Comarcas

un verano en los pirineos

Las estaciones de montaña de Béarn se vuelven más atractivas en verano

Durante la época estival, las tres principales estaciones de esquí de la región francesa de Béarn amplían su oferta turística

El Petit Train d’Artouste transporta a más de 110.000 pasajeros en busca de la naturaleza a casi 2.000 metros de altitud.
El Petit Train d’Artouste transporta a más de 110.000 pasajeros en busca de la naturaleza a casi 2.000 metros de altitud.
Marc Zirnheld

Gourette, Artouste y La Pierre-Saint-Martin realizan un gran esfuerzo cada año para ofrecer a los veraneantes cada vez más actividades acordes con esta época del año. Menos centradas en la temporada invernal, muestran las ventajas de las montañas durante el verano con una oferta cada vez más diversa de actividades al aire libre.

Gourette: bici de montaña

El telecabina de Bézou abre todo el día durante los meses de verano y permite superar, en apenas tres minutos, una altitud de 1.600 metros. Gracias a su pase ilimitado de un día, los ciclistas de montaña pueden subir y bajar por los numerosos senderos (más de 15 kilómetros) sin interrupción. Además, en el Espacio Bézou se ofrecen numerosas actividades familiares gratuitas. Por su parte, en la terraza panorámica del Cairn se puede disfrutar del snack bar de montaña con tumbonas frente a las montañas y juegos gratuitos como bádminton, slackline, mono o damas gigantes; y dos cursos de orientación para niños ambientados en los animales de montaña.

La bicicleta de montaña (en la imagen en La Pierre-Saint-Martin) se practica en todas las estaciones del Béarn.
La bicicleta de montaña (en la imagen en La Pierre-Saint-Martin) se practica en todas las estaciones del Béarn.
Marc Zirnheld

A través de dos sencillas caminatas de apenas una hora de duración se puede acceder a un bonito mirador y a un pequeño estanque. El objetivo es convertir estas zonas protegidas en un activo y en un punto fuerte de la estación. Gourette está llevado a cabo esta transición gracias a la concienciación de la población sobre el medio ambiente, tanto en verano como en invierno. Por 10 euros, el telecabina lleva a los turistas al corazón del circo de Gourette, Meca de los escaladores, ya que ofrece multitud de rutas verticales para todos los niveles.

Pierre-Saint-Martin: acción

La estación de Barétoun ofrece un forfait multiactividad con acceso ilimitado al remonte de Arlas, que funciona durante todo el verano. Desde la zona superior, a 1.930 metros de altitud, es posible subir al pico que lleva su mismo nombre en tan solo 25 minutos. Se trata de un acceso fácil al segundo pico más occidental de la cordillera, de más de 2.000 metros de altura. También es posible dar un paseo hasta la zona de contemplación formada por antiguos módulos de telesilla, o cruzar a los picos vecinos de Anie, Orhy y Soum Couy. La GR10 también pasa por ahí. Incluso se puede acceder a un Bike Park desde lo alto del telesilla, desde donde empiezan siete senderos aptos para todos los niveles.

Los patinetes eléctricos son cada vez más populares en Gourette.
Los patinetes eléctricos son cada vez más populares en Gourette.
Rodolphe Martin

Como novedad para este verano cabe destacar la apertura de un trampolín ‘bungee’ para niños y adultos de hasta 100 kilos. En esta estación también hay opción de alquilar patinetes todo terreno, bicicletas de montaña y ‘fat bikes’ eléctricas. Además, una nueva pista para bicis de montaña lleva hasta La Moline a través de un camino un poco más fácil que la pista negra, para disfrutar de un descenso de 23 kilómetros.

Desde Pierre Saint-Martin buscan hacer su oferta más atractiva mediante un gran abanico de actividades y la oficina de turismo amplia las opciones con paseos temáticos, escalada, espeleología, descubrimiento del entorno pastoral...

Hay tres citas imprescindibles este verano: la Junte de Roncal, el 13 de julio, que celebra el tratado más antiguo de Europa entre los pastores de La Pierre y los del valle navarro de Roncal; la visita de Emmeline Ragot, antigua campeona del mundo de descenso en bicicleta de montaña, el 14 de julio; y la gran fiesta del 15 de agosto, organizada por Positive Park en Pau, con un laser game al aire libre, barbacoas y DJ.

El trenecito de Artouste

El tren en miniatura de Artouste, la cuarta atracción más popular de los Pirineos Atlánticos (por detrás de La Rhune, en el País Vasco), sigue atrayendo visitantes, en total 112.000 el año pasado. Es posible elegir entre el clásico tren “descubrimiento”, con un viaje de ida y vuelta a casi 2.000 metros de altitud y una hora y 20 minutos de descanso allí arriba; el tren “escapada”, que baja a los viajeros al final del día; o el tren “especial camper”, para quienes quieran vivaquear. También hay viajes temáticos: el tren de las estrellas, el 2 de agosto; el tren de las historias de plantas, el 15 de julio; y el tren hidroeléctrico, el 11 de julio y el 6 de agosto (*).

La estación también ha desarrollado su oferta de descenso en bicicleta de montaña, con un ‘bike parc’ que cuenta con seis pistas de enduro y una amplia pista 4x4 para montar con confianza. Se pueden alquilar bicicletas de descenso completas con equipo de seguridad en Fabrèges. También es posible probar el kart de montaña, un vehículo de tres ruedas que permite deslizarse por una pista de 8 kilómetros.

Además, cerca del lago la diversión continúa con una tirolina con curvas y las barcas de pedales que pueden cogerse en el centro de deportes acuáticos.