Alto Gállego

ALTO GÁLLEGO - CONSECUENCIAS DE LA PANDEMIA

Agustín Montori, presidente de Aarlim: "Hoy en día el mercado busca calidad, terneros homogéneos"

El responsable de la Asociación Aragonesa de Criadores de la Raza Bovina Limusina analiza la repercusión de la pandemia de coronavirus

Agustín Montori, presidente de Aarlim: "Hoy en día el mercado busca calidad, terneros homogéneos"
Agustín Montori, presidente de Aarlim: "Hoy en día el mercado busca calidad, terneros homogéneos"
S.E.

SABIÑANIGO.- "El precio y el consumo de carne ha bajado muchísimo durante todos estos meses que llevamos con la covid, pero no solo de carne de Limusina sino de todo el vacuno. El consumo ha bajado sobre todo en las piezas nobles del animal, lomos, solomillos..., las que van a restauración que tienen más valor, aquí es donde más se ha notado", explica Agustín Montori, presidente de la Asociación Aragonesa de Criadores de la Raza Bovina Limusina (Aarlim).

En los meses de confinamiento, "las grandes cadenas de alimentación aprovecharon también para bajar el precio. El consumo en restaurantes ha caído y el familiar también, aunque no tanto como el de la restauración".

Montori señala que el precio del kilo/canal tiene que subir para que el ganadero recobre la rentabilidad que tenía antes. "Al ganadero le han bajado el precio entre 20 y 30 céntimos el kilo/canal de carne, es mucho dinero en un ternero que pesa 400 kilos. No solo es un eslabón el que se tiene que recuperar, se tienen que recuperar todos para que todo vaya bien, es una cadena".

La asociación cuenta actualmente con unos 30 socios y unas 3.000 cabezas de ganado. "Algunos de estos socios tienen animales inscritos en la Federación y otros no están dentro de ella", señala.

Según explica el presidente de Aarlim, la Limusina "es una raza que se vende, es la primera que se vende, porque al final es la calidad y hoy en día el mercado busca calidad, terneros homogéneos, de los mismos kilos. Estos animales son los primeros que carga el comprador, en ese aspecto contamos con ese privilegio, no es suerte, simplemente es el trabajo que lleva detrás la raza".

Para animales de vida "sí hay algo de movimiento, ahí no nos podemos quejar. Estos son los animales que compran los ganaderos para reponer dentro de sus explotaciones, sementales, terneras para reproducción... En este particular el ganadero sigue confiando en la raza y se siguen poniendo en marcha nuevas explotaciones, esto es bueno".

A este respecto, apunta que dos jóvenes ganaderos le han llamado recientemente "porque quieren incorporarse al sector con animales de Limusina, y como asociación intentamos ayudarles o gestionarles lo que podemos, aunque no es fácil", apunta.

Las novillas de reproducción Limusinas valen dinero, dice Montori. "Esta no es como otras razas que valen menos dinero. La incorporación de un ganadero joven con el número de cabezas que les pide el Gobierno de Aragón no es fácil, hace falta un desembolso económico importante. Hay ayudas a la incorporación, pero el valor de una vaca nodriza que tasa el Gobierno de Aragón no tiene nada que ver con lo que cuesta en el mercado una vaca Limusina con carta, que puede ser incluso del doble de lo que está tasado por el Gobierno de Aragón, con lo cual la ayuda es menor", explica.

En cuanto a las perspectivas de futuro, Agustín Montori dice que en principio no son malas, "pero hay que ver cómo va avanzando la covid y, sobre todo, cómo avanza todo el tema de la restauración y que la gente vuelva a trabajar y pueda volver a tener poder adquisitivo para comprar una carne que no es la más barata del mercado". La restauración se lleva las piezas nobles, las piezas buenas. "Una persona rara vez se compra un chuletón para comérselo en su casa, va a un restaurante y se lo come; es más complicado que se compre un chuletón o cuatro chuletas y las sepa hacer en su casa".

Sobre la exportación, el presidente de Aarlim comenta que se siguen "cargando barcos hacia Emiratos Árabes, Marruecos, el Líbano... Todo lo que se está exportando es Limusina porque antes se pedía cualquier cosa pero ahora quieren calidad, y es el mercado el que manda; el que tiene el dinero manda".

Los apoyos al sector ganadero, "tanto en extensivo como en intensivo, son siempre bienvenidos. Las ayudas nos llegan como a otras asociaciones pero las otras asociaciones son razas autóctonas, o les dicen razas autóctonas, y no tiene nada que ver lo que hace el Gobierno de Aragón con unas y con otras, siendo que las mismas vacas están pastando en los mismos puertos y los mismos ganaderos están viviendo en los mismos pueblos, lo único que cambia es la raza".

Si volviéramos a la normalidad, "las perspectivas de futuro no son malas, lo que ocurre es que si la situación de ahora se mantiene mucho en el tiempo, al final todo se deteriora".

Etiquetas