Alto Gállego

Situación “incierta” para la Churra Tensina y la cabra Pirenaica

El Secretario Técnico de Atura y de Aracrapi alude al estado de un sector con censos estabilizados pero con tendencia a la baja

Rebaño de ovejas de Churra Tensina
Rebaño de ovejas de Churra Tensina
Atura

El 2020 ha sido un año extraño, raro. Empezó con mucho miedo, con muchos problemas en todo y para todos, con desplome de precios y con una incertidumbre tremenda. Nosotros no hemos tenido problemas especiales, ni grandes contratiempos”, apunta Ricardo Azón, secretario técnico de Atura (Asociación de Criadores de Ganado Ovino de raza Churra Tensina) y de Aracrapi (Asociación Aragonesa de Criadores de Ganado Caprino de Raza Pirenaica).

En cuanto a precios, dice que en general se ha mantenido al nivel de otros años, incluso en épocas como Navidad hubo más demanda de producto local en el consumo de ovino y caprino en domicilio. “Y aunque ha afectado el cierre de hostelería, que era la principal salida, se han mantenido las exportaciones, de ahí que los precios hayan ido aguantando, cosa que no estaba muy clara; esto en general tanto para el ovino como para el caprino, incluso el caprino ha tenido un poco más de demanda por el consumo doméstico”.

Respecto a las ventas de animales para vida, añade que ha habido continuidad ya que los ganaderos han seguido con el trabajo habitual. “Quien ha necesitado animales para reposición los ha buscado, aunque no se ha podido hacer a través de ferias y subastas, todo esto está parado, pero nosotros igual hemos dado salida a lo que había, a la oferta y a la demanda”.

Ricardo Azón avanza que las perspectivas para este 2021 “son inciertas, ya no solo por la pandemia, que parece que se va dominando, sino por la situación general del sector. El ovino y el caprino están con censos estabilizados, pero a la baja, en una tónica muy descendente, están a niveles mínimos, por eso no pueden bajar mucho más”.

Asimismo, explica que las incorporaciones de nuevos ganaderos son escasas y muchos de los que están en activo se encuentran cerca de la jubilación “por lo que muchas explotaciones miran el futuro con incertidumbre. Nosotros sí que auguramos, si no en el 2021, en los próximos años, una bajada de censos en las razas con las que trabajamos”.

De los animales de cabra Pirenaica, dice, hay más demanda en Cataluña, Navarra y País Vasco que en Aragón. “Se nota esa demanda en los territorios que han apostado por un modelo real de desarrollo rural, no solo de boca, sino de hechos. Se notan las pequeñas explotaciones que son un complemento importante, incluso un modo de vida, y permiten el mantenimiento del territorio y de los pueblos. En Aragón hemos apostado por un modelo muy intensivo, aquí solo importa el cerdo y los grandes cebaderos, y por lo demás parece que no hay mucho interés”.

Respecto a la Churra Tensina, explica que al ser esta una raza “muy local, muy nuestra, mantenemos los censos, pero con mucha gente al borde de la jubilación. Nos mantenemos en cuanto a explotaciones, pero creo que van a bajar más bien a corto que a medio plazo”.

De momento, añade, en estas pequeñas razas “siempre hay un mercado de reposición que dinamiza un poco el sector”.

Ricardo Azón desea que este 2021 “sea un año normal, dentro de lo normal que era antes de la pandemia, no de la nueva normalidad que no se sabe muy bien qué es. Deseo que vuelva la normalidad de verdad, a todos los niveles y para todos. Que todo el mundo se pueda ganar la vida con dignidad y superemos esta situación”.

Y pide al consumidor que cuando vaya a la compra “mire el origen de las cosas y elijamos bien; muchas veces no solo hay que elegir el precio”. Y a los restaurantes “que te cuenten en el caso de la carne qué estas comiendo. Con recuperar la normalidad y con que nos acordemos de los productores de casa, de los que hemos estado a pie de obra, ya valdría como deseo”. 

Etiquetas