Comarcas

TRANSPORTES

Aragón impulsa Canfranc en su apuesta logística a la “vanguardia europea”

La DGA presenta en Madrid el proyecto de reapertura a pocas semanas del estreno del hotel

El consejero José Luis Soro explica a la periodista Miriam Sánchez los avances en la reapertura de la línea del Canfranc.
El consejero José Luis Soro explica a la periodista Miriam Sánchez los avances en la reapertura de la línea del Canfranc.
Enrique Cidoncha

La reapertura de la línea internacional de Canfranc es “clave” en la apuesta logística de Aragón, que busca con el proyecto situarse a la “vanguardia europea”. Es el mensaje que este miércoles trasladó en Madrid el Gobierno autonómico a las autoridades, administraciones y empresas que asistieron al acto de presentación de una obra “histórica” y con una alta carga “sentimental”, según sus responsables. El consejero de Vertebración del Territorio de la DGA, José Luis Soro, destacó los avances del lado español, que inaugurará el nuevo hotel en pocas semanas mientras continúa con la transformación de las vías, y anunció que ultima con Francia la captación de más fondos de la UE.

Cincuenta y dos años después del cierre de la línea del Canfranc, la reapertura ferroviaria por el Pirineo central inicia su cuenta atrás. Y aunque “todavía queda mucho por hacer”, como reconoció Soro, los pasos dados, en especial en el lado español, comienzan a dar sus frutos. El más inmediato será la inauguración del nuevo Royal Hideaway Hotel en lo que fue la antigua estación. Será el único de categoría 5 estrellas Gran Lujo de Aragón y según su directora, María Bellosta, tendrá la capacidad de “emocionar al viajero” y de “contribuir al desarrollo de la zona”.

El establecimiento, no obstante, es solo una de las cuatro partes de la intervención ejecutada por la UTE formada por Acciona y Avintia en la explanada más reconocible de la localidad oscense. El proyecto ha permitido, además, ejecutar una nueva estación, reconfigurar el haz de vías y abrir un gran parque público.

Mientras, ADIF continúa con la transformación de la línea ferroviaria entre Huesca y Canfranc. Los trabajos, que han obligado a interrumpir la circulación, permitirán adaptar el ancho de vía al transporte europeo. El tramo entre Plasencia del Monte y Ayerbe se reabrirá, tras dos leves retrasos y una inversión de 19,1 millones de euros, el próximo 24 de diciembre, según el organismo estatal.

A continuación las máquinas se trasladarán al tramo Jaca-Canfranc, que cuenta con un presupuesto de 26,6 millones de euros, y al de Ayerbe-Caldearenas, donde se invertirán otros 30,9 millones.

“Soy honesto, va a costar”

No obstante, el ritmo de los trabajos al sur de los Pirineos no es el mismo que al norte. El consejero Soro apuntó en el acto, celebrado en el Hotel Barceló Imagine, que en todo aquello que dependía exclusivamente de la Comunidad “se ha avanzado mucho”. Pero pese a reconocer la “voluntad política” de todos los implicados (España, Francia, Aragón y Nueva Aquitania), admitió que 2025, fecha inicialmente fijada, no será el año de la reapertura. Entre otros motivos, porque “la realidad” del país vecino “es diferente”.

“En España nunca han dejado de circular los trenes, y en Francia pararon en 1970”, relató el consejero, que estuvo acompañado por Carmelo Bosque, director general de Urbanismo de la DGA y Javier Albisu, gerente de Suelo y Vivienda. “En el lado francés quedan 30 kilómetros pendientes, los más complicados de la línea, y hay tramos que no existen, habrá que hacerlos de cero”, recordó.

Además, lamentó que Francia plantea una tramitación administrativa de las obras “más larga y compleja” que en España. Por ello, no será 2025, pero “Aragón trabajará para que sea lo antes posible”, apostó. Para ello será fundamental el apoyo de la Unión Europa. Tras el impulso económico que llegó de Bruselas en 2016 (7,3 millones) y en 2019 (2,7 millones), Soro desveló ayer que la DGA y el Gobierno español trabajan con Francia para presentar varios proyectos vinculados a la reapertura de la línea.

Será en la convocatoria de 2022 del Mecanismo Conectar Europa, cuyo plazo de presentación expira en enero. Pese a la premura de los tiempos, fuentes del Ejecutivo autonómico explicaron que todavía se tienen que definir los proyectos, pero avanzaron que la financiación permitiría impulsar las obras a ambos lados de la frontera.

En este sentido, Soro subrayó que la clave para convencer a Europa, y por tanto de la viabilidad de la reapertura, ha sido siempre el enfoque logístico. “Claro que es importante transportar viajeros, pero lo que justifica el proyecto son las mercancías”, indicó. A su juicio, “Canfranc es clave en la apuesta logística aragonesa” para vertebrar no solo España y Francia, sino todo el continente, reivindicó.

Etiquetas