Alto Gállego

ALTO GÁLLEGO - PANDEMIA DE CORONAVIRUS

La Residencia Alto Gállego deja de estar intervenida por el Centro de Salud

La instalación incorpora su propio personal médico tras mes y medio dependiendo del Salud

La Residencia Alto Gállego deja de estar intervenida por el Centro de Salud
La Residencia Alto Gállego deja de estar intervenida por el Centro de Salud
S.E.

SABIÑÁNIGO.- La residencia de personas mayores Alto Gállego de Sabiñánigo vuelve desde este lunes a tener su propio personal sanitario tras mes y medio intervenido por el Centro de Salud.

El pasado miércoles terminaron su trabajo los últimos diez enfermeros y enfermeras que habían sido contratados por el Salud, desde hace unos días la marcha del personal sanitario del Salud ha sido progresiva. Los médicos se mantuvieron hasta el domingo "porque Vitalia tenía contratada a una medico pero para que se pusiera al día y consensuara con nuestros médicos todos los tratamientos de los pacientes, decidimos dejar a los nuestros hasta este domingo. Desde este lunes ya no hay personal sanitario del Salud en esta residencia", explica la coordinadora del Centro de Salud de Sabiñánigo Pilar Cajaraville.

Además de dicha medico, desde este lunes la residencia, del grupo Vitalia, ha contratado a otro facultativo, ambos a jornada completa, además, ha contratado también a los estudiantes de Enfermería que han estado trabajando estas semanas.

El Centro de Salud de Sabiñánigo se hizo cargo del tema sanitario de esta residencia el 30 de marzo, en pleno estado de alarma por la pandemia de la covid-19 y ante el número importante de usuarios que resultaron con la enfermedad que se ha cobrado 22 vidas de residentes.

"Nosotros somos médicos de atención primaria y eso es una residencia de personas mayores. Hubo que montar allí como un hospital sin tener las instalaciones ni el personal de un hospital, fue muy duro, y la situación al principio no era nada buena", indica Pilar Cajaraville.

Asimismo, argumenta la coordinadora del Centro de Salud de Sabiñánigo que esta experiencia ha sido "muy dura, traumática, muy estresante, y sin precedentes, partíamos de cero".

Por otra parte, la repercusión del virus en la población de Sabiñánigo, aparte de esta residencia, ha sido escasa. La semana pasada el Centro de Salud estaba haciendo el seguimiento a 38 casos, de los cuales, 23 positivos, 13 posibles, y 2 contactos.

"Desde esta semana estamos haciendo un nuevo registro porque se controla más a todos los casos posibles. Vamos hacer un control muy exhaustivo, de tal manera que ahora quien venga con síntomas ya se le hará la prueba y se hará un seguimiento estrecho y diario de todos sus contactos. Aunque parece que estamos en desescalada, nosotros vamos a estar más alerta todavía. La gente tiene que ser consciente de que estamos todavía en estado de alerta sanitaria y que sigue existiendo el riesgo de contagio por lo que no hay que bajar la guardia", concluye Pilar Cajaraville.

Etiquetas