Alto Gállego

ALTO GÁLLEGO - COSAS DE CASA

La luz llegó al pueblo de Yésero hace 101 años

Al principio solo tenían una bombilla que iban cambiando de habitación según las necesidades

La luz llegó al pueblo de Yésero hace 101 años
La luz llegó al pueblo de Yésero hace 101 años
S.E.

EL PUEBLO de Yésero celebra 101 años desde que llegara la luz a esta localidad, un 9 de septiembre de 1919.

"Nos consta", explican los del lugar, "que en casa Chacó les dejaron una bombilla porque iba a tener lugar un feliz acontecimiento, el nacimiento de un hijo, Jesús. Solo tenían esa única bombilla que tenían que ir cambiando de estancia según las necesidades. Poco a poco todas las casas fueron disfrutando de la luz eléctrica, pero con una única bombilla".

La llegada de la electricidad a esta localidad de la Comarca del Alto Gállego supuso el progreso, al igual que en todos los pueblos.

Las subastas de madera de la Sociedad Araguás y Faja tuvieron un papel importante en esta mejora. Esta sociedad estaba formada por unos 40 propietarios. En 1862 (año que consta en sus primeras escrituras), compraron una gran finca procedente de una desamortización, unas 600 hectáreas. Esta sociedad gestionaba el aprovechamiento de pastos del Puerto Arriba y el aprovechamiento de las maderas de la Finca o Puerto. "Podemos decir que el progreso llegó a Yésero de la mano de Araguás y Faja".

Esta Sociedad estaba formada por las alrededor de 40 casas, las existentes en aquel momento en Yésero. En 2003 se constituyó en Sociedad Limitada para facilitar su funcionamiento. El fin social de esta nueva empresa es "la explotación agrícola, ganadera, turística, cinegética y forestal de fincas, así como el arrendamiento de aprovechamientos de la finca", apuntan las mismas fuentes.

En Yésero había dos molinos, uno en el lado izquierdo del barranco del Infierno, y el otro, enfrente de la Ermita de la Virgen de las Nieves. "El primero debió de ser harinero. El trigo se trituraba mediante piedras que giraban gracias a un rodete movido por la fuerza directa del agua. En el parque, junto a la iglesia, están hoy las dos piedras, una como fuente y la otra como mesa. Se les ha dado una nueva vida".

El segundo molino fue construido en 1910 por la Sociedad Araguás y Faja según consta en el Catastro. Quedan restos de él junto al río, las cuatro paredes del edificio que albergaba el molino y una pequeña cocina y habitación para el molinero. Hasta hace poco se podía ver la maquinaria, poleas y turbinas que ahora están bajo las ruinas del tejado, y a un lado quedan restos del salto de agua.

El molino de Yésero llevó por primera vez la luz al pueblo. Pasar del "tedero" o de las lámparas de carburo a la electricidad fue un gran avance. Con el rendimiento que obtiene la Sociedad Araguás y Faja de la tala de madera, esta sociedad pudo construir un molino y solicitar su aprovechamiento. Aparte de producir electricidad para el pueblo también lo utilizaban para moler el grano, hacer harina, el pan y para alimentar a los animales. "Estaba claro que era mejor moler el cereal con electricidad que con las piedras movidas por la fuerza del agua".

El 28 de enero de 1953 el Ayuntamiento de Yésero estudia cómo sufragar los cuantiosos gastos que ocasionará el tendido de la línea de conducción eléctrica desde Biescas hasta la localidad. La Corporación concluye que serán necesarios cien postes y ciento cincuenta metros cúbicos de madera de pino. "Cuando se hizo cargo la Electra Molinera de Biescas, cobraba a los usuarios en función del número de bombillas. No había contador". En los años 70 se pasó a la potencia actual de 220 W, cuando se hizo cargo Eléctricas Reunidas de Zaragoza, actualmente Endesa.

El vecino Paco Acín recuerda que su padre estuvo llevando el molino, "y si había tormenta se arrastraba las hojas de los árboles, se cegaba y nos quedábamos sin luz, porque no corría presión de agua". Y Ramón de Banachón comenta que cuando el molino "lo llevaban los de Salvador, por lo que fuera, nosotros teníamos que bajar a echar la luz"

Etiquetas