Comarcas

TURISMO

El sector hostelero cierra una Navidad con altibajos en la ocupación

Tras una buena afluencia en torno a Nochevieja, hubo cancelaciones para Reyes

Niebla en un regreso escalonado en las carreteras
Niebla en un regreso escalonado en las carreteras
Pablo Segura

Los hosteleros de la provincia están satisfechos “de recuperar la actividad normalizada y volver a trabajar en plenitud de condiciones, sin olvidar la subida en los gastos”, explica Anabel Costas, responsable del área de alojamientos de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo de Huesca. “Esperaremos a dar datos de ocupación porque queremos analizarlos pasadas estas fechas y ver el cómputo anual. Ya sabemos que no podemos dar grandes números, aunque esperamos estar en la línea de ejercicios anteriores a la pandemia”.

Anabel Costas argumenta que el sector esperaba estas Navidades “con mucha ilusión y muchas expectativas porque la Navidad siempre es una temporada clave en la facturación de los negocios, y más para un territorio como el Pirineo que vive de las actividades de montaña”.

Comenta que la Navidad se divide en dos partes, Nochevieja y Reyes. “De la primera está todo el mundo muy satisfecho, y como las condiciones meteorológicas no han sido muy favorables para estas fechas, hemos visto que, para la segunda parte, Reyes, la gente ha cancelado más, ha habido menos reservas que para la última semana del 2022. Podemos decir que la Nochevieja ha sido satisfactoria, y no tanto la semana de Reyes”.

Apunta que las estaciones de esquí “han hecho un esfuerzo titánico para compensar las pocas precipitaciones de nieve y que el cliente pudiese esquiar en las mejores condiciones en los kilómetros que se ofrecían”.

En el Alto Gállego, Joaquín Rincón, propietario del Hotel y restaurante Viñas de Lárrede, hace un balance “muy positivo de estos días, prácticamente rozando el cien por cien de ocupación en todas las Navidades desde Nochebuena y hasta este fin de semana, unos días estos de Reyes con una ocupación muy alta. Y no solo ha sido el hotel, también en el restaurante hemos trabajado mucho, así que contentos”.

 

En Jacetania, Pedro Marco, administrador de Inturmark, empresa que gestiona el Hotel Oroel y el Gran Hotel en Jaca, dijo que “hubo dos partes diferenciadas”, destacando “la semana de Navidad al 31 de diciembre, que estuvo muy animada, con un fin de año inolvidable”. “Los hoteles han llegado a estar al 80 % y las cenas de Nochevieja, completas”, y “como es habitual, hubo público familiar principalmente”.

 Además, “la segunda residencia respondió mejor que los hoteles”. Sin embargo, “la meteorología ha estado perjudicando las condiciones de la nieve, lo que ha supuesto un importante volumen de cancelaciones, que se han notado la semana de Reyes”, como lamenta, esperando “que el tiempo cambie y permita que la temporada de esquí recupere la ilusión con la que comenzó, puesto que hay un volumen importante de reservas”.

Amparo Lecumberri, directora del Hotel Edelweiss de Candanchú, dijo que “el balance de la Navidad es totalmente positivo, teniendo en cuenta la poca nieve”. “Hubo una primera parte del 26 de diciembre al 2 de enero en la que la ocupación llegó a un 70 % y se pudo esquiar en Astún, que en ese momento reunía buenas condiciones”, declaró.

En cambio, “desde el 2 de enero bajaron las estancias, porque la nieve empezó a escasear y la situación de las pistas no era tan favorable”. “Cuando Astún anunció que solo se podía esquiar en la parte alta, descendieron las reservas y estuvimos entre un 40 % y un 60 %”, continuó la empresaria, deseando “que lleguen las nevadas y la situación mejore”.

En Sobrarbe, se viene notando en los últimos años una mayor presencia de visitantes durante las fechas navideñas, sobre todo en Nochevieja, día que algunos establecimientos estuvieron al completo o rozando el lleno.

Desde el Hotel Sánchez, de Aínsa, explican que tras las celebraciones de Nochebuena y Navidad, la ocupación fue de “casi al cien por cien”, señala Isabel Bergua, que incide en que “llevamos unos años, que en los que en Aínsa se ha notado una subida de turistas” y entiende que esta Navidad esta tendencia se ha visto reforzada por la situación de las estaciones de esquí, con menos nieve de la deseable.

También explica que en Aínsa no todos los hoteles han estado abiertos estos días, pero reitera que la tendencia es que cada vez llega más gente en fechas navideñas.

También el Hotel Barceló Monasterio de Boltaña “completó” la cena de gala de Nochevieja, día en el que la ocupación alcanzó el 80 por ciento, y del 26 de diciembre hasta el 4 de enero la ocupación ha sido “muy buena”, asegura la directora del establecimiento, Ariane Montals. Este pasado fin de semana, al ser el viernes Reyes, hubo “menos gente que otros años”, comenta Montals, quien destaca la tendencia “cada año mayor” a pasar la Nochebuena fuera de casa. “Este año hemos hecho 80 cenas de Nochebuena”, detalla. Del mismo modo, desde el Hotel Boltaña señalaron que sus habitaciones estuvieron al 100 % en Nochevieja.

En Ribagorza, la propietaria del Hotel Aragüells, Pepita Mora, hizo una buena valoración de las vacaciones, teniendo en cuenta las dificultades meteorológicas para las estaciones de esquí. La empresaria benasquesa destacó, como periodo de máxima afluencia, los días entorno a Nochevieja y Año Nuevo y calculó la media de ocupación en su establecimiento en casi un 90 %.

“Lo más fuerte fueron los días 30 y 31 de diciembre y 1, 2 y 3 de enero”, aseguró, refiriéndose a unas jornadas en las que su establecimiento colgó el cartel de “completo”. La afluencia de visitantes había comenzado, sin embargo, del 26 de diciembre en adelante, con una ocupación que fue incrementándose a medida que se acercaba el fin de año. Una vez se alcanzó el zénit, y ya pasados los primeros días de 2023, la ocupación ha ido bajando en la segunda parte de las fiestas, en torno a la festividad de Reyes.

La valoración global de estas fiestas, sin embargo, es positiva, a juicio de Pepita Mora. “Para estar la estación a un 30 ó un 40 %, ha estado muy bien”, consideró, esperanzada con que los inminentes frentes dejen nuevas precipitaciones. “Estamos ilusionados porque está haciendo frío y se puede fabricar nieve y se esperan nevadas. Esta semana que viene empiezan también a venir colegios y, a partir de San Valero y hasta San José, esperamos tener los fines de semana completos y las semanas animadas”, avanzó. l

El fin de las vacaciones de Navidad no se sintió ayer de manera especial en las carreteras de la provincia, donde el tráfico fue fluido y no mucho más abundante que cualquier otro domingo, según señalaron desde el Centro de Control de Tráfico de Zaragoza. No hubo incidentes destacables ni retenciones, y el mayor problema fue la niebla que se registró en carreteras del centro y del sur

Etiquetas