Alto Gállego

ALTO GÁLLEGO - INFRAESTRUCTURAS

Siguen avanzando las obras de la variante de Sabiñánigo de la A-23

Los trabajos se centran en canalización de aguas y asentamiento de plataforma

Siguen avanzando las obras de la variante de Sabiñánigo de la A-23
Siguen avanzando las obras de la variante de Sabiñánigo de la A-23
M.P.

SABIÑÁNIGO.- Las obras del tramo de autovía A-23 Sabiñánigo Este-Sabiñánigo Oeste, que avanzan en sentido Noroeste como variante de la carretera N-330 por el exterior del vertedero de Sardas y del núcleo de Aurín, se centran en estos momentos en el movimiento de tierras, canalización de aguas y asentamiento de plataforma, y ya se han empezado a levantar encofrados para pasos a distinto nivel.

"Al principio todos los esfuerzos se centraron en la rotonda de Aurín, que la semana pasada entraba en funcionamiento, porque era un compromiso que existía de que esta rotonda fuera la primera ejecución realizada de todo el tramo de la autovía Sabiñánigo Este-Sabiñánigo Oeste, pero indiscutiblemente se ha ido también trabajando en otros puntos para que la finalización de toda la obra se cumpla en los plazos previstos", explica la alcaldesa de Sabiñánigo, Berta Fernández.

La edil dice que están "contentos" porque no se han visto paralizadas "otro tipo de actuaciones que tenían que comenzar para llegar a cumplir los plazos que estaban marcados por la administración".

Estos días se puede ver maquinaria trabajando entre los pueblos de Sardas y Latas y también en las inmediaciones de los núcleos de Aurín y Senegüé.

La Unión Temporal de Empresas (UTE) Aldesa Construcciones S.A. y Rover Infraestructuras S.A., es la adjudicataria de los trabajos, por un importe de 70.922.302 euros.

Además de la rotonda de Aurín, habrá otra en la carretera de Sardas que estará situada en el kilómetro 627,100, y otra más al norte, en el punto kilométrico 629,455, según explicó el Ministerio de Fomento al adjudicar estas obras.

El nuevo trazado incluye tres enlaces (Sabiñánigo Este, conexión con la N-260 hacia Biescas y Sabiñánigo Oeste) y la sección de la autovía será de dos calzadas de dos carriles de 3,50 metros cada uno, arcenes exteriores de 2,5 metros cada uno y arcenes interiores de un metro cada uno.

Y en cuanto a estructuras, destacan el viaducto sobre los ríos Gállego y Aurín, de 936 metros de longitud, con vanos de luces para garantizar la mínima afección y máxima permeabilidad. Los trabajos para la ejecución del nuevo puente sobre el río Aurín han comenzado.

Cuando se termine este tramo de autovía, la actual carretera N-330 quedará como vía de servicio, "actuando sobre la misma en varias de sus intersecciones para convertirlas en glorietas cerradas", según fuentes del Ministerio de Fomento.

Etiquetas