Comarcas

TURISMO SOSTENIBLE EN UN PIRINEO SIN FRONTERA

Esquí de travesía: El deporte del mañana

El cierre de los remontes durante la crisis sanitaria en Francia ha convertido al esquí de travesía en el deporte rey de invierno

Un esquiador en plena actividad.
Un esquiador en plena actividad.
Laurence Fleury.

Para ir a las pistas este invierno, seguramente deberá pagar más por su pase de esquí. Porque para pagar sus facturas de la luz, las estaciones de esquí no tienen más remedio que aumentar sus tarifas. Pero a una disciplina esta situación le vino bien: el esquí de travesía, que lleva dos años siendo muy popular en los Pirineos franceses. Podemos ver un rejuvenecimiento de la práctica. Hoy en día, muchos jóvenes entre 18 y 25 años se han aficionado a este deporte.

El esquí de travesía consiste en subir las pistas con la fuerza de las piernas, con los esquís en los pies equipados con pieles de foca para no resbalar. ¡Horas de esfuerzo por el placer de un descenso, sólo uno, pero que se puede disfrutar al máximo! Y sobre todo, la sensación de intensa libertad en el corazón de la montaña, lejos de la multitud. Es la alternancia entre largos momentos de esfuerzo en la subida y el placer de deslizarse.

Eso siempre que tenga fuerzas en las piernas para descender fuera de pista, a veces con nieve primavera, a veces dura, con costra, húmeda, granulada, embarrada o incluso helada… ¡Pero a veces también ideal para esquiar! Y cuando lo hace, entonces el placer de marcar la capa de nieve inmaculada vale todo el duro esfuerzo para llegar allí.

Respetuoso con el medio

¿Esta disciplina es ecológica y sostenible? Solo se requiere la energía física del senderista para alcanzar las cumbres. Pero no todo el mundo tiene la suerte de vivir al pie de las montañas. “Con el gasóleo a dos euros el litro, habrá que acostumbrarse a compartir sistemáticamente el coche, con tres o cuatro personas por automóvil, asegura Jean-Paul Labiste, gerente de la tienda “Alpy’Rando” especializada en material de montaña en Pau.

Quizá habría que reconsiderar la proporción de 1,5 horas de conducción por 500 metros de desnivel en el esquí de travesía. Sobre todo porque, aunque se amortiza rápidamente al no tener que pagar forfait, comprar el material que para el esquí alpino resulta más caro. Cuente de 900 a 1500 euros para el pack: esquís-botas-fijaciones-pieles de foca. A esto, se debe añadir el equipo de seguridad DVA (detector de víctimas de avalanchas). El precio comienza en los 300 euros”.

Inmersión en la montaña

No obstante, el esquí de travesía es la mejor manera de sumergirse en las montañas. Una inmersión en la belleza de los paisajes es necesaria, incluso indispensable para el equilibrio psicológico de algunos. “¡El clima provoca tanta ansiedad que la gente necesita tomar aire fresco! Sea cual sea el precio, no renunciarán a esta bocanada de oxígeno”, continúa Jean-Paul Labiste.

Sin embargo, para no “consumir” la montaña, lo ideal sería tomarse su tiempo en el lugar y quedarse varios días. “Para sumergirte ahí arriba, tienes que contar con los medios, aunque sea abriendo los refugios de febrero a abril, ¡y seguro que la gente sube! Dice Florian Lahargue, guía de alta montaña y miembro de la oficina de guías de Pau, que tiene previsto ofrecer recorridos de esquí de 2 a 5 días siempre que sea posible.

Y continúa: “¿Por qué no crear pistas dedicadas al senderismo en la estación? Porque no todo el mundo tiene la experiencia necesaria para ir solo a la montaña en invierno. Este tipo de camino marcado puede despertar vocaciones para luego intentar ir más allá. Solo faltaría encontrar el modelo económico para que las estaciones ganen dinero con ello.

El esquí de travesía parece responder a la necesidad de reconectar con la naturaleza respetando el medio ambiente, pero hay que apostar porque la actividad sea 100% sostenible. 

Los fabricantes se esfuerzan por seguir el ritmo

La popularidad por el esquí de travesía ha alcanzado nuevas cotas: un aumento del 20 % en el volumen de ventas cada año durante los últimos dos años en Francia, en comparación con un aumento del 7 al 8 % anual durante los últimos 10 años. 

Los fabricantes, bajo presión, se enfrentan a una escasez de suministro de material y luchan por satisfacer la demanda. Las tiendas están esperando ser aprovisionadas para la próxima temporada. El mercado de segunda mano no es muy activo, la gente prefiere quedarse con su equipo por si las estaciones cierran de nuevo.

Etiquetas