Comarcas

FAUNA SALVAJE

La población de quebrantahuesos asciende a 500 ejemplares en 2022

La provincia es la que más parejas reproductoras alberga de toda España, alcanzando actualmente 85

Un quebrantahuesos sobrevuela una zona de los Pirineos altoaragoneses.
Un quebrantahuesos sobrevuela una zona de los Pirineos altoaragoneses.
FCQ

Las montañas de los Pirineos parecieron ser el último reducto de la especie del quebrantahuesos cuando en los años 70 estuvo al borde de la extinción. Ahora, copan los cielos de las comarcas altoaragonesas, siendo el Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara, el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y el Parque Natural de los Valles Occidentales las zonas de mayor densidad de parejas reproductoras. Concretamente 85, de las cuales un tercio están compuestas por tríos poligámicos, aumentando sus efectivos en las últimas dos décadas y dando lugar a una cantidad total de 500 ejemplares.

Desde la puesta en marcha del Plan de Recuperación, que se aprobó en el año 1994, prácticamente se ha duplicado la población”, señala Juan Antonio Gil, socio fundador de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ). Además, destaca que ha ido creciendo anualmente a un ritmo del 3 %, siendo en los años 1990 y 2000 su progresión más significativa. “Estamos en disposición de recuperar la especie más allá del Pirineo”, sentencia.

Durante la temporada 2021-2022, nacieron de manera natural 40 pollos de quebrantahuesos en el Pirineo y Prepirineo aragonés, de estos murieron 19 y volaron 21. Sin embargo, este año se ha detectado una alta mortandad de pollos de edad avanzada (más de 40 días) algo que no es muy habitual. Se desconocen las razones exactas de este hecho y desde la FCQ lo achacan a las elevadas temperaturas registradas o la posibilidad de alguna enfermedad en la especie.

“Este patrón de mortandad podría responder a la gripe aviar. Ha habido casos en otros lugares como Andalucía, Navarra e incluso en Francia. Aquí no ha habido muestras detectadas que lo certifiquen, pero podría estar ocurriendo”, advierte Gil acerca de una de las hipótesis.

Recuperación progresiva

Con todo, el quebrantahuesos es de las pocas especies en el territorio altoragonés que ha tenido una recuperación progresiva, a diferencia de la alondra ricotí o el oso pardo, “que no tiene plan de recuperación y legalmente debería tenerlo hace 25 años”, apuntan desde la FCQ.

A pesar de ello, el quebrantahuesos continúa en peligro de extinción, motivo por el cual el Plan de Recuperación sigue activo con alimentación suplementaria, seguimiento de la especie y rescate de puestas para salvar embriones. Todo para poder recuperar las poblaciones en las regiones montañosas donde estuvo presente. “Habría que intentar recuperarla donde históricamente estuvo y desapareció por persecución humana”, concluye Juan Antonio Gil.

Etiquetas