Alto Gállego

La producción de miel desciende un 50 % en el núcleo de Artosilla

La apicultora califica el año de ‘atípico’ por los dos cortes

Azpe García trabajando con las abejas.
Azpe García trabajando con las abejas.
Laura Toledano

Más de un 50 por ciento de producción de miel menos que el año pasado es lo que contabiliza la apicultora Azpe García en su empresa A Redolada, a punto de cerrar el presente ejercicio.

Esta bióloga vive en Artosilla, un pueblo de unos 25 habitantes del municipio de Sabiñánigo, y tiene más de 150 colmenas, algunas están a 1.500 metros de altitud. “En un año normal veníamos haciendo unos seis cortes, extraíamos miel de las colmenas unas seis veces al año, pero este, es atípico, solo hemos hecho dos cortes”.

La primavera, explica, fue buena porque llovió en abril y en mayo hizo calor. “Tuvimos muy buenas temperaturas y hubo muchas flores a la vez, pero luego, las temperaturas tan altas del verano y tantos días seguidos sin llover afectaron negativamente a la producción. Desde floraciones que no llegaron a darse porque se abrasaron de calor, hasta otras con poco tiempo abiertas o que, aunque se veían flores no había néctar porque no tenían suficiente agua. Todas las mieles de finales de verano que suele ser nuestra mayor cosecha y las del otoño, han bajado mucho. Las recogidas han sido casi inexistentes”.

Azpe García realiza una apicultura sostenible con medios naturales que ayudan a conservar el medio ambiente y a mantener el medio rural además de ser un motor de desarrollo para la zona. Sus colmenas las tiene siempre en el mismo sitio. “Aunque hacemos una pequeña trashumancia con unos colmenares que hay en la parte baja del valle de la sierra de Guara, y en verano las subimos al puerto, a 1.500 metros, pero este año no ha funcionado este movimiento porque a mitad de junio el puerto estaba seco. Por lo general, a más altura está fresco y las floraciones van más retardadas pero este verano no ha sido así”.

De cara al próximo año, comenta que de continuar así “habrá que adaptarse, que buscar estrategias para tener resortes que te ayuden a paliar otro año seco. Habrá que buscar colmenares de altura en otros puertos más fuertes, con otra orientación, lo que está claro es que tendremos que idear otras fórmulas para adaptarnos a lo que venga”.

Azpe García con el proyecto “A Redolada” organiza visitas guiadas para conocer in situ cómo viven las abejas en sus colmenas, qué flores les gustan y cómo se extrae la miel, y en el aula apícola que tiene en Artosilla, explica cómo viven las abejas, cómo se organizan, cómo se comunican.

“Se trata de mostrar algo más sin olvidar la relación que hemos tenido los seres humanos con ellas desde la antigüedad, y enseñar cómo trabajamos los apicultores”, añade.

Etiquetas