Alto Gállego

ALTO GÁLLEGO

Biescas: 25 años de la tragedia que se cobró 87 vidas

El trágico suceso tuvo lugar el 7 de agosto de 1996 en el Camping de Las Nieves

Imagen de la riada que devastó el camping de Biescas.
Imagen de la riada que devastó el camping de Biescas.
Pablo Segura

“Del cauce de un rio salado y fiero, con lágrimas desvanecidas por el tiempo, dulces susurros laten el recuerdo, de su pronto descanso cálido y sereno”. Esta inscripción está impresa en la obra escultórica, creada por la artista Teresa Pueyo, que se inauguró en el Parque Memorial del Camping Las Nieves hace cinco años, en el 20 aniversario de la riada de Biescas.

Hoy se cumplen 25 años de aquella tragedia que se cobró la vida de 87 personas y 183 resultaron heridas, una riada del barranco de Arás que se llevó por delante todo lo que encontró a su paso en el Camping Las Nieves.

“Si la tormenta viene de Yosa, mala cosa”, dicen los del lugar, y el 7 de agosto de 1996 la tormenta venia de Yosa, pueblo de Sobremonte, encima del camping. Esa tarde en menos de dos horas cayeron 160 litros de agua por metro cuadrado, para muchas familias ya nada sería como antes.

Sergio Murillo, casado y con tres hijos, perdió a sus padres y a sus dos hermanos. Como la mayoría de afectados, asegura que tenía una espina clavada que se saldó con el homenaje y la inauguración del Parque Memorial. Tenía entonces 16 años y toda una vida por delante.

Oriol Espinosa perdió a su madre en la tragedia, fue quien instó al ayuntamiento crear un espacio para el recuerdo: “Hablar de Biescas ha sido hablar de sufrimiento, de lamento y de dolor”.

La Audiencia de Huesca, en el verano del 2000, archivó la causa penal y descartó la imputación de responsables al considerar que la tragedia era “imprevisible”.

La alcaldesa de Biescas, Nuria Pargada, ha depositado un centro de flores en el monolito que está a la entrada del Parque y que recuerda ese fatídico día, y depositó otro, en la obra escultórica que se alzó en memoria de las víctimas, de los heridos, de la solidaridad de los que ayudaron y colaboraron ante lo que estaban viendo, y de los sentimientos de quienes lo vivieron en primera persona: “Desde Biescas cuando se hizo el 20 aniversario se intentó cerrar esa etapa y tener un recuerdo, por eso se hizo el parque. Este año, al ser el 25 aniversario, hemos llevado unos centros de flores con una cinta donde pone: -En el recuerdo de los vecinos de Biescas-, porque los vecinos siempre tenemos en el recuerdo lo qué pasó”.

Todos los años en la misa diaria que celebra el párroco de Biescas, este día tiene un recuerdo para las víctimas de esta tragedia, pero oficialmente en los aniversarios no hay acto conmemorativo ni misa especial.

Nuria Pargada dice que lo único positivo que se puede sacar de aquel día, “es la solidaridad y el voluntarismo que tuvieron todos los vecinos”. En cuanto a los cambios que ella ha visto a raíz de esa riada, apunta que ahora “hay un protocolo para tragedias de este tipo porque cuando pasó la de camping no había nada”.

La entrada al Parque la preside un gran monolito. Después, un camino jalonado por 87 grandes piedras de río recuerda a cada una de las víctimas. Y en el centro de la plaza del parque está la escultura, un conjunto de tres piezas verticales, dos principales y una tercera oculta, dejando a la vista un gran hueco, que representa el vacío que dejaron las personas que fallecieron.

En la pieza más alta, hay rosas talladas que se extienden representando a las 87 víctimas, como recuerdo y ofrenda floral permanente. En otra, esta esculpido el símbolo de la solidaridad, cuatro manos unidas en forma de red, como homenaje a las personas que ayudaron en aquellos momentos.

En los meses de verano son muchas las personas, familiares, amigos, vecinos, turistas, que visitan este espacio para el recuerdo.

Etiquetas