Alto Gállego

LA ENTREVISTA

“A los 7 tuve claro que de mayor quería trabajar con helicópteros”

El joven de Senegüé David Garcés vive entre Chile y Canadá y un par de meses al año viene a España

David Garcés y un helicóptero al fondo de la imagen.
David Garcés y un helicóptero al fondo de la imagen.
S.E.

Mi afición por los helicópteros me viene desde muy pequeño. Mi padre por su empleo trabajaba, aunque no directamente, con helicóptero y cuando yo tenía 7 años me llevó un día con él. Desde entonces tuve claro que de mayor quería trabajar con este medio”, argumenta David Garcés, que hace unos días explicaba en Sabiñánigo, en una charla organizada por la Asociación El Cajicar, el trabajo que desempeña pilotando estos aparatos.

David Garcés es un joven agricultor, ingeniero y piloto, de Senegüé, municipio de Sabiñánigo, también socio de El Cajicar. Explica que al terminar los estudios de Bachiller “hice una ingeniería mecánica en la Universidad de Zaragoza, y después, me saqué el título para pilotar, lo terminé justo cuando comenzó la covid”.

El trabajo fin de grado ya tuvo que ver con el pilotaje: “Análisis, estudio y diseño del fuselaje de un dron para vuelos eficientes en entornos inclementes de alta montaña, que incluye sistema capaz de transportar bloques de sal para el ganado”.

Desde que obtuvo el título de piloto de helicópteros no le ha faltado trabajo. “A partir de entonces estuve en Centroamérica, en el Salvador, fumigando caña de azúcar; luego me fui a Chile a extinción de incendios, después me vine a España un verano y volví a marchar, pero entonces a Canadá, a Yukón, donde llevo una grúa aérea para mover el material de un sitio a otro”. Y ahora, vuelve a Chile. “Me he organizado para estar entre Chile y Canadá y un par de meses venir a España. A Chile voy a trabajar en extinción de incendios y en Canadá estoy principalmente en minería y exploración de minerales, siempre volando”.

Este joven de Senegüé comenta que, aunque lleva pilotando helicópteros tan solo tres años, “mi evolución con esto ha sido mucho más rápida de lo que me esperaba. En Canadá el trabajo que hago, normalmente lo hace la gente que tiene en esto diez años de experiencia. Estos trabajos me los he currado, pero también tengo que decir que he tenido mucha suerte porque las empresas han apostado por mí, al final quien lo sigue lo consigue, como todo en la vida. Puedes esforzarte mucho y que nunca te salga lo que quieres o estar en el lugar y momento adecuado y aprovechar la oportunidad”.

Etiquetas