Comarcas

UN VERANO EN LOS PIRINEOS

La vista más hermosa de los Pirineos... ¡si tienes suerte!

Este paseo es un auténtico observatorio del Pirineo. En días de buena visibilidad es posible identificar con claridad hasta 17 picos

La chimenea de la antigua fábrica de tranvías permite divisar los picos que se extienden en la vista.
La chimenea de la antigua fábrica de tranvías permite divisar los picos que se extienden en la vista.
R. MARTIN

No hay muchos lugareños que no hayan hecho del Boulevard des Pyrénées su escenario favorito para tomar una copa en una terraza con increíbles vistas. Sin embargo, muchos turistas desconocen la “vista más hermosa de la tierra”, prometida por Lamartine. El bulevar se extiende 1,8 kilómetros por la cima de una colina, siguiendo la cadena montañosa de los Pirineos. Toda una proeza técnica en su momento, que ha evolucionado considerablemente a lo largo de las décadas sin perder nunca su condición de “balcón sobre los Pirineos”. El único contratiempo es que el clima del suroeste es imprevisible, por lo que es probable que el turista deba volver en más de una ocasión para disfrutar de sus majestuosas vistas. No les ocurre así a los lugareños, quienes, a menudo, son capaces de predecir el tiempo con solo mirar el color del cielo sobre las cumbres.

Un proyecto de 100 años La historia del ‘Boulevard des Pyrénées’ está estrechamente ligada a la de los veraneantes ingleses en la ciudad. También es una historia de oportunidades perdidas. A principios del siglo XIX, los ingleses descubrieron la ciudad de Bearn tras las batallas entre las tropas napoleónicas y los soldados británicos. Seducidos por el clima suave y los paisajes, muchos de ellos volvieron a Pau de vacaciones. Así que llegó el momento de crear un bulevar perfecto para pasear.

Los nombres de los picos más famosos.
Los nombres de los picos más famosos.
R. MARTIN

El decreto de Napoleón Bonaparte de 1809, que facilitaba el acceso a las vistas de las cumbres creando un paso libre desde la Place Royale hacia el sur, puso en marcha el proyecto. Sin embargo, hubo que esperar casi un siglo para pasear por el ‘Boulevard des Pyrénées’. Los responsables políticos de la zona ralentizaron el inicio de las obras, que no se dio hasta 1891, y cuya finalización estaba prevista para 1900, ya que la población prefirió construir antes la iglesia de San Martín. Irónicamente, a principios del siglo XX, los ingleses abandonaron Pau por la Costa Vasca y, posteriormente, por la Costa Azul.

La vista más hermosa

La famosa frase de Alphonse de Lamartine: “Pau es la vista más bella de la tierra, como Nápoles es la vista más bella junto al mar”, resume la innovadora arquitectura del bulevar. Construido en altura gracias a un ingenioso sistema de pilares y arcadas, fue diseñado por Alphonse Alphand a imitación de los bulevares costeros. Se trata de un lugar para pasear y admirar el paisaje, salvo que aquí las montañas sustituyen al horizonte marino. El bulevar une dos lugares emblemáticos de la ciudad: el Palacio Beaumont y su parque, con el Castillo de Pau, lugar de nacimiento del rey Enrique IV.

Diseñado como un balcón a las montañas, es posible contar hasta 17 picos en días de buena visibilidad. El más famoso, el Pic du Midi d’Ossau, apodado aquí ‘Jean-Pierre’, es el más fácil de identificar. Pero el bulevar es un auténtico observatorio. Cerca de 54 señales y una mesa de orientación están repartidas a lo largo del paseo para identificar cada pico. El truco para no fallar en la localización es ubicar primero la antena del pararrayos de la fábrica de tranvías que hay debajo. Después, es necesario situarse frente a la placa de la cumbre, seguir la muesca de la balaustrada hasta la antena y así se identifica la cumbre.

Uno de los mejores lugares para terrazas.
Uno de los mejores lugares para terrazas.
R. MARTIN

El lugar favorito de Palois

Hoy en día, el ‘Boulevard des Pyrénées’ es uno de los lugares más frecuentados, tanto por los habitantes como por los turistas. Cumple su función de zona de paseo y se ha adaptado constantemente a la vida de los habitantes de Pau. Con el tiempo, se ha ensanchado para dejar más espacio a las familias, los cochecitos de niños y los aficionados al deporte. En 2015, se creó un carril verde para hacerlo más seguro para peatones y ciclistas. El bulevar de los Pirineos es ahora un ejemplo de cómo la movilidad puede coexistir con la carretera, que ahora es de sentido único. Sobre todo, esta zona es uno de los lugares más festivos de la ciudad. Las terrazas de los cafés, siempre llenas cuando brilla el sol, son ahora permanentes, así durante el día, el bulevar está alegre y animado, lleno de niños. El espacio disponible permite a los niños jugar sin peligro, mientras los padres disfrutan de la vista y de una bebida. Por la noche, ya no se trata de ver montañas, sino de elegir tu terraza favorita -cada habitante del Palais tiene la suya- para cenar, tomar una copa o ver un partido. También es un lugar idóneo para celebrar acontecimientos. Por ejemplo, cuando hay una victoria política o deportiva, es impresionante admirar desde ahí los fuegos artificiales. También es posible participar en la Fiesta de las Luces, en la noria de Navidad o correr en las carreras oficiales (descubriendo que el bulevar es un “falso llano” hacia el Palacio Beaumont). En este paseo también es posible encontrar, con un poco de suerte, la emblemática heladería ambulante de la ciudad: ‘Giorgio’, una visita obligada en Pau. En definitiva, para disfrutar de las vistas es mejor acudir en invierno. Pero para saborear el suave estilo de vida bearnesa, cualquier día del año es bueno.

Panorámica del bulevar

Si sigues las 54 señales colocadas a lo largo del bulevar, podrás ver una treintena de picos, puertos de montaña, glaciares y pueblos de montaña. La lista completa: Pic de Montaspect, Soum de bassia, Col d’aspin, Bagnères-de-luchon, Lourdes, Pic d’Arbizon, Pic du Midi de Bigorre, Montaigu, Montagnes du lac bleu, Barèges, Pic de leviste, Glacier de Neouvielle, Turon de Neouvielle, Glacier du lac tourrat, Pic long, Argelès, Luz St. Sauveur, Soum de Conques, Gavarnie, Cauterets, Soum de Granquet, Pic d’Estibette, Monne de Cauterets, Soum de Grũm, Grand d’Estibette, Monne de Cauterets. Sauveur, Soum de Conques, Gavarnie, Cauterets, Soum de Granquet, Pic d’Estibette, Monne de Cauterets, Soum de Grũm, Grand Vignemale, Grand Barbat, Pic Piarrouy, Pic de Bassia, Pic Mondragon, Pic de Gabizos, Les taillades, Balaïtous, Panticosa, Moulle de Jaout, Pic de Ger, Sabinanigo, Pembecibe, Eaux-bonnes, Pic de Cezy, Jaca, Pic du Midi d’Ossau, Petit Pic du Midi, Eaux-Chaudes, Pic d’Er, Pic d’Aule, Canfranc, Saint Mont, Caperan de Sesques, Pic de Sesques, Pic de Lauriolle, Urdos, Pic Montagnou.