Alto Gállego

Las ferias buscan recuperar la normalidad

Desde el Gobierno aragonés buscan recuperar la normalidad en un sector muy afectado por el coronavirus.

“Este fin de semana todo Biescas se va a convertir en una feria y eso es muy importante. Tanto la Feria de la Primavera como la Feria de Otoño, están muy consolidadas en el calendario ferial”, indica la directora general de Comercio, Ferias y Artesanía del Gobierno de Aragón, Eva Fortea.

Refiriéndose a Biescas, explica que para que un municipio organice dos ferias al año “es porque tiene asegurado que acudan suficientes expositores y suficiente público. La Feria de Otoño atrae muchos visitantes, se venden miles de kilos de quesos, hay buena exposición de ganado, de productos artesanos, y la afluencia tanto de expositores como de visitantes es enorme, y mueve población alrededor incluso del país vecino. Estas son ferias muy, muy consolidadas y con mucha tradición”.

Eva Fortea argumenta que el sector ferial ha sido uno de los más afectados por la pandemia, así como por las medidas establecidas para luchar contra ella. “El confinamiento, por una parte, las limitaciones de la movilidad, también las restricciones de aforos, hicieron que parte de los certámenes que teníamos programados, se suspendieran, se pospusieran o se hayan tenido que celebrar en unas condiciones diferentes. Ahora de lo que se trata es de recuperar la máxima normalidad posible, siempre, por supuesto, respetando la situación sanitaria que espero que dentro de poco no tengamos que decir esta última parte de la frase porque ya no haya situación sanitaria”.

Todos los años a comienzos del ejercicio desde este departamento realizan una consulta a los organizadores de las ferias “para que nos digan las que van a hacer, y con esta información se elabora el calendario ferial que este año ya publicamos en febrero. Se pensaban celebrar 105, de las que 48 eran en Huesca, 29 en Zaragoza y 28 en Teruel. Y digo se pensaban porque algunas de ellas ya se han suspendido por lo que a final de año no serán 105 las que se hayan organizado, la situación todavía nos lleva a ser prudentes”.

Eva Fortea hace hincapié en la importante tradición que tienen las ferias en todo el territorio aragonés. “Y son importantes por una serie de factores. Por una parte, son elementos dinamizadores de primer orden en el territorio. Son una potente herramienta comercial para el sector al que se dirigen. Ponen en contacto la oferta y la demanda. Los expositores muestran y ofrecen su producto, y en la feria se cierran ventas y negocios in situ, pero también son el modo de establecer contacto para negocio a posteriori”. Además, continua la directora, potencian el desarrollo económico sostenible de todas las comarcas donde se celebran, no solo del municipio, y ese desarrollo vertebra socioeconómicamente todo el territorio aragonés. “Últimamente en casi todas las ferias hay un componente importante que es la formación, tanto la formación de niños y jóvenes por el aspecto divulgativo y de su implicación en el territorio, en sus municipios, en sus comarcas, como la formación que va más allá, a nivel técnico y profesional. Esto se suele hacer con la celebración de jornadas técnicas, talleres o ahora la organización webinars, y sin olvidarnos del papel social que representan. Muchas ferias complementan su programación con actos festivos, buscando la dinamización del fin de semana donde se celebran”.

La temática de las ferias que se celebran en el territorio aragonés es muy variada. “Van desde las que son sectoriales o monográficas, hasta las que son multisectoriales, las que son ferias mercado y las más especializadas, las agroalimentarias, las de maquinaria agrícola y ganado, las de oficios y labores tradicionales, alguna hay de música, las de leyendas, brujas y mitos, vehículos, está la feria de la patata, las hay de antigüedades, de energías renovables, hay varias gastronómicas, también de desarrollo sostenible del mundo rural, etc.”, concluye Eva Fortea.

Etiquetas