Comarcas

COLABORAN: CAJA RURAL DE ARAGÓN Y DIPUTACIÓN PROVINCIAL DE HUESCA

La provincia pierde casi la mitad de las explotaciones agrícolas en 40 años

#CONTRALADESPOBLACIÓN

Agricultor de la provincia de Huesca trabaja en sus campos de regadío.
Agricultor de la provincia de Huesca trabaja en sus campos de regadío.
D.A.

La fiesta de San Isidro es la fiesta del campo. Con sequía y sin ella, con escasez o abundancia de producción, los labradores y labradoras de la provincia han salido esta semana, como lo hacen cada 15 de mayo, a honrar a su patrón en una jornada eminentemente festiva, que nunca está exenta de reivindicación.

La falta de relevo generacional, la excesiva burocracia, la Política Agraria Común (PAC) o la competencia, que tachan de desleal, fueron blanco de las críticas de un sector, cada vez más amenazado, en el que se han perdido el 44 por ciento de las explotaciones agrícolas en las últimas cuatro décadas.

Según el censo agrario del Instituto Nacional de Estadística (INE), la evolución de explotaciones agrícolas en la provincia evidencia una pérdida drástica del número de negocios, pasando de las 23.425 explotaciones (con tierras y sin tierras) registradas en 1989 a las 13.078 en el último censo, que data de 2020.

En cambio, la superficie agrícola utilizada se ha mantenido prácticamente en los mismos términos. Así, a finales de los ochenta se contabilizaron 687.880 hectáreas y en 2020 fueron 686.232, apenas 1.600 hectáreas menos. Esto vendría a significar que las explotaciones agrícolas actuales son menos numerosas pero abarcan más territorio y producción.

Estadísticas del sector primario.
Estadísticas del sector primario.
Instituto Aragonés de Estadística.

En el conjunto de la comunidad aragonesa, el número de explotaciones agrícolas en 2020 ascendió a un total de 42.038. Por provincias, el 31 por ciento correspondían a Huesca, el 23 por ciento a Teruel y el 46 por ciento en Zaragoza. Por su parte, la superficie media por explotación fue de 53,75 hectáreas, un 17,5 % más que en el censo de la década anterior.

Respecto a la distribución de la ganadería, exceptuando las ovejas, todos los demás sectores (bovino, caprino, porcino y avícola) han aumentado el número de cabezas en los últimos cuarenta años en nuestra provincia. En el caso de las vacas se ha incrementado casi un sesenta por ciento la cabaña, pasando de las 115.367 de 1989 a las 282.769 del año 2020.

Por su parte, el sector caprino ha experimentado un crecimiento de más del veinte por ciento, pasando de las 19.500 cabras aproximadamente de finales de los ochenta a las más de 25.400 del último censo agrario (2020).

En cuanto al porcino, el aumento ha sido superior al sesenta por ciento, pasando de las 735.000 cabezas de cerdo de 1989 a 1,8 millones de 2020. No obstante, hay que señalar que el sector ha registrado una pérdida de producción con respecto a la década anterior, cuando se contabilizaron hasta 2,6 millones de cabezas en el censo agrario de 2009.

En el sector avícola los datos se mantienen en los últimas dos décadas con una pequeña pérdida de cerca de 57.000 aves con respecto a 2009. Así, de las 9.098.000 aves de aquel año se pasaron a las 9.041.156 de 2020.

Frente al crecimiento generalizado de las cabañas de bovino, caprino y porcino, la situación del ovino ha protagonizado una estadística diferente en el Alto Aragón. A finales de los ochenta se contabilizaron unas 660.000 ovejas y diez años después el censo aumentó a 850.000 cabezas (un 22 % más), pero en 2009 hubo una caída de más del treinta por ciento, quedándose reducida la cabaña a 570.458 ovejas. La pérdida de cabezas continuó diez años después, de modo que en el censo agrario de 2020 el sector ovino de la provincia ya no llegaba a las 500.000 cabezas.

Por comarcas y tipología de ganado, La Litera es la que más mercado bovino registró en el censo agrario de 2020 con 472 explotaciones y cerca de 92.500 cabezas, seguido del Bajo Cinca que contabilizó unas 47.400 vacas y la Hoya de Huesca con casi 35.500 reses.

En cuanto a ovino y caprino, la comarca con más cabezas fue Ribagorza con más de 115.000, seguida de Jacetania con más de 111.000 y, algo más abajo, la Hoya con unas 75.400 cabezas seguida de Sobrarbe con 65.500 aproximadamente.

En porcino despuntó la Hoya de Huesca con más de 455.000 cerdos, por delante de las 362.000 de Los Monegros y las casi 357.000 cabezas del Bajo Cinca.

Por último, las comarcas del Bajo Cinca, La Litera y la Hoya son las que más aves de corral tuvieron en 2020, superando cada comarca los dos millones de cabezas.