Alto Gállego

UN AÑO DE LA COVID 19

“Al ser los primeros, pagamos que no hubiera información”

La alcaldesa de Biescas recuerda la dureza de esos días en los que lloraron a tantos fallecidos

Desde la Comarca, llevaban la compra a los vecinos de Hoz de Jaca en abril.
Desde la Comarca, llevaban la compra a los vecinos de Hoz de Jaca en abril.
S.E.

Las residencias de personas mayores La Conchada de Biescas, y la Alto Gállego de Sabiñánigo resultaron las más castigadas por la Covid en esta Comarca donde el virus llegó a primeros de marzo. Pronto se cebó con los usuarios de las residencias donde muchos incluso fallecieron.

En una mirada atrás, la alcaldesa de Biescas, Nuria Pargada, ve “la falta de información que había al principio, falta de material, carencia de todo. Al ser los primeros, pagamos el que no hubiera esa información que ahora tenemos. Aquellos días nadie sabía qué pasaba ni cómo actuar, fue muy duro. Nos gustaría que la vacunación pudiera ir más rápida para tener pronto una respuesta”.

La edil recuerda como algo positivo la respuesta de la gente. “Fue saber que empezaba el confinamiento y la gente dejó de estar en la calle, se cerró todo. Fue increíble la respuesta de los vecinos”.

Para Berta Fernández, alcaldesa de Sabiñánigo, la pandemia “ha puesto de manifiesto la fragilidad de todos y de nuestra sociedad, donde cualquier interferencia no prevista puede ocasionar un verdadero caos. Y ha puesto de manifiesto la proximidad de las administraciones locales con el ciudadano”.

La situación, dice, “nos desconcertó a todos, por lo inusual y por lo nada esperada. Hemos comprobado que la unión de las instituciones y de la gente que se vio involucrada y que tenía que tomar parte activa para la solución del problema hizo que poco a poco fuéramos saliendo de ese pozo y encontrar caminos para avanzar hacia una esperada normalidad que todos deseamos, con la vacunación parece que está más próxima”.

Berta Fernández agradece y reconoce el trabajo de las personas que estuvieron en primera línea, “y que sin saber cómo, lo dieron todo para poder ayudar. Ojalá pronto podamos recuperar todos los abrazos perdidos”.

En esta mirada atrás, citar el pueblo de Hoz de Jaca que se organizó desde el primer día para que los vecinos no tuvieran que salir de casa. “La mejor decisión fue canalizar las compras de los vecinos a través de la Comarca. Intenté dar una respuesta rápida a una necesidad. Cuando esta finalizó, enviamos una carta de agradecimiento a la Comarca. No nos imaginábamos que se pudiera poner en marcha un servicio tan eficaz y tan rápido”, resalta la alcaldesa, Esperanza López. La Comarca tuvo un papel decisivo al aglutinar y coordinar servicios para todos los vecinos.

Destacar el papel de los voluntarios de Cruz Roja que colaboraron con los ayuntamientos. Llevaron la compra a quien lo necesitó y doblaron las llamadas de seguimiento a sus usuarios. 

Etiquetas