Comarcas

un verano en los pirineos

Huesca sobre ruedas

El Alto Aragón ofrece a profesionales y aficionados multitud de recorridos para disfrutar en bicicleta de carretera o BTT

El Alto Aragón ofrece a profesionales y aficionados multitud de recorridos para disfrutar en bicicleta de carretera o BTT
El Alto Aragón ofrece a profesionales y aficionados multitud de recorridos para disfrutar en bicicleta de carretera o BTT
Huesca La Magia.

La provincia de Huesca alberga rincones maravillosos, paisajes de belleza inigualable y lugares icónicos en plena naturaleza. También carreteras y caminos cobijados entre montañas, formaciones rocosas o laderas plagadas de vegetación. Todas ellas se pueden recorrer en bicicleta, todo un sueño para los amantes de las dos ruedas.

Ya sea de forma amateur o de competición, Huesca ofrece multitud de trazados que recorrer a lomos de una bicicleta. De carretera o en BTT. No en vano acoge varias de las pruebas cicloturistas más importantes del país, como es el caso de la Quebrantahuesos, cuya pasada edición, hace pocas semanas, atrajo a más de 11.000 ciclistas al Pirineo aragonés.

Ruta en BTT por el valle de Ordesa.
Ruta en BTT por el valle de Ordesa.
Huesca La Magia.

Es sin duda la prueba estrella altoaragonesa, con repercusión nacional e internacional; la participación de grandes estrellas del ciclismo como Miguel Induráin o Haimar Zubeldia; y un impacto económico en la zona de 17 millones de euros. Partiendo desde Sabiñánigo, atraviesa parajes espectaculares como Villanúa o Canfranc para cruzar la frontera con Francia a través del puerto de Somport.

Ya en el país vecino, tuerce por Escot para afrontar la subida a Le Marieblac e iniciar el regreso superado Bielle. Comparte en ese tramo la belleza altoaragonesa, hasta llegar a la subida más dura para los ciclistas: El Portalet. De nuevo en Huesca, desciende a orillas de Formigal o Panticosa, supera el puerto de Hoz de Jaca y regresa a Sabiñánigo dejando atrás las maravillas del valle de Tena.

Pero no es la única prueba de carácter ciclista que brilla en la provincia de Huesca, ni mucho menos. Otra de las favoritas para los amantes de las dos ruedas es la Orbea Monegros, que el pasado mes de abril reunión 8.000 bicicletas en la localidad oscense que da nombre a la competición. La maratón de BTT, que cumple veintidós ediciones, es una de las citas de referencia europea para los aficionados a la bicicleta de montaña.

Con salida y llegada en Sariñena, lo más de 100 kilómetros de recorrido tienen su punto estrella en Villanueva de Sijena, donde comienza una subida vertiginosa hasta el alto de Piedrafita. Tras la bajada, remonta la carrera en otra subida a la altura de Castejón de Monegros, para luego descender hasta la Ermita de San Miguel. Su tradición y dureza la convierten en una de las principales carreras de Europa en su disciplina.

Son las dos carreras más multitudinarias, pero no las únicas de renombre con las que cuenta el Alto Aragón. Saliendo desde la capital y en dirección oeste, la marcha cicloturista ‘La Magia del Grial’ y la competición BTT HU-108 también se han ganado un hueco en los corazones ciclistas. Con seis ediciones a sus espaldas, la HU-108 recorre, como su propio nombre indica, 108 kilómetros que discurren por Chimillas, Bolea, Aniés, Lierta, Nueno o Sabayés para volver a la meta en Huesca.

En el caso de La Magia del Grial, que este 2024 se ha estrenado con más de 700 participantes, el circuito de gran fondo es mucho más exigente: 179,5 kilómetros a través de los cuáles se pueden descubrir las bellezas de la Comarca de la Hoya de Huesca. Tras pasar por Loarre, Ayerbe o Murillo de Gállego -donde se puede observar la magnitud de los Mallos-, la carrera asciende hasta el prepirineo de Puente La Reina, Santa Cruz de la Serós y corona San Juan de la Peña para comenzar la ruta de regreso.

Más allá de las pruebas de competición, cuya riqueza en la provincia es sobresaliente, Huesca ofrece múltiples posibilidades para recorrerla en bicicleta como aficionados. También cuenta con varios clubes y asociaciones ciclistas que proponen cientos de rutas que recorrer subidos en el vehículo de dos ruedas. Cinco de ellos, agrupados por destinos, se unieron para hacerse fuertes bajo el paraguas de MTB Kingdoms Pyrenees.

Entre estos cinco ‘reinos’ aglutinan más de 280 rutas con más de 10.000 kilómetros que hacer en bicicleta. Además, incluyen circuitos por carretera, por sendero y por montaña, por lo que se pueden practicar varias disciplinas deportivas, incluida el Enduro. El primero de ellos, el Reino del Aneto, propuesto por Puro Pirineo, discurre por el valle de Benasque. Su belleza recae, principalmente, en los 60 picos con una altura superior a 3.000 metros que lo rodea.

El Reino del Alto Gállego (Espacio BTT) se sitúa en la comarca de la que toma nombre, a orillas de uno de los ríos más importantes del norte de la provincia. Próxima a la frontera con Francia, se puede disfrutar de los hermosos parajes cerca de las pistas de esquí y descendiendo hasta el Serrablo. Entre ambos reinos, aparece el de Sobrarbe (Zona Zero), que dentro de sus múltiples rutas se ha consolidado como referente nacional e internacional de las pruebas de Enduro.

La Sierra de Guara (B-Guara) y los Mallos de Riglos (PrePyr 365) dan nombre a los otros dos reinos, algo más al sur que los anteriores. El Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara ofrece un paisaje único para circular a dos ruedas en el espacio protegido más grande de Aragón. Al oeste, los Mallos de Riglos, Peña Rueba y Mallos de Agüero se levantan imponentes para maravillar a quienes pedalean ante ellos.

En definitiva, Huesca cuenta con infinidad de rutas aptas para los amantes de la bicicleta, desde profesionales hasta amateur, por carretera o por montaña, en soledad o en familia. Sus relieves y encantos no pasan desapercibidos, siendo un destino deportivo-turístico que atrae a cientos de miles de personas al año.