Comarcas

EDITORIAL

Aragón, tan lejos y tan cerca

Por
  • Nicolas Rebière
OPINIÓNACTUALIZADA 10/11/2022 A LAS 05:00
Pico de la Gran Facha, frontera entre Francia y España.
Pico de la Gran Facha, frontera entre Francia y España.
S.E.

ES UN país aparte, el otro país de los Pirineos: durante siglos Aragón ha tejido vínculos con Béarn. Esta buena relación se inició en el siglo XVIII con el Tratado de Vesiau o Tratado del puerto de Astún. Los firmantes fueron las poblaciones de Urdós, Cette-Eygun y Etsaut por un lado y Jaca por el otro. Fue un acuerdo para regular las normas de pastoreo en Astún. Pero los vínculos son mucho más antiguos, y hay que mencionar aquí el papel de Gastón IV de Béarn, que a finales del siglo XI y XII participó en la reconquista de Aragón, y sentó las bases de una sólida amistad entre el vizcondado y el reino español.

Por desgracia, estos lazos parecen haberse debilitado hasta el punto de que muchos bearneses están más acostumbrados a visitar San Sebastián cuando cruzan la frontera para pasar un fin de semana, en lugar de Jaca o Huesca, que bien merecen una visita.

Es como si los Pirineos hubieran pasado de ser un vínculo natural a convertirse en una barrera. Es por ello, y para reforzar estos vínculos que nos parecen naturales, que hemos decidido lanzar este nuevo suplemento único y transfronterizo. Del oso al pastoreo, de la línea Pau-Canfranc al cambio climático que afecta a nuestras montañas, los temas comunes abundan en nuestras respectivas redacciones.

Es en torno a las soluciones del turismo sostenible, que la redacción de Pyrénées Presse por un lado, y del grupo HENNEO por otro, han decidido trabajar. Para resaltar los ejemplos de ambos lados de la frontera y esbozar, quizás, un futuro más común entre dos territorios que tienen tanto que compartir. 

Nicolas Rebière. Director Editorial de La République des Pyrénées y L'Eclair.

Etiquetas