Comarcas

tráfico

El radar del Estrecho Quinto, en desuso por las obras de la autovía

El dispositivo acumulaba 5.600 sanciones por exceso de velocidad en lo que llevamos de 2022

Estado del radar del Estrecho Quinto, tras desviarse el tráfico.
Estado del radar del Estrecho Quinto, tras desviarse el tráfico.
Pablo Segura

El radar situado en el Estrecho Quinto, en el kilómetro 202 de la carretera N-240, uno de lo más sancionadores de todo el país, ha dejado de tener la funcionalidad desde que se modificara el trazado de la carretera la semana pasada con motivo de los obras de construcción de la A-22 en el tramo que resta por finalizar entre Huesca y Siétamo.

En declaraciones a este periódico, la jefa provincial de Tráfico, Margarita Padial, recordó que su instalación en este punto de la carretera nacional respondía a disminuir el número de accidentes graves que se producían en este punto negro en siniestralidad viaria. En lo que llevamos de 2022 este radar “acumula 5.600 denuncias por exceso de velocidad”. Por este motivo, la Dirección General de Tráfico (DGT) tiene previsto desactivarlo para trasladarlo a otro punto carretero para evitar siniestros. “Dependiendo de cómo quede el tramo de la carretera o lo mantendremos o lo colocaremos en otro sitio para evitar que se produzcan más siniestros”, comentó Padial.

Este radar limita la velocidad a su paso por este punto carretero a los 70 kilómetros por hora, y en determinados momentos ha llegado a restringido la velocidad a 60 kilómetros por hora.

Además, el periodo del día en el que este radar ha registrado un mayor número de denuncias por exceso de velocidad se sitúa entre las 8 y 16 horas, lo que determina que “es uno de los más sancionadores de la provincia”. De hecho, las sanciones que más ha impuesto corresponden al hecho “de superar en 20 kilómetros por hora la velocidad máxima permitida”, matizó la jefa provincial de Tráfico quien resaltó que gracias a su implantación “no se han producido siniestros graves ni con fallecidos”. Antes de implantarse “hubo años hasta con 20 accidentes y heridos graves por ese punto”.

Al ir el trazado de la autovía por este punto este radar va a perder utilidad y habrá que quitarlo para evitar que las obras rompan la fibra y dañen todo el cableado”, indicó la responsable provincial de Tráfico quien recordó que el radar acumula datos de sanciones por exceso de velocidad desde 2006.

En cualquier caso, Padial indicó que tiene previsto reunirse con el director del Centro de Gestión Tráfico Pirineos-Valle del Ebro para tomar una decisión sobre el radar del Estrecho Quinto, que sigue activo pese a que las obras de la autovía han derivado la circulación.

El radar del Estrecho Quinto, en la N-240, ocupó el puesto 26 en el ranquin de los que más denuncias registraban en junio del 2021, fue el cuarto que más multas generó en España en 2018 y registró 33.834 denuncias en 2017.

También hay otros dos radares cerca de la rotonda de Tierz, que la DGT valorará su mantenimiento o traslado una vez finalicen las obras de la A-22 entre Siétamo y Huesca y quede la antigua carretera nacional como vía de servicio.

Etiquetas