Alto Gállego

ALTO GÁLLEGO - BIESCAS

Misa sin romería en la ermita por la festividad de Santa Elena en Biescas

Este martes la localidad terminaría sus fiestas la localidad con la peregrinación al templo

Misa sin romería en la ermita por la festividad de Santa Elena en Biescas
Misa sin romería en la ermita por la festividad de Santa Elena en Biescas
S.E.

SABIÑÁNIGO.- Biescas terminaría este martes sus fiestas con la tradicional romería a la ermita de Santa Elena, patrona de la localidad, pero la covid-19 ha impedido a Biescas y a todos los pueblos celebrar este año sus fiestas patronales. No obstante, hoy, festividad de Santa Elena, se celebra una misa a las diez en la pradera exterior a la ermita, pero no hay romería, y sí muchas oraciones rogando para que más bien pronto que tarde se pueda hacer frente a este virus que ha cambiado la vida al mundo.

La alcaldesa de Biescas, Nuria Pargada, agradece a vecinos y visitantes "la responsabilidad que están teniendo porque no ha habido ningún problema con fiestas alternativas ni nada".

La edil explica que lo único "que hemos hecho estos días es publicar en la página web del ayuntamiento fotografías de años anteriores; por ejemplo, el lunes publicamos las del día 17 y este martes serán de los actos que se celebraron tal día como hoy como la romería a Santa Elena".

Esta ermita se encuentra a 5 kilómetros al norte de Biescas. Está construida junto a una fuente intermitente, La Gloriosa, y empotrada su cabecera en una cueva. La ermita es un exponente más de la sacralidad que desde siempre tuvo el lugar para los habitantes de estas tierras. Dicen que esta santa pasó por este lugar huyendo de unos perseguidores. Después de pasar por Biescas y entrando en el Valle de Tena, vio una cueva y se escondió. Allí, una araña tejió una tela en la entrada del escondrijo y Elena logró salvarse al despistarles. Todo el pueblo de Biescas la venera, de generación en generación.

Este enclave es muy visitado, al igual que los dólmenes que se encuentran antes de ascender a la ermita. En estos meses de verano, sobre todo, es frecuente encontrar numerosos turistas en el camino que parte de Biescas y lleva hasta esta ermita, una vía donde se ha dejado notar la historia y el paso del tiempo. Este camino fue la vía romana que usaron las gentes del Imperio para llegar a las Galias y al Balneario de Panticosa. Posteriormente, se utilizó como ramal secundario del Camino de Santiago, y hoy, ofrece un atractivo singular que merece ser visitado por cuantos se acerquen a la comarca del Alto Gállego. Pero la Tierra de Biescas ofrece otros encantos dignos de ser visitados, como los pueblos del municipio: Aso, Yosa y Betés en Sobremonte, Gavín, Orós Alto y Orós Bajo, Oliván, Escuer, Búbal, Piedrafita, Susín, Javierre del Obispo o Espierre y Barbenuta, así como los despoblados de Ainielle, Casbas y Polituara. Todos cuentan con rutas y senderos, de mayor o menor dificultad, para transitarlos andando, paseando o en bicicleta. Y hay varias que están marcadas para enduro y BTT.

Recientemente se presentaba la Ruta Pelaire que conecta caminos existentes pasando por algunas zonas más significativas de Biescas. Está marcada con hitos en los que se representa el "Toro de fuego", característico de esta localidad. Tiene 11 kilómetros y unos 250 metros de desnivel, es circular y recorre parajes y pueblos del municipio.

"Biescas es naturaleza, es tradición, paisaje, patrimonio, es agua, es cultura,.. es un lugar, una tierra, para venir con amigos, con familia, para venir a descansar, a disfrutar, abierto a todo tipo de turismo", concluye Nuria Pargada.

Etiquetas