre Huesca y Siétamo ha obligado ya a los primeros desvíos para continuar los trabajos para el nuevo trazado. Hoy, se pone en servicio una nueva calzada en el enlace de Loporzano, para desviar el tráfico de la N-240 y dejar la vía liberada para realizar las tareas de construcción.

Será el segundo desvío habilitado en apenas dos días pero, al mismo tiempo, los primeros desde que comenzaron estas obras, que se prolongarán hasta 2024. Entonces, finalizará toda la autovía entre la capital oscense y Lérida.

Los conductores que han circulado desde el lunes por la N-240 se han dado cuenta de que han estrenado un paso elevado, bajo el que pasará la futuro autovía. De este modo, se ha liberado de tráfico un tramo de la nacional para poder continuar con la obra.

En sentido Huesca, cuando se deja la autovía que finaliza en Siétamo se continúa por las dos rotondas de enlace con la N-240 cerca de Siétamo y, a continuación, se atraviesa la nueva estructura que formará parte de la reposición de la N-240. En este tramo, una vez acabada la autovía, la nacional se mantendrá en todo su recorrido para dar servicio al entorno.

Al mismo tiempo, en el enlace de Loporzano se apreciaba ayer la conexión de la N-240 en uso con un tramo nuevo de calzada, por donde hoy discurrirá el tráfico para dejar expedita la vía y que puedan intervenir las máquinas en esta zona

Etiquetas