Comarcas

DÍA DEL ORGULLO RURAL

Vivir y regresar al mundo rural, un anhelo de muchos altoaragoneses

Saúl Gracia lleva 20 años trabajando las tierras que heredó de su padre en Robres, aunque no lo hace durante todo el tiempo que él desearía

Saúl quiere mantener vivas sus tierras siempre que pueda y seguir reforzando sus raíces con Robres.
Saúl quiere mantener vivas sus tierras siempre que pueda y seguir reforzando sus raíces con Robres.
S. E.

Para muchas personas, el medio rural es un principio fundamental y claramente relacionado con su pasado. Es el caso de Saúl Gracia, quien heredó las tierras de su padre en Robres y que, a pesar de no poder vivir constantemente en su pueblo, mantiene intactas sus raíces hacia su tierra. Actualmente trabaja como responsable de ventas de una empresa americana dedicada a la fundición de aluminio para piezas de coche por todo Europa, pero mantiene la esperanza de poder vivir de la agricultura siempre y cuando pueda.

Empadronado en Robres desde siempre, es el presidente de la Comunidad de Regantes Collarada desde hace 10 años, algo que refleja su compromiso y orgullo por el medio rural. “Me gusta la vida en el pueblo y su gente, que te ayuda siempre que puede”, reivindica a la par que expresa que “hay que mantener el medio rural, que es lo que muchas veces nos da de comer”. Y es que cada fin de semana que puede, Saúl no desaprovecha la oportunidad de visitar su pueblo y sus tierras, trabajadas con cereales de secano y de regadío. “Cuando tu familia ha tenido tierras y ganado, al final le coges cariño. Además, mantengo muchos amigos y conocidos en el pueblo que me ayudan, y es un bien que se mantengan las tierras porque significa dar trabajo a otros, asentar población y mover la economía”, refleja. Así lo lleva demostrando desde el 2002, año en el que comenzó a trabajar dichas tierras con el claro objetivo de mantenerlas hasta el final de sus días: “No quiero dejar las tierras bajo ningún concepto porque me encanta la agricultura. Cuando llega la época de siembra y cosecha es algo que disfruto mucho”.

En definitiva, vivir lejos de tu hogar no significa haberlo olvidado. Casos como el de Saúl son numerosos, hay quienes desearían regresar al lugar donde crecieron para seguir viviendo por y para el medio rural.

“Yo quiero vivir aquí cuando me jubile. Hay que apostar por la agricultura y, sobre todo, por nuestro medio rural para depender de nosotros mismos”.

Etiquetas