Comarcas

OJO AVIZOR

Ramón Colom: “Es importante la accesibilidad de los pequeños municipios”

El ingeniero jefe de Obras Públicas de la DPH conoce como la palma de su mano los 1.500 kilómetros de carreteras que gestiona la Diputación.

Ramón Colom, en Barbenuta, en el término municipal de Biescas.
Ramón Colom, en Barbenuta, en el término municipal de Biescas.
JAVIER BLASCO

"Llevo toda una vida como jefe de carreteras. Empecé en la Diputación Provincial de Huesca el 1 de marzo de 1982". Tras más de cuatro décadas, Ramón Colom es todo un experto en la importancia de brindar la mayor seguridad posible en las calzadas así como en ofrecer unas buenas comunicaciones en el medio rural para luchar contra la despoblación. Este ingeniero jefe de Obras Públicas de la Diputación Provincial de Huesca, nacido en Tamarite de Litera en 1955, gestiona 1.500 kilómetros de carreteras, de los que 500 son de red propia y otros 1.000, proceden de los municipios y están sometidos a encomienda de gestión para la conservación y mejora de los mismos. 

¿Qué valoración hace de las carreteras que gestiona la DPH?

-Tenemos un sistema ramificado cuyos accesos son fundamentalmente fondo de saco, esto es, que parten de carreteras de rango superior y dan acceso y acaban en el núcleo de población al que se llega. Hay excepciones de calzadas que enlazan valles como la que va por ejemplo desde Campo hasta Serraduy y une los valles del Ésera y el Isábena. 

¿Qué es lo más importante que se ha hecho en el último año?

-En enero de 2021 sufrimos la borrasca Filomena y hubo bastantes carreteras cuyos asfaltos quedaron muy dañados. Hemos tenido que invertir 8,5 millones de euros en su reposición. Ahora estamos terminando de ejecutarlo, esperando que el veranillo de San Martín nos lo permita. 

Cada año ensanchamos y mejoramos las antiguas vías

Una labor fundamental atañe a los pequeños municipios. 

-Los 500 kilómetros de red propia de la DPH se construyeron en el primer tercio del siglo pasado, entre los años 20 y 30, lo que se llamaban entonces los caminos vecinales. Esos kilómetros los hemos ido reformando, modernizando… Aparte, desde la Diputación se dieron cuenta de que había cosas que no tenían sentido. Por ejemplo, que se llegara a Arascués a través de una carretera propiedad de la DPH mientras que un poco más arriba a Bentué de Rasal se accediera por la carretera municipal, porque prácticamente la funcionalidad es la misma, con dos pequeños núcleos de población. Por ese motivo, se lanzó un programa de adquisición del compromiso de conservación y mejora de las carreteras que cumplieran determinados parámetros, entre ellos que tuviesen más de cinco habitantes. Ahora han cambiado un poco las circunstancias, con pueblos que ahora sí que tienen más de cinco habitantes, estando en proceso la actualización de las carreteras en encomienda.

Ahora los técnicos nos formamos más

¿En qué consiste la modernización de las carreteras?

-La mayor parte de las vías de hace 30 años tenían una anchura de 3 metros y medio o 4 como mucho. Todos los años parte de nuestro programa de conservación ha incluido tramos de ensanche y mejora. Por ejemplo, cerca de Huesca el acceso a Tierz y recientemente el acceso de Tierz a Bellestar del Flumen ha quedado ya en más de seis metros cuando antes tenía escasamente cuatro.

Y eso afecta a la seguridad...

-Por supuesto. Se han mejorado también los radios de curvatura de las curvas para tener velocidades de operación mucho mayores que antes. La Dirección General de Tráfico hace estadísticas de los accidentes y nos suele reportar las incidencias e incluso aportar sugerencias para mejorar determinados puntos.

¿Tienen alguna prioridad? 

Continuar con la conexión desde el eje del Cinca en la zona de Aínsa y Abizanda, y tenemos ya ensanchada desde la carretera de Aínsa, del Gobierno de Aragón, de unos tres kilómetros hasta Jabierre de Olson. Además, está adjudicada por un importe de un millón y pico otro tramo más. El objetivo es llegar a la zona entre Arcusa y Almazorre. Y con eso se desenclavan un poquitín los núcleos de esa zona y aparte estaremos generando un excelente acceso norte al Parque de Guara a través de Las Bellostas. Y todo esto se va haciendo de anualidad en anualidad. Pasito a pasito lo vamos consiguiendo. Existe un amplio abanico de actuaciones de acondicionamientos, con ensanches y mejoras en proceso. Enumerarlos se saldría del cuadro.

Un buen sistema de accesos ayuda a luchar contra la despoblación rural

¿Cómo le gustaría titular esta entrevista?

- El mundo local del pequeño municipio no está abandonado con respecto a su sistema de accesibilidad. Periódicamente disponemos de un proyecto de conservación de accesos en el cual invertimos un millón y pico cada año. Esto da mucho juego para pequeñas reparaciones y no dejamos desatendidos a los pueblos. Aunque este programa no signifique mejoras de anchuras, por lo menos sirve para mantener los pavimentos, el sistema de drenaje... conservarlo en condiciones.

Durante su carrera profesional, ¿qué es lo que ha cambiado?

- Para empezar, nuestra mentalidad. Nos hemos preocupado en formarnos, asistimos periódicamente a congresos para intercambiar opiniones y conocer otras situaciones. Existe además una comisión permanente de gestores de caracteres locales y ahí estamos representados más de 15 Diputaciones. 

¿Y qué transformaciones hay respecto a la sociedad?

-Desgraciadamente el mundo rural se va despoblando. Son necesarias unas buenas comunicaciones para luchar contra ello y que resulte sencillo ir a la capital de comarca a recibir asistencia sanitaria o educativa -los dos motivos más habituales de desplazamientos-, así como para ir a comprar lo básico o en busca de actividades de ocio. 

Etiquetas